Sin duda, la falta de ejercicio afecta la salud del ser humano, pero ¿también daña la economía de los países?

 

 

En la tele siempre te han dicho : “haz ejercicio”. Pero si preguntas a tus conocidos o a tu familia, ¿cuántos lo hacen como hábito? ¿Tú mismo, lo haces regularmente?

PUBLICIDAD

De acuerdo con la Asociación Americana de Medicina del Deporte, la generación actual (niños de 10 años, aproximadamente) es la primera que puede tener una expectativa de vida menor a la de sus padres. Esto es alarmante, pues quiere decir que en general, las personas nos estamos moviendo mucho menos.

De la misma manera que la obesidad se está volviendo una epidemia, la falta de actividad física también. Es una situación que afecta en muchos aspectos al ser humano, no solamente en la salud, sino también en la economía de los países.

Se calcula que para el 2030 la población estadounidense será prácticamente la mitad de lo activa que era en 1965; además, los costos por las consecuencias de la inactividad física seguirán elevándose cada vez más. En el 2008 el costo de la inactividad física en seis países ( China, India, EU, Brasil, Reino Unido y Rusia) fue de más de 218,000 millones de dólares. Y se calcula que aproximadamente el 9% de las muertes actuales ocurren por la inactividad física.

Estos datos son alarmantes, ya que te enseñan que en verdad ignorar el “haz ejercicio” puede volverse un problema, no sólo para ti, sino para el mundo, que afecta tu economía y hasta impacta en el futuro de tus hijos.

¿Qué está pasando? Hay un ciclo que es el que nos está saliendo carísimo: los niños inactivos tienden a ser más obesos. Esto provoca que sea más fácil que desarrollen enfermedades, lo cual impacta en el desempeño escolar y de aprendizaje del niño, de manera que hará que le vaya peor en la escuela, y a la larga tenga un trabajo en el que gane menos dinero, y esto hará que si se enferma de adulto y continúa siendo obeso e inactivo tendrá mayor riesgo de enfermarse y tener patologías crónicas, siendo la atención de salud más cara. Y al final de todo, que haya riesgo de muerte prematura. Esto es lo que está resultando de la inactividad.

Ahora, si multiplicamos esto por más de la mitad de los niños del país en esta situación, la atención de salud y el incremento de enfermedades crónicas se vuelve un gasto enorme para cada país.

Y es totalmente prevenible.

Ponte a pensar, ¿cuánto caminas diariamente? Hay quien sale de su casa al coche, a la oficina, y luego de regreso al coche, a su casa, a dormir. Todos los días. Y el fin de semana al cine, a ver la tele.

El tener mayor actividad física no solamente impacta en mejorar la salud. Disminuye la depresión, hay menos actividad criminal en las sociedades, mejora el rendimiento académico de las personas, hay menos internamientos por enfermedades crónicas y, en consecuencia, mejora la economía de los países.

No se trata de correr mañana el maratón, pero sí de aumentar la actividad, de buscar algo que te guste, procurar hacerlo constantemente, y que así también tus hijos vean ese ejemplo y crezcan para ser adultos activos.

Así que no hay pretexto. Por donde lo veas, aumentar la actividad física, sin duda, mejora la vida.

¡Hasta la próxima!

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @marsimar

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los Cabos Film Festival: tan fácil como conocer gente
Por

Del 12 al 16 de noviembre se dará cita “la crema y nata de quienes toman decisiones en el cine”, en un festi...