Cinco sentidos parecen no ser suficientes para apreciar un menú elaborado a partir de tequila con técnicas de cocina francesa.

 

En la novela El Perfume, de Patrick Süskind, el personaje de Grenouille tuvo la genialidad de hacer algo extraordinario para quien entraba en búsqueda de un perfume único: despertar las pasiones más sublimes. Aunque el final es trágico sin duda la percepción olfativa y la alquimia en su oficio era una genialidad.

PUBLICIDAD

Bajo esta idea  Hédoné  Guía Gastronómica  ha recorrido restaurantes y hoteles boutique en México con la misión de inspirar a chefs mediante una bebida ícono del agave: el tequila.

El objetivo es trasladar sus notas de cata a un menú especial en donde se logren pulir los acentos cítricos del destilado, en este tour de aromas y sensaciones se utiliza Tequila Tres Generaciones, etiqueta premium de casa Sauza. Eso sí, evitando el caballito para disfrutar de estos grandes en copa Riedel.

 

Los sentidos en la comida

Los resultados son irrepetibles, dependerá de cómo los chefs jueguen con los ingredientes, las combinaciones que logren con los platillos y el tequila además de los ritmos en servicio. Esta vez la cita fue en Eloise. De propuesta contemporánea inclinados hacia lo francés, aquí parte del recorrido guiado por chef Abel Hernández:

Pensando en el primer tiempo guiado por el tequila blanco de acentos dulces y florales, Abel propuso un crostini con carne de cangrejo y ralladura de limón Eureka para completar la expresión cítrica. Para segundo momento a la mesa llegó un delicado carpaccio de bisonte, queso Grana Padano, arúgula y zest de limón Eureka acompañado del añejo de notas dulces de naranja caramelizada, pimienta negra y toques florales.

De pieza fuerte llegó a la mesa un plato maestro, y lo digo así porque la preparación de un buen Risotto siempre está en riesgo, fue un róbalo con este bello arroz y un puré de camote e hinojo. Para su armonización y rompiendo un poco con la continuidad del espíritu del agave, Hédoné ofreció un vino blanco de Hugo D´Acosta: La Borde Vieille.

Siguió un magret de pato con gastrique de naranja y ajo (salsa) con crumble de garbanzo. Para ello, el maridaje sugerido fue un Broquel (Malbec) de la bodega Trapiche dulce en boca con aromas de mermelada de frutos rojos, humo, vainilla y chocolate.

Dicen por ahí que si no hay postre es como no haber comido, y vaya que fue entonces un refrigerio completo: Pan de plátano horneado por la madre de Abel con helado de nata y miel de maguey flameado en tequila. Para el último curso se aprovechó el tequila añejo debido a sus cualidades aromáticas de cítrico, plátano macho dulce y esa característica que le da la barrica de bourbon en su proceso.

Conoce Eloise, una cocina es inspiración francesa al sur de la ciudad de México

Av. Revolución 1521

San Angel

01060 México, D.F.

T. (55) 5550.1692

eloise.com.mx

 

Contacto

Fb: Raquel Pastel
Tw: @Raquel_Pastel
Blog: http://raquelpastel.blogspot.com
[email protected]

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El fenómeno Guggenheim
Por

El Guggenheim ha llegado a convertirse en el símbolo identitario de Bilbao, pero ¿realmente cumple con su función estéti...