El cloud computing puede resolver muchos problemas en nuestra empresa,pero debemos ser críticos y tener siempre la opinión del departamento de TI en cuanto a proveedores y recursos que migrarán.

 

El almacenamiento, el software, los negocios, el trabajo colaborativo y el entretenimiento se mudan con rapidez hacia la nube. Según datos de Cisco, se espera que el almacenamiento y manejo de datos en Internet se cuadriplique para el año 2015. Lo que implica que será uno de las negocios TI que crecerán más y más rápido.

Ya sea a nivel de usuario personal o corporativo, la idea de contar con la nube es que todo nuestro trabajo, desarrollo o vida digital se encuentre alojada en un servidor remoto que esté disponible siempre, sin importar el dispositivo o el lugar y que nos permita compartir archivos o trabajar con otros usuarios.

PUBLICIDAD

Cuando una empresa decide mudarse al llamado cloud computing o nube, puede tener ventajas que implican desde ahorro en mantenimiento de equipo y software, control sobre quien accede a la información, hasta el hecho de mantener todo ordenado y en un solo sitio.

No obstante, cualquier corporativo debe considerar una serie de puntos antes de empezar su migración. Una de las empresas más importantes de cloud computing es Rackspace, quienes incluso trabajan de cerca con el CERN en un proyecto de nube híbrida que ayude a administrar los datos para entender el Big Bang. Dicha compañía nos comparte un checklist antes de migrar a la nube.

Decidir qué aplicaciones, cargas de trabajo o bases de datos son las idóneas para migrar a la nube. Es muy importante que antes de llevarnos todo nuestro sistema y carga de trabajo, evaluemos qué es lo que realmente podría mejorar con el cloud computing. No necesariamente todos los procesos tendrían un mejor desempeño.

Elegir un buen proveedor. Pensar en los requerimientos de servicios en términos de seguridad, cumplimiento y desempeño debe ser la base de nuestra decisión.

Prepararse para el periodo de migración. Debemos tomar en cuenta los problemas que habrá al migrar las cargas de trabajo existentes y que durante un lapso no todo funcionará al 100, ya sea por el cambio de plataforma o la capacitación del personal

Tener un Plan B. Es necesario considerar que pueden existir problemas relativos a la dependencia de un sólo proveedor de servicios de nube. Tener soluciones alternativas nunca está de más.

Proveedores adaptables. Asegurarse de que cualquier proveedor potencial sea suficientemente flexible como para adaptarse a necesidades específicas. Si nuestro negocio crece o cambia su ritmo o esquema de trabaja, el proveedor deberá hacerlo a la par.

Reticencia y capacitación del personal. Es muy importante considerar los retos que tendrá que enfrentar el equipo de administración cuando empiece la migración; cosas como lidiar con objeciones o reentrenamiento de personal vienen con el paquete.

La nube puede resolver muchos problemas a nivel de empresa, no obstante debemos ser críticos y tener siempre la opinión del departamento de TI en cuanto a proveedores y recursos que migrarán, pues no existe una solución única para todas las corporaciones, cada una es un caso específico que debe atenderse de acuerdo a su propia naturaleza.

Contacto:
Twitter: @sincreatividad

 

Siguientes artículos

¿Los Redskins cambiarán de nombre?
Por

El boicot de un reducido número de medios en Estados Unidos ha puesto sobre la mesa si el nombre del equipo de Washingto...