Hasta diciembre de 2018, 1.8 millones de mexicanos no realizaron ninguna actividad remunerada, pero expresaban deseos de hacerlo según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en tanto la tasa de desocupación (TD) a marzo de 2019 pasó de 3.2% a 3.6% respecto al año anterior.

Tener un empleo formal y mantenerlo no es sencillo. ¿Estarías preparado en caso de que hoy te quedaras desempleado?

Como en cualquier contingencia, lo mejor es prevenir. Si te preparas, será menos duro el golpe cuando pase. Además, evitarás poner en riesgo tu patrimonio ante la desesperación de verte sin un ingreso constante.

Aunque esperamos que no pase, toma en cuenta los siguientes consejos:

  • Mantén un fondo de emergencias. Guarda una pequeña parte de tu salario cada mes, así en poco tiempo estarás listo para una emergencia. Se recomienda ahorrar al menos el equivalente a 3 meses de tu sueldo. Esto te dará mayor seguridad mientras buscas un nuevo empleo. Si te parece una cifra difícil, intenta guardar el 5% de cada pago que recibas, aunque tardes varios meses en llegar a la meta así no afectarás tus gastos cotidianos.
  • Evita deudas. Es difícil considerando que todo el tiempo estamos propensos a adquirir alguna deuda, pero si puedes mantenerte libre de ellas te sentirás más tranquilo en caso de perder tu empleo.
  • Establece prioridades. Hay gastos que en condiciones normales podemos hacer sin problema. La mensualidad de Netflix, Spotify o el gimnasio son algo “necesario” en nuestro día a día pero bien podemos vivir sin ello. En una emergencia son los gastos que fácilmente podemos cortar sin perder nada indispensable. Si te cuesta trabajo visualizar los gastos indispensables haz una lista con todo aquello que es realmente importante: renta, pago de servicios, alimentos, transporte y todo lo que seguirás usando con o sin empleo.
  • Mantén a salvo tu ahorro para el retiro. Una de las tentaciones más fuertes al perder el empleo es tomar dinero de tu Afore, pero detente. Si bien, existe la alternativa de hacer un retiro parcial al quedarte desempleado, se trata de tu ahorro para cuando decidas dejar de laborar. Quizá solucione tus problemas temporalmente, pero estarás perdiendo tu propio dinero, además dejarás de producir intereses para tus años de descanso. Si no hay otra alternativa hazlo, pero como última opción, siempre será mejor dejar que ese dinero crezca para el momento de retirarte.
  • Mantén al día tu CV. Constantemente estamos adquiriendo habilidades nuevas. Ese pequeño curso de dos o tres días, aunque parezca insignificante tiene valor y es probable que lo olvides. Cada vez que adquieras un nuevo conocimiento o habilidad y tengas forma de demostrarlo agrégalo. Quizá estás cómodo por ahora en tu empleo, pero cuando busques uno nuevo ya habrás olvidado muchos de los valores agregados que adquiriste mientras tanto. Así, al quedarte sin empleo tendrás un CV más robusto y fácil de editar para que nuevas empresas se fijen en ti.

La pérdida del empleo es algo que nadie quiere imaginar, pero es una posibilidad. Mayo es un buen momento para evaluar nuestras condiciones laborales, ¿qué hemos logrado?, ¿qué se puede mejorar?, y aunque no sea muy agradable pensar en ello, ¿qué podemos perder?

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Por qué es tan importante el Buró de Crédito?
Por

Algunos piensan aún que Buró impide que las personas o empresas accedan a los créditos que necesitan cuando la realidad...