Las pymes son el principal motor en las economías de América Latina, aunque la informalidad es uno de los principales retos a superar. En Costa Rica, 45% de los negocios son informales, según el FUNDES, organización internacional que promueve el desarrollo competitivo de la MIPYME en América Latina.

Uno de los principales retos, según el FUNDES, es formalizar y profesionalizar a esas mipymes, fortalecer sus capacidades empresariales y desarrollo comunitario, para lograr mejorar su competitividad.

“Si deseamos contribuir a mejorar el clima de los negocios y fortalecer las cadenas de valor, es importante, entender la realidad de los pequeños empresarios y definir una estrategia local para su crecimiento formal”, destacó Fiorella Blanco, gerente de Desarrollo de Negocios de FUNDES.

Ademas, el FUNDES urgió a Costa Rica trabajar en desarrollar sus capacidades y en lograr el acceso a gobiernos locales y organizaciones vinculadas a la apertura y desarrollo de negocios.

“Bajo el entendimiento de esta situación, en FUNDES contribuimos con el desarrollo de capacidades empresariales de grupos de mipymes que pertenecen a un sector o una comunidad determinada. El punto de partida para mejorar su competitividad radica en su formalización y profesionalización”, comentó Fiorella Blanco.

Actualmente, en Costa Rica, FUNDES trabaja con las municipalidades de la Región Pacífico Central, reduciendo más de 50% del tiempo de trámites relacionados con la formalización de empresas.

Ayer, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) avaló las políticas de trabajo y sociales de Costa Rica, como parte de su proceso de adhesión a la organización.

De esta manera, Costa Rica alcanzó el visto bueno en seis de los 22 comités de evaluación.

También puedes leer: Presupuesto de Costa Rica para 2018 crecerá 3.2%

 

Siguientes artículos

Wizeline abre su segunda oficina en Guadalajara
Por

La nueva oficina es muestra del crecimiento de Wizeline, que pasó de 50 empleados al inicio de 2016, a más de 200 al ini...