“Hacer a la gente libre es el objetivo del arte, por lo tanto, el arte para mí es la ciencia de la libertad”.

Joseph Beuys

La insatisfacción. Sucede en ocasiones, que la inconformidad ante ciertas cosas, aspectos o expresiones de los demás, nos resulta inevitable esa división. Ocurre todo el tiempo con la política, las religiones e incluso los gustos y aficiones, ya sean éstos deportivos o culturales. Siempre hay algo de las prácticas de las multitudes que no nos es atractivo: hay quien no gusta del futbol, no a todos les apasiona la cerveza o no todo el mundo piensa como el otro. El famoso fundamento del reconocimiento de la libertad del otro para expresarse libremente.

Podemos decir también que, históricamente hay conocimiento no aceptado, no establecido como oficial; que no por no estar avalado y ubicado en el gusto de los “grandes públicos”, su solidez y fundamento como referencia de conocimiento no es menor a otro tipo de experiencia cognoscitiva, ya sea ésta ideológica, sensorial o estética.

PUBLICIDAD

En este punto se inscribe Bestia, festival musical interdisciplinario de nuevo cuño en nuestro país, comandado por un grupo de personas que han trabajado en otros festivales arriesgados en nuestro país (Radar, Aural, etc.), en donde la música experimental y los sonidos abstractos son frecuentes.

Lo interesante de Bestia es que no había nada igual antes, aunque sí referentes que ya habían dado señales de la necesidad de crear otros públicos con gustos no tan masivos, abigarrados y que requieren de una disposición especial por parte del público. Ni los festivales enteramente de metal, o los que son enteramente de música experimental, arte sonoro, ruido o free jazz habían tenido el perfil que pose Bestia. De alguna manera Bestia es un festival de un público inconforme, curioso, exigente, distintivo, que además cuestiona a otros festivales, también por cómo está conformado. A saber.

El eje de Bestia es la música. Para el plato fuerte tienen a uno de los grandes músicos e improvisadores de este siglo y el pasado, nada menos que el saxofonista, instrumentista, compositor y director neoyorquino John Zorn, quien ya ha visitado nuestro país en dos ocasiones anteriores. El concierto será una experiencia que se antoja única, ya que por un lado se encuentra la alineación que trae esta vez: Moonchild, conformada por el extremista vocal Mike Patton (Fantomas, Faith no More), el baterista Joey Baron (Naked City y Masada), Trevor Dunn (bajista de Fantomas) y el tecladista John Medeski (Medeski, Martin & Wood), quienes interpretarán las composiciones ex profeso de Zorn. Esta presentación se inscribe en el cierre del marco de la gira de los 60 años de edad del neoyorquino.

La otra razón por la que el concierto será especial, es porque veremos esa música que mezcla el free jazz con el ruido, la música sacra, el ocultismo, la poesía de Artaud, la cosmovisión de Aleister Crowley o la música del compositor revolucionario Edgar Varèse, en un lugar especial: el Museo Diego Rivera Anahuacalli, en donde ya se han presentado artistas del calibre de Patti Smith o Peter Murphy. “John Zorn´s Moonchilf. Templars: In Sacred Blood” será el próximo viernes 29 de noviembre, en punto de las 21:00 horas.

Como todo buen festival, Bestia contempla diversas actividades adicionales, como las Bestia Sesiones, el miércoles 27 de noviembre en el Museo del Chopo, en donde las bandas locales Monogatari y Annapura reventarán tímpanos a las 20:00 horas (entrada libre). Fans del metal y sus vertientes más extremas y experimentales, seguidores del post rock y las atmósferas oscuras, seguidores del free jazz, la improvisación y el diálogo vertiginoso en la música.

También se llevará un ciclo de cine, curado por John Zorn, el cual contempla diversas películas que han sido sonorizadas por el músico, o que tienen algún tipo de influencia en su composición, como lo es el caso de Well Then There Now (2011), la cual se estará proyectando junto al resto de los filmes (siete en total, dos de ellos largometrajes), del lunes 25 al miércoles 27 en la Cineteca Nacional (Nobel Prize Winner, The Golden Boat, Workingman´s Death y el programa de cortometrajes), y el miércoles y jueves 28 en el Cine Tonalá (programa de cortometrajes y The Golden Boat, respectivamente).

Como colofón cabe mencionar que la plástica e identidad también está incluida en el festival, bajo la imaginación del artista Mother´s (Marco Gonzáles), muralista y graffitero capitalino con diez años de trayectoria.

Definitivamente si uno busca indagar otro tipo de experiencias musicales, nada convencionales y sí muy especiales, Bestia definitivamente no defraudará. Costo de boletos, horarios, sedes y programación detallada puede consultarse en el sitio oficial del festival.

Alquimia, punk estructurado, la ciencia de lo oculto y lo extremo de los sonidos más retorcidos de un cuarteto con figuras de gran trayectoria en la música actual, seguro les volará la cabeza y cuestionará qué tan conformes estamos con otros festivales de música o entretenimiento. La propuesta de Bestia no deja de ser arriesgada e inconforme ante otras expresiones, que así sea y crezca siempre.

[youtube id=”7bPQREcvUAs” width=”620″ height=”360″]

 

Siguientes artículos

La incurable industria del dopaje
Por

El deseo de adquirir destrezas sobrenaturales a través del consumo de sustancias prohibidas contagia a más de 31 millone...