El pasado 26 de junio, los ministros, viceministros, comisionados presidenciales y equipos técnicos de Guatemala y Honduras, se reunieron con sus homólogos de El Salvador y Nicaragua, con la finalidad de mostrar el proceso que se siguió para llegar a la Unión Aduanera, para así motivar a las autoridades salvadoreñas y nicaragüenses a sumarse a la misma.

“Este será un año sin precedentes en materia de integración económica en el Triángulo Norte, este paso es clave para la movilidad económica”, destacó Óscar Ortiz, vicepresidente de El Salvador en su cuenta oficial de Twitter.

Para Ortiz es necesario multiplicar el comercio, fortalecer los encadenamientos productivos, mejorar la productividad y la capacidad de atraer inversiones.

“La Unión Aduanera es un proceso de alcance nacional, no tenemos ninguna duda que será altamente positiva. Este esfuerzo integrará a nuestras naciones. El alcance de la Unión Aduanera no es solo terrestre, sino marítimo y aéreo” destacó Ortiz.

Para el vicepresidente de el salvador, todo eso se traduce en más empleo, más comercio y facilidades para los inversionistas.

“Esta Unión Aduanera tuvo que haberse hecho hace años, pero nunca es tarde. Este será un hecho histórico para El Salvador. Requiere de la participación del sector público y privado. Esperamos en diciembre estar haciendo las primeras operaciones”, dijo Ortiz en Twitter.

La Unión Aduanera le dará a los países participantes procesos fáciles que permitirán consolidar más oportunidades para la región.

“Mejoraremos la capacidad de atraer inversiones de gran calado, no solo para El Salvador, Guatemala y Honduras sino para presentarnos como bloque”, comentó el vicepresidente de El Salvador.

La primera unión aduanera en América Central liberará 75% del intercambio bilateral, en uno de los pasos más concretos de la integración regional iniciada en 1960.

También puedes leer: Guatemala y El Salvador alcanzarían unión aduanera en diciembre

 

Siguientes artículos

Mazda
Mazda prepara sus autos eléctricos para 2019
Por

La automotriz japonesa, además, iniciará pruebas de conducción autónoma en 2020.