Por Biz Carson

Eric Gundersen tomaba un sorbo de té y regateaba por mapas mientras estaba sentado en el sótano de una oficina gubernamental en Kabul. Un estadounidense tatuado, de habla rápida y barba incipiente, Gundersen dirigía una empresa internacional de consultoría de desarrollo de 18 personas cuando el Departamento de Estado de Estados Unidos le encargó trazar áreas problemáticas en el país después de las elecciones presidenciales de Afganistán de 2009, que se celebraron por baja participación y acusaciones de fraude electoral.

Gundersen, ahora de 38 años, necesitaba visualizar datos atrapados en registros PDF de miles de votantes. Pero en 2009, cuando los automóviles de Google Street View tomaban fotos de ciudades de todo el mundo, las vistas de Kabul aún estaban en blanco. “Es casi como tratar de pensar en el mundo antes de Wikipedia”, dice. Entonces Gundersen y su equipo purgaron sus propios mapas usando Mapbox, una herramienta que habían comenzado a construir un año antes.

Nueve años después, más de 350 millones de personas interactúan con una visualización de Mapbox todos los meses, ya sea que se den cuenta o no. La compañía proporciona mapas para Snapchat, Weather Channel y la aplicación de fitness Strava. Potencia el tiempo estimado de llegada para la aplicación de entrega de comestibles Instacart y trabaja con Tesla, Lyft y Uber.

PUBLICIDAD

Hasta la fecha los inversionistas han puesto 230 mdd en la compañía, y su última ronda de financiamiento en octubre de 2017 valoró a la compañía en alrededor de 700 mdd. Mapbox está en camino de generar un estimado de 100 mdd en ingresos este año, pero sin ganancias. El problema: solo el 3% de los usuarios le pagan a Mapbox. La compañía espera aumentar esa cantidad un par de puntos porcentuales y alcanzar la rentabilidad construyendo servicios de mapeo para autos autodirigidos y realidad aumentada. Pero eso significa competir con Google. Mapbox es más personalizable que Google Maps, pero aún es una pregunta al aire si esas ventajas serán suficientes para superar el gran talento de ingeniería y los recursos con los que cuenta el gigante de búsqueda.

Mapbox ha llegado tan lejos ya que se enfoca estrictamente en los desarrolladores, creando un elemento básico, como Stripe o Amazon Web Services, que una gran variedad de empresas puede usar. Mientras que muchas compañías de mapas proporcionan a los usuarios un mapa terminado, Mapbox es similar a una caja de Legos que los ingenieros pueden personalizar. Es fácil cambiar las fuentes y la combinación de colores y agregar funciones como indicaciones paso a paso e información del terreno. Foursquare se convirtió en el primer gran cliente de Mapbox en 2012, abandonando Google Maps por ser una alternativa menos costosa y más flexible.

El servicio es gratuito al inicio pero no es barato de escalar. Para un uso empresarial extensivo, el contrato anual promedio comienza en alrededor de 40,000 dólares y puede llegar a los millones, como su contrato de 5 mdd con Tesla. El modelo “freemium” tiene algunas ventajas ocultas. Los desarrolladores usualmente han estado jugando con Mapbox por meses antes de que Gundersen vaya a una reunión para cerrar una venta.

La adopción generalizada tiene otros beneficios. Mapbox no necesita enviar carros o satélites caros en el espacio para mapear el mundo. “Los datos del mapa no son como comida, aire, o agua que están a la vuelta de la esquina. Se necesita un trabajo activo para conseguirlos”, dice Young Hahn, CTO de Mapbox. Cada vez que alguien abre un mapa de Mapbox, el teléfono o la computadora de esa persona envía tres datos anónimos a la empresa: longitud, latitud y una marca de tiempo. Estos miles de millones de puntos de datos mejoran constantemente el mapa de Mapbox plug-and-play en tiempo real . “Cada vez que tocas el mapa, el mapa está aprendiendo”, dice Gundersen. “Ese es nuestro flywheel”.

Le tomó casi una década construir este círculo virtuoso. Cuando Gundersen dejó Afganistán en 2009, administró Mapbox como un pequeño proyecto dentro de su empresa de consultoría durante varios años. El negocio de consultoría subsidió Mapbox por un tiempo, pero después de casi perder la nómina en 2010 y acumular casi 250,000 dólares en deuda personal, Gundersen comenzó a buscar patrocinadores. Finalmente obtuvo una ronda de financiamiento de 10 mdd en octubre de 2013.

En la actualidad, más de 1.1 millones de ingenieros se han registrado para utilizar el software de Mapbox, y el servicio cuenta con el respaldo de desarrolladores como Jody Kelman, gerente de productos de autos autónomos de Lyft, que utiliza los mapas de Mapbox para mostrar a los a pasajeros de automóviles autónomos lo que sus vehículos están viendo en el camino. “Hacer herramientas que los ingenieros les gusta usar es una hazaña realmente impresionante”, dice ella. “Los ingenieros son difíciles de complacer”.

El próximo desafío de Gundersen es convertir ese elogio técnico en más clientes que paguen. Eso no será fácil, pero retorno potencial es enorme. “Si lo hacemos bien”, dice, “estaremos dentro de todo”.

 

Siguientes artículos

Foto eMerge Americas
Australia salva más de 2 mil vidas al año usando tecnología
Por

Australia, la cuna del ultrasonido y el WiFi, ha dotado a 5.5 millones de sus habitantes de un expediente electrónico co...