Nos encontramos en un mundo cada vez más interconectado gracias a la tecnología. Esto ha generado nuevos hábitos de consumo en las personas y cambiado la percepción sobre la personalización; pues hoy en día, agrega mayor valor comprar un producto o servicio que esté hecho a la media y conforme a las necesidades de cada usuario.

Esta interconexión permite que una gran cantidad de datos sobre las preferencias y gustos de los consumidores se puedan obtener, y con herramientas tecnológicas se analicen para poder desarrollar estrategias que atiendan esas necesidades específicas. Indudablemente, este panorama ha creado nuevos retos y oportunidades para la industria aseguradora.

Un estudio realizado a nivel mundial por KPMG indicó que la industria aseguradora tiene una gran oportunidad de crecimiento ante un mayor uso de telemetría (tecnología que permite medir y recabar información en tiempo real) y recursos de GPS para definir el precio del seguro con base en su uso. ¿Te imaginas que el costo del seguro de tu auto se determine de acuerdo con tu forma de conducir?

La buena noticia es que esto ya es una realidad y se está implementado en diversas partes del mundo (como en Estados Unidos, Reino Unido y Brasil), logrando grandes beneficios, no solo para la industria aseguradora, sino también para los conductores e incluso para la sociedad:

PUBLICIDAD
  • Costo del seguro conforme a su uso. A través de un dispositivo de telemetría que es instalado en los automóviles, se puede analizar el comportamiento del conductor y recoge información sobre su frenado, aceleración, distancia recorrida, velocidad, entre otros. La compañía de seguros recibe estos datos y los evalúa para después determinar el costo de la prima del seguro; por ejemplo, una persona que conduce una larga distancia a una alta velocidad se le cobrará una tarifa más alta de seguro, que un conductor que conduce distancias cortas a velocidades bajas.
  • Impulsa la responsabilidad vial. Ayuda a producir cambios en la manera de conducir, porque de esto dependerá el costo del seguro. Las personas que se han interesado por esta modalidad, han logrado reducir hasta en 25% el costo de su seguro porque han mejorado su conducción.

Como podemos ver, la tecnología, por medio de la telemetría, está ayudando a disminuir el costo mensual del seguro de auto, en función al comportamiento de cada conductor. Además, estos seguros basados en uso, pueden ser determinados por varios formatos; es decir, pagando según la forma de conducir de una persona, por la utilidad que se le dé al auto e incluso por el kilometraje.

Esta tendencia ha venido a transformar la industria aseguradora, pues con esta tecnología, las compañías de seguros obtienen mejores cálculos para determinar el precio del seguro de auto con base en los factores de riesgo individuales, lo que da como resultado una segmentación de clientes con hábitos específicos frente a elementos generales, como el vehículo, marca, modelo del auto, la edad del conductor y género.

Con esto se busca que las personas cuenten con un seguro de auto basado en su uso, lo que podría desarrollar una cultura de conducción segura, que contribuya a que haya menos accidentes y por lo tanto, menos reclamaciones para las aseguradoras.

 

Contacto:

e-mail: [email protected]

Página web: 4p.com.mx

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La ampliación del Canal de Panamá revolucionará el comercio mundial
Por

La obra de ingeniería que tardó nueve años en hacerse realidad podría ser la puerta para una nueva etapa del comercio gl...