Las trabajadoras del hogar es uno de los segmentos de la población más desamparados en cuanto a prestaciones laborales se refiere. 4UNO es una empresa que busca que estos sectores de la población cuenten con crédito, seguro social y ahorro.

En México, 85 de cada 100 personas de 12 años o más dedican tiempo a realizar alguna actividad de trabajo doméstico en los hogares. De las personas que realizaron alguna actividad doméstica, seis de cada 10 (58.8%) son mujeres.

“La mayoría de las empleadas domésticas no cuenta con ningún tipo de servicios financieros. Nosotros consideramos que el acceso al crédito, ahorro y seguro social ayudan al desarrollo económico de toda persona”, asegura Miguel Duhalt, fundador de 4UNO.

Esta situación es difícil y complicada ya que casi tres millones de empleadas domésticas que no tienen acceso a servicios financieros no podrán salir del estado de vulnerabilidad.

Publicidad

“4UNO es una plataforma en línea donde conectamos a instituciones financieras con las empleadas domésticas a través de sus empleadores”, añade Duhalt.

Por ejemplo, cuando una trabajadora doméstica se lastima, el empleador deberá pagar por su atención médica. El trabajo de 4UNO es darle una asistencia, un seguro, para cubrir ese tipo de accidentes en prácticamente cualquier hospital privado.

“Por otra parte, también les damos un paquete integral de asistencia médica, donde tienen un doctor las 24 horas del día todo el año y dos visitas a domicilio de un médico. Prácticamente el 98% de las empleadas domésticas carece de seguro”, comenta Duhalt.

También puedes leer: Largas jornadas sin prestaciones, la realidad de las trabajadoras domésticas

4UNO también brinda la opción para que el empleador pueda pagarle electrónicamente a su trabajadora. De la población ocupada en trabajo doméstico, 34.5% de las mujeres tiene ingresos de un salario mínimo o menos.

“Hoy, prácticamente todas las empleadas domésticas reciben su sueldo en efectivo. Lo que hacemos es que con un clic, tomamos dinero de la tarjeta de débito o crédito que se autorice y se traslada a una cuenta a nombre de la empleada. Así ya podrán comenzar a hacer historial crediticio”, dice Duhalt.

En cuanto al ahorro, 4UNO está conectado con todo el sistema de Afores del país para abrir una cuenta de ahorro a cualquier empleada doméstica bajo el régimen de aportaciones voluntarias. “El promedio de una empleada doméstica en México es de 32 años, nosotros les abrimos una cuenta de ahorro y prácticamente tienen todo el tiempo para ahorrar cuando se retiren a los 65 años”, destacó Miguel Duhalt.

Según sus fundadores, acceder a los beneficios de 4UNO cuesta menos de tres pesos al día. “Es realmente muy barato, cuesta menos que un tanque de gasolina”, afirman.

Además de los servicios que ofrece 4UNO, a las empleadas domésticas se les proporciona asesoría financiera donde se les enseña lo importante que es crear un historial de crédito o ahorrar.

“Si una empleada doméstica que tiene 32 años y ahorra el 3% de su sueldo (50 pesos en promedio) en los siguientes 30 años, tendría 1.5 millones de pesos en su Afore, con eso le alcanzaría para vivir 18 años más con su nivel actual de vida”, comentó Duhalt.

 

4UNO

4UNO inició cuando Miguel Duhalt llegó a vivir a un edificio donde conoció a Don Filo, portero del inmueble desde hace ya varios lustros. Don Filo vivía sin contar con acceso a crédito, seguro social o ahorro por lo que hasta el gasto más pequeño fuera de su presupuesto representaba un desbalance importante para sus finanzas.

Conociendo la situación, Miguel decidió otorgarle un préstamo para mejorar su calidad de vida. Con éste, Don Filo pudo instalar la tubería de la regadera de su baño y pudo tomar un baño caliente después de ocho años. Después de este pequeño caso de éxito, Miguel y Don Filo decidieron crear un fondo de ahorro. De esta relación nació 4UNO en febrero de este año.

“Imagínate cómo este préstamo de 2,500 pesos le cambio la vida a Don Filo, ya que nadie anteriormente le había prestado dinero. A partir de ahí yo también le empecé a llevar su ahorro y un seguro. Eso también lo empecé a replicar con otras personas que trabajaban conmigo”, comenta Miguel.

Tiempo después se unieron a Miguel otras personas y fue ahí donde la comunidad comenzó a crecer. La formalidad llegó después, cuando 4UNO se acercó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

La inversión inicial para echar a andar 4UNO fue de 100,000 dólares que se recaudaron a través de un fondeo.

“Nuestro producto es nuevo, no existe nada parecido en el mercado. Para nosotros, transmitir nuestros servicios a los empleadores fue nuestro mayor reto”, asegura.

Los beneficios para los empleadores son tres: bajar la rotación de empleadas domésticas, eficiencia en los servicios de contratación y ahorro de dinero por medio del seguro médico.

 

Retos

En cuanto a los ingresos que perciben, 73.2% de los trabajadores domésticos remunerados reciben hasta dos salarios mínimos mensuales como retribución a sus labores; 20.2% percibe más de dos y hasta cinco; y 0.2% declara no ganar dinero por sus servicios.

“Lo que les impide a las empleadas domésticas poner en orden sus finanzas es que no existe un canal de distribución de productos financieros barato o eficiente para ellas”, asegura Duhalt.

Para él, una empleada doméstica que quiera pedir un crédito en BBVA Bancomer o Citibanamex recibirá una respuesta negativa. Lo mismo ocurre con los seguros, ya que en general no pueden pagarse uno por cuenta propia.

“La gran mayoría de los beneficios de 4UNO lo paga el empleador, aunque tenemos algunas empleadas domésticas y de otros sectores que han pagado por su propia cuenta”, comentó.

Hasta el momento más de 200 empleadas domésticas han utilizado los servicios de 4UNO y también cuenta con más de 200 empleadas de otras profesiones.

“Debemos de cerrar el año con más de 1,000 empleadas domésticas y probablemente 2,000 de otras profesiones”, platicó el fundador de 4UNO.

En febrero de 2016 se formalizó la creación del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (Sinactraho) ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA). Esta agrupación gremial fue impulsada por el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH).

Actualmente, el Sinactraho cuenta con 500 afiliados en Puebla, Estado de México, Chiapas, Colima y la Ciudad de México. Está liderado por tres secretarias que conforman su comité ejecutivo.  “Son tres mujeres que han sido trabajadoras del hogar por más de 20 años. De ellas dependerá mucho que se sienten las mejores bases del sindicato en los primeros tres años que estarán al frente”, dijo en entrevista Marcelina Bautista, fundadora del CACEH y coordinadora regional para América Latina de la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar (FITH).

 

Siguientes artículos

Mary Barra podría ser la mejor CEO de la historia de GM
Por

Por Joann Muller Sólo han sido poco más de tres años desde que Mary Barra se convirtió en la directora ejecutiva de Gene...