La situación de los conglomerados implica desafíos sobre el control de quién toma las decisiones y quién debe asumir la supervisión en gobierno corporativo.

 

 

 

PUBLICIDAD

Por Paola Rodriguez, Jefe Gobierno Corporativo de Banco Davivienda y Andres Bernal, socio Governance Consultants S.A.

 

En los grupos empresariales se presenta el desafío de ordenar, coordinar y optimizar el flujo de información y decisiones entre juntas directivas y comités de la matriz y de las empresas filiales. Incluso, en muchas ocasiones, los comités de gerencia -especialmente comités de gerencia y de riesgos-, se presentan como instancias fundamentales para el modelo de gobernabilidad de los grupos empresariales.

La situación de los conglomerados implica desafíos exponenciales sobre cómo controlar quién toma las decisiones, dónde residen los procesos de estrategia y supervisión, y cómo se traslada la información y decisiones entre los diferentes cuerpos de gobierno corporativo.

En este sentido, un grupo debe realizar un proceso de revisión detallada de cada órgano de gobierno y categorizar las responsabilidades de cada junta directiva y comité en función de tres elementos: responsabilidades de control y seguimiento; responsabilidades de tipo regulatorio según el ámbito territorial; y responsabilidades asociadas con la planeación estratégica de la empresa bajo la óptica de unidad de propósito y dirección del grupo. Cada una de estas funciones y su clasificación es de vital importancia, porque no solo proporciona a los miembros de cada cuerpo de gobierno (matriz – filial – comités) el entendimiento preciso sobre sus responsabilidades, sino que permite desarrollar un modelo de compliance integrado desde la matriz.

Con la revisión de las funciones de cada cuerpo de gobierno y su verificación a la luz de la planeación estratégica del grupo para garantizar un alto nivel de aporte a la generación de valor de la organización, se definirán los flujos de información entre los cuerpos de gobierno. Es decir, establecer la información de entrada y salida de cada cuerpo de gobierno. Qué información recibe y debe analizar cada cuerpo de gobierno; así como qué decisión, reporte o constancia produce sus actuaciones. Estas definiciones permiten alimentar los planes anuales de juntas directivas y comités para que el proceso de dirección y gobierno sea ordenado y oportuno.

Con la claridad sobre cómo fluyen las decisiones, aprobaciones e información a lo largo del grupo empresarial se cuenta con información consolidada desde la óptica de matriz, así como un modelo armónico respecto de contenidos, términos y tiempos, que puede sistematizarse para armonizar el proceso de gobierno a lo largo de todo el conglomerado y contar con una visión integral de las decisiones del grupo.

Si de manera consciente cada organización hiciera un alto en el camino, y orientara unos meses de esfuerzo en esta labor, generaría menos reuniones y comités ineficientes, mayor claridad sobre como el grupo toma decisiones, y un modelo integral y armónico que garantice un buen gobierno corporativo.

 

 

Contacto:

Twitter: @andresbernal

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Pese a tropiezo, Hoteles City regresará a la BMV
Por

  La empresa fundamenta su estrategia en el crecimiento acelerado de unidades, por lo que prevé en tres años regres...