La semana pasada en mi sesión de mastermind, uno de mis alumnos me pidió que le compartiera mi rutina y cómo hacía para ser productivo.

La verdad es que la pregunta me tomó por sorpresa porque en el fondo y en realidad no tengo una rutina, al menos no como se espera del emprendedor en estos tiempos. Déjame explicarte un poco más.

Cuando acudes a uno de estos “gurús” de emprendimiento, es probable que lo primero que te digan es que tienes que mejorar tus hábitos…

Muchos de ellos te dirán que tienes que levantarte temprano y no desayunar. Habrá quien te diga que tienes que bañarte con agua fría y luego tomarte un jugo de no sé qué. Encontrarás a quien te diga: cambia el café por té y no comas nada de grasa. Todos te van a decir que tienes que dejar de trabajar temprano y pasar tiempo con tu familia. En fin, el caso es que muchos de los que dicen saber sobre éxito hablan sobre la importancia del equilibrio y cómo el emprendedor no debe descuidar bajo ninguna circunstancia otras áreas de su vida.

PUBLICIDAD

¿Te digo una cosa? mi realidad es muy diferente a esta caricatura del emprendedor equilibrado y saludable.

No me malinterpretes. Siempre que es posible cuido mi salud y mi alimentación. Procuro ir al gimnasio por lo menos cinco veces a la semana y generalmente no tomo refresco, generalmente trato de comprar productos orgánicos y en general creo que llevo una vida más saludable que la de la mayor parte de los mexicanos.

Pero a mí me toca hablarte con la verdad, y es por eso por lo que hoy estoy aquí para decirte que el equilibrio en la vida del emprendedor no siempre es posible, y que, de hecho, en mi opinión, el desequilibrio es parte fundamental de la vida del emprendedor. Y antes de juzgarme, te pido que leas mi explicación.

La vida está hecha de cambios. Cada cambio significa dejar atrás una etapa y darle la bienvenida a una nueva etapa. Por ejemplo, cuando eres chico, toda tu vida está enfocada en tu familia, en tus papás, tus abuelos, tus hermanos, tus tíos en fin, la gente que te rodea, el lecho en el que naciste y ese primer grupo social que en ese momento de tu vida es lo primero que conoces.

Casi siempre, a esa etapa le sigue la etapa de la vida social en la adolescencia. En esta nueva etapa de pronto esa primera familia deja de ser tan importante, y los amigos empiezan a ser cada vez más importante. Esta es una etapa particularmente complicada para la persona porque es probablemente el primer cambio de ciclo, la primer nueva etapa.

Obviamente con este cambio, la familia lo resiente y la persona también lo reciente. Pero es necesario. Separarse de tu primera familia y estrechar relaciones sociales con tus iguales es importante para desarrollar tu identidad, definir quién eres etc.

En este primer momento de transición, tú no estás equilibrado, todo lo contrario, toda tu energía, toda tu mente, todas tus emociones están volcados a la tarea de construir relaciones sociales con tus iguales.

El tiempo sigue pasando, y después de la adolescencia, casi siempre viene una nueva etapa: la etapa de la vida en pareja. En ese momento no solamente tu primer familia se va a ver afectada, también tu círculo social va a dejar de recibir tanta atención como antes.

En este segundo momento de transición, tú no estás equilibrado, todo lo contrario, nuevamente toda tu energía, tu mente y tus emociones se vuelcan a la tarea de construir una relación de pareja, y luego otra, y luego otra… y por lo tanto tu vida tampoco está equilibrada en este momento.

¿Ves hacia dónde voy?

Entonces, lo mismo pasa cuando dejas la escuela y encuentras tu primer trabajo, Puede ser que tengas que descuidar familia, amigos, pareja y escuela para volcarte en hacer funcionar este nuevo proyecto.

Y en la vida del emprendedor, llega un momento en que tienes que hacer renuncias importantes para imprimir tremendas cantidades de energía mental física y emocional para hacer que tu emprendimiento de buenos resultados.

Mi punto aquí es que como emprendedor, en la etapa del emprendimiento, el desequilibrio no solamente es increíblemente difícil de alcanzar, sino que de hecho obsesionarse con tener una vida equilibrada mientras emprendes, puede llevarte a caer en una neurosis que solamente te va a generar más estrés.

Esto no quiere decir que debamos dejar de perseguir el equilibrio como un ideal de vida, pero emprender es un reto, y emprender con éxito es un reto tan importante que en la mayor parte de los casos va a requerir toda tu atención.

Entonces, si estás emprendiendo, y te sientes angustiado o estresado porque tu vida no es tan equilibrada como crees que debería ser, no te preocupes. Mejor concéntrate en atravesar esta etapa lo más rápido posible para poder volver a una situación de equilibrio lo antes posible.

¡Ah! y sobre mi rutina, te la comparto a ti también con gusto. Trato de levantarme tarde pero usualmente a las 8:00 de la mañana ya estoy de pie. Bajo a la cocina, me preparo mi café orgánico y empiezo a trabajar.

Procuro dejar la computadora antes de las 20:00 pero no siempre es posible. También trato de no trabajar los fines de semana, pero no siempre es posible, y está bien, porque sé que es una etapa y prefiero volcarme en ella estos años de mi vida, para que como dicen, el resto de mi vida pueda vivir como pocos pueden vivir.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: ger_betancourt

Facebook: gerbetancourt / groups/conferencistasdeelite

Web: gerardobetancourt.com/workshop

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

bitcoin
La banca del futuro se llama Blockchain
Por

Blockchain ofrece una alternativa segura y digital para procesos bancarios típicamente burocráticos y que consumen tiemp...