Sergio Leal Aguirre, Director General de Inmobiliaria Vinte, nos cuenta hacia dónde va la vivienda en México.

En 2030, la población mundial alcanzará los ocho billones de personas y de todos estos, dos tercios vivirán en ciudades. Por desgracia, los índices apuntan a que la mayoría serán pobres, con recursos limitados.

Este crecimiento desigual será uno de los mayores desafíos que enfrentan las sociedades de todo el mundo, según se ha expuesto en Uneven Growth, así que durante los próximos años, gobiernos, autoridades municipales, urbanistas, diseñadores, arquitectos, economistas y muchos otros, tendremos que unir fuerzas para asegurar que estos enclaves urbanos en expansión sigan siendo habitables.

PUBLICIDAD

En Uneven Growth, equipos interdisciplinarios de investigadores y profesionales se reunieron para examinar nuevas posibilidades arquitectónicas para 6 megaciudades: Hong Kong, Estambul, Lagos, Mumbai, Nueva York y Río de Janeiro.

¿El resultado? Propuestas desafiantes de ‘urbanismo táctico’ que responden a las alteraciones en la naturaleza del espacio público, la vivienda, la movilidad, el medio ambiente y otros aspectos importantes de un futuro cercano: la urbanización.

Ante la inminente escasez de agua y alimentos a nivel mundial, se están gestando proyectos sustentables de usos mixtos, donde la vivienda deja de ser un lugar de resguardo (como nuestros antepasados encontraban en las cuevas), para convertirse en una casa activa, que ayuda a la comunidad a su propia sostenibilidad.

Como en el caso de Estambul: este prototipo de vivienda vertical aprovecha su energía solar, tiene huertos urbanos donde producen sus alimentos, cicloestación y más.

Vivienda activa

 

¿En México estamos lejos de eso? Creemos que no. Si bien contamos con un extensivo territorio y no son palpables los problemas de densidad, no debemos esperar a que el futuro nos alcance. Los retos relacionados con el agua, la calidad del aire y el manejo de los residuos sólidos ponen en grave peligro los objetivos de la sustentabilidad y crecimiento verde de nuestro país.

Pensamos que en 2020 ya tendremos más casos de vivienda activa, es decir, aquella que recolecta, reutiliza y produce.

Hay que empezar… y en Vinte muy pronto comenzaremos a dar los primeros pasos hacia la vivienda activa en nuestras futuras comunidades.