Más de uno de los visitantes al Louvre o Museo del Prado han querido tener obras como La Mona Lisa o Las Meninas en sus manos, pero esto evidentemente es imposible; desde que somos niños nos han dicho que con los cuadros no se juega, que no se pueden tocar… pero eso es cosa del pasado gracias a Carrer D’ Artistes.

Hace 16 años nació en Francia la primera galería interactiva de Carrer D’ Artistes, la primera del mundo en su tipo. En ella, el visitante podía tocar y sentir los cuadros, además de poder armarlos con un marco a la medida. Esa galería es Carrer D’ Artistes. Y desde hace seis meses, este concepto llegó a nuestro país para ofrecer al público mexicano la posibilidad de sentir y ver el arte de primera mano, además de poder hacerlo suyo por un precio accesible que inicia desde 2,100 pesos.

Situada en pleno corazón de Polanco, en Virgilio 25, se encuentra la primera de estas galerías en Latinoamérica, sumándose a la lista de 35 ciudades de todo el mundo que tienen este concepto donde más de 700 artistas pueden presentar sus obras.

Lee también: Bugatti, ganador del premio al mejor auto clásico del mundo

PUBLICIDAD

Desde hace seis meses en nuestro país, 25 artistas de todo el mundo, incluyendo talento local, están exponiendo sus obras en Carrer D’ Artistes. Como es tal la cantidad de artistas que forman parte de este proyecto que quiere acercar el arte al público general, cada tres o cuatro meses se cambia el cartel en cada una de ellas.

En esta galería el artista está obligado a elaborar sus piezas en los cuatro formatos básicos: 13×13 19×19 25×25 y 36×36. Los responsables de la galería admiten que, dependiendo del éxito del artista, se le puede pedir por parte de la dirección que elabore obras más grandes.

Uno de sus objetivos es apoyar a aquellos jóvenes que no tienen la oportunidad de mostrarse en todo el mundo. El proceso para formar parte comienza presentando su obra, después, se manda al jurado en Francia con la intención de ser evaluado para incluir diversas técnicas, y después, se elige a la galería adecuada, pudiendo comenzar a girar por todo el mundo.

Su modelo de negocio es vender el arte, la mayor parte de la recaudación va para el artista para que pueda seguir desarrollándose y, en un futuro, tener su propia galería, caso que ya se ha producido. Una mínima parte de la venta se queda en la galería con el objetivo de seguir creciendo.

Cuando uno elige una obra se otorga un certificado de originalidad avalado por el jurado ubicado en Paris. Además, el cliente tiene la posibilidad de adquirir un marco para llegar a casa y colocarla en su lugar preferido. Incluso en esta parte del proceso se apoya al talento local, ya que los marcos que se venden en nuestro país están elaborados por artesanos mexicanos. Y el valor añadido de este negocio es que, si dentro de un lapso de tiempo de 30 días la obra no convence al consumidor, este la puede devolver a la galería sin ningún problema.

Otra de sus intenciones es promover el arte en los niños a través de talleres tendientes a introducirlos en el mundo de la pintura, platicándoles de artistas y técnicas a aplicar para que puedan seguir teniendo experiencias y, así, desarrollar sus cualidades artísticas.

Para los más grandes, se invita a artistas para que muestren su talento y técnica, además de crear una obra en directo.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Año Nuevo Chino
Festeja el Año Nuevo Chino en la Ciudad de México
Por

¡No te quedes en casa! Aprovecha la llegada del Año Nuevo Chino y disfruta los eventos programados para este fin de sema...