La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) observó un mejor panorama económico, alejándose de los pronósticos que frenaron una posible alza de tasas; sin embargo, no se pusieron de acuerdo sobre la necesidad de ese incremento en un futuro próximo.

De acuerdo con las minutas de la última reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) publicadas esta tarde, dos miembros se mostraron a favor de subir los tipos de interés en julio.

“Dado el panorama económico, los miembros juzgaron que otro aumento en la tasa de fondos federales se justificaba pronto, con un par de ellos abogando un aumento en esta reunión”, señala el texto.

Lee también: El peso pierde impulso tras siete sesiones de ganancias

PUBLICIDAD

Asimismo, el documento señala que no se confirmaron los temores de los miembros del FOMC sobre el impacto que tendría para la economía estadounidense el llamado Brexit, además de que los datos de empleo en junio aliviaron la preocupación sobre la debilidad que había mostrado el mercado laboral en mayo.

Sin embargo, la mayoría de los miembros decidieron esperar hasta tener más datos macroeconómicos antes de subir de nuevo los tipos de interés.

“Varios miembros expresaron su preocupación por la posibilidad de una nueva reducción en el ritmo de aumento del empleo, y se observó que si ese menor ritmo se mantiene, aumentar el rango objetivo para la tasa de fondos federales en el corto plazo sería menos convincente”.

Tras darse a conocer estas minutas, el peso recortaba sus pérdidas debido a que se mostró una opinión dividida entre los miembros del FOMC con respecto al momento adecuado para volver a subir la tasa de referencia; sin embargo, dado a que varios mostraron también una preferencia por subir la tasa de referencia próximamente, durante las próximas cinco semanas podría reanudarse la especulación cambiaria relacionada a la expectativa de tasas, destacó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico Financiero de Banco Base.

Te puede interesar: Los 10 trabajos más peligrosos de Estados Unidos en 2016

Esta mañana la probabilidad implícita de que la Fed aumente sus tasas de interés en su próxima reunión de septiembre o antes de que concluya el año, junto con el retroceso de los precios del petróleo, provocaron una caída generalizada de divisas frente al dólar, entre ellas el peso, que inició la jornada con una depreciación de 0.56%, o 10.7 centavos.

La probabilidad implícita de un ajuste a la tasa de la Fed antes de que termine el año se elevó a 50%, la más alta desde junio, antes de que se conocieran los resultados del referéndum de Reino Unido.

Esto derivado de las declaraciones de los presidentes regionales de Nueva York y Atlanta del banco central, quienes señalaron que el mercado podría estar subestimado la posibilidad de un nuevo incremento a la tasa de referencia tan pronto como septiembre.

A media jornada, antes de que se publicaran las minutas de la Fed, la moneda cotizaba en 18.245 por dólar, con un retroceso del 1.05% o 18.90 centavos. Mientras tanto, el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) retrocedía un 0.13% y se ubicaba en 48,292.16 puntos. Esto se debió a que los inversionistas se mantenían cautos y a la espera de la publicación de las minutas.

Lee: Reservas internacionales suben apenas 21 mdd, su menor alza desde 2015

 

Siguientes artículos

Trump quiere cambiar: nombra a nuevo encargado de campaña
Por

Los cambios se producen en momentos en que los sondeos indican que Trump, se encuentra rezagado en la intención de voto...