El robo de identidad es un problema de alcance global, y aunque no hay cifras exactas, el consenso es que es un fenómeno que va en aumento.

 

 

De acuerdo con expertos en la materia, el robo de identidad es un problema de alcance global, y aunque no hay cifras exactas, el consenso es que es un fenómeno que va en aumento.

PUBLICIDAD

Existen dos vías por las cuales los delincuentes tratan de obtener la información necesaria para hacer un intento de robo de identidad: el robo físico de información (offline) y el robo de identidad a través de las tecnologías de la información (online).

En el primer caso, el robo de información puede suceder cuando perdemos o nos roban nuestra cartera, en donde se encuentran nuestras identificaciones y tal vez algún recibo que necesitábamos pagar.

Otros delincuentes buscan información dentro de los buzones de correo y hasta dentro de la basura. Por ello hay que destruir cualquier documento que lleve nuestros datos antes de tirarlo y pagar nuestros recibos e impuestos por banca electrónica o en los portales oficiales de las empresas y dependencias correspondientes, asegurándonos siempre de que sea desde un sitio seguro (marcado en la barra de navegación como “https”) y desde una computadora no pública.

En el segundo escenario, los delincuentes cibernéticos buscan hacerse de su información a través de varios medios; por ejemplo, mandan correos electrónicos falsos en nombre de instituciones reconocidas pidiendo se les mande información personal confidencial. En algunos casos, estos correos pueden contener además virus y software espía.

Otro modus operandi es revisar las redes sociales en búsqueda de información útil sobre su persona. La recomendación es ignorar los correos sospechosos y editar, a nuestra conveniencia, los filtros de privacidad de nuestras redes sociales, y no incluir información personal que no sea necesaria.

Cuando un criminal logra robar una identidad, la usa para realizar trámites en nombre de la víctima, incluyendo la solicitud de créditos.

Recuerde que cada vez que un otorgante recibe una solicitud de crédito, éste revisa el historial crediticio del cliente prospecto en una sociedad de información crediticia como Buró de Crédito.

Buró de Crédito, a su vez, registra en el historial del cliente prospecto que dicha consulta ha sido realizada. Si usted no solicitó un crédito pero se registran consultas en su historial, puede ser el primer signo de un posible robo de identidad.

Aunque muchos nunca sufriremos de un caso así, es muy importante estar al tanto de nuestro historial crediticio, contenido en el Reporte de Crédito Especial, que puede solicitar gratis una vez cada 12 meses en www.burodecredito.com.mx, y en caso de tener un registro crediticio que no reconoce, ingrese de inmediato una Reclamación ante Buró de Crédito en esa misma dirección web.

 

 

Contacto:

Twitter: @BurodeCreditoMX

Facebook: Buró de Crédito México

Página web: Buró de Crédito

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Redefiniendo lo natural
Por

La Generación Z es nuestro futuro consumidor, así que quien logre entender cómo hablarle será el ganador en materia de l...