Guardar tu dinero en un banco del que sabes muy poco o nada es un riesgo; contratar productos financieros sin saber qué son, cómo funcionan, cómo te pueden ayudar y qué opciones hay es como correr con los ojos vendados: eventualmente te caerás o chocarás contra algo.

En materia financiera, la ignorancia es un error que cuesta muy caro. Y no sólo hablo de ti, como cliente, sino también de las instituciones que ofrecen servicios y productos financieros. Lo digo como usuario y como empresario fintech.

Tú, al aprender de finanzas personales, adquieres un gran poder: hablar al ‘tú por tú’ con los bancos o con los asesores financieros.

Y las empresas, al enseñarte de finanzas personales, adquieren un gran poder: hablar al ‘tú por tú’ con un cliente que tomará la mejor decisión y responderá de la mejor forma a su producto (pagará a tiempo, lo usará con responsabilidad, aprovechará las ventajas y hablará con otros de los beneficios).

PUBLICIDAD

Con el poder que tiene hoy el consumidor gracias a las herramientas digitales, sabemos que, si un servicio o producto no agrega valor, simplemente será olvidado. Y la industria financiera no es la excepción.

 

Sin cuentas y sin información

En México operan 47 bancos, según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), sin embargo, más de la mitad de los mexicanos (56% que equivale alrededor de 42.6 millones de adultos), no tiene una cuenta de ahorro o pensión en el sistema formal, de acuerdo la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015 realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Entre las 10 principales razones para no usar las cuentas de ahorro bancarias está el desconocimiento y desconfianza en las entidades bancarias.

Ocho de cada diez personas ni siquiera se tomaron la molestia de investigar o comparar las opciones antes de contratar una cuenta bancaria. El 60% de los encuestados que tiene una cuenta bancaria usó, por default, la misma donde recibe su pago de nómina o pensión; y el 53% desconoce qué comisiones le cobra su banco por tener la cuenta de ahorro. Dos personas de diez (18%) conocen las comisiones paga a través de estos productos.

Pero los clientes de la banca no tienen toda la responsabilidad. Sólo cuatro de 47 bancos tienen implementados programas formales de educación financiera que se imparten de forma gratuita, según reveló la Condusef a principios de este 2017.

El resto de los servicios financieros en México también opera con muchas áreas de oportunidad: apenas seis de 81 aseguradoras ofrece capacitación financiera a sus clientes y no clientes. Y en el tema de las Afores, solo cinco de 11 entidades cuentan con educación financiera.

La Condusef encontró que en el nicho de las financieras pequeñas (Sofomes), tan solo una tiene un programa de educación financiera. Aunque pocos, un punto a destacar en estos esfuerzos es que todos se ofrecen sin costo para el cliente o el público que se interesa por ellos.

 

Más ignorancia, más pobreza

Aprender a usar mejor tu propio dinero y saber en manos de quién lo dejas debería ser una curiosidad natural si tienes o generas ingresos. Hace un tiempo, el analista Luis Pazos conversó con ComparaGuru.com y nos comentó tres consecuencias graves de la ignorancia financiera:

  1. Un cliente desinformado nunca se da cuenta de cuándo lo están empobreciendo y cae en engaños. Todas las políticas económicas poco transparentes, desde las comisiones e impuestos, sea sobre lo que sea, repercute en los que menos saben, y menos tienen.
  2. El desconocimiento del dinero nos hace reactivos a las crisis, no preventivos, en consecuencia, tomamos decisiones más aceleradas y menos informadas.
  3. No aprender de nuestras finanzas equivale a cometer los mismos errores, gastar más y permanecer más tiempo en la pobreza.

Algunas entidades financieras han comprendido que la ignorancia económica de las personas genera pobreza. Y los bancos no sobreviven a largo plazo con clientes pobres.

En una entrevista que Luis Niño de Rivera, vicepresidente de Banco Azteca, dio en 2015, reconoció que los usuarios más educados aportan a un futuro con menos problemas financieros para las familias y para el país. Explicaba que, tras la crisis del sector financiero de 1994, cuando toda la banca en México quebró, cientos de personas conocieron por primera vez y de forma brutal, su situación crediticia. Sin saberlo, muchos estaban endeudados con la tarjeta de crédito, el préstamo del automóvil, la hipoteca y más. La gente no pudo pagar y tuvo que crearse, dos años después, en 1996, el concepto del Buró de Crédito, con el peor estigma.

Veintiún años después, aún quedan lagunas graves. No muchos saben que otras entidades como Circulo de Crédito concentran la base de datos de todo el historial crediticio, bueno, regular y malo de las personas de ingresos bajos y se usa esta información a favor de las personas, para evitar el sobreendeudamiento; es decir, para emitir recomendaciones de cuándo es mejor decir que no a un préstamo o prestamista.

Aunque la educación financiera todavía se escucha muy difícil, el reto va más allá de acercarse al tema del dinero con menos preocupación y más facilidad.

Un desafío más importante es hacer ver a los bancos y a las personas el beneficio y el valor de construir una relación de provecho mutuo. ¿Hay esperanzas? Por supuesto. Dos casos para muestra: en México, el anunciado ‘nuevo modelo educativo’ de la Secretaría de Educación Pública, incorporará la asignatura de “educación financiera” en la formación básica y, aunque desde el 2004 instituciones como Citibanamex ya lo hacían, ahora la Asociación de Bancos de México y la Secretaría de Educación Pública pretenden abarcar más. Indirectamente, más bancos podrán “brandear” su marca entre una población de clientes potenciales que recién van conociendo la importancia del dinero. En el resto del mundo, el Bank of America es puntero con un programa gratuito y en línea como BetterMoneyHabits.com, que desde el 2013 enseña a cualquier persona a aprender más sobre el dinero, y cuyo contenido, con más de 95 millones de vistas, ya constituye un negocio en sí mismo.

Vamos contra la ignorancia en finanzas.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Donald-Trump
Lecciones de Donald Trump para México
Por

Entre más oscura es la noche de Trump, más brillan las estrellas de la resistencia de los ciudadanos y las instituciones...