Por si sola, una residencia de lujo es deslumbrante, pero si añadimos el detalle de haber pertenecido a una personalidad hollywoodense, se convierte en un lugar de historias donde habitan los recuerdos de actores y actrices que vivieron en el auténtico momento cumbre del cine de oro.

Por: Fernanda Pérez

Hay ciertos bienes raíces que destacan, sobre todo si pertenecieron a los grandes de la industria cinematográfica. Por tal motivo te presentamos algunas residencias más llamativas de los famosos más queridos en la historia del cine.

PUBLICIDAD

Penthouse de Marilyn Monroe

¿Te imaginas despertar con las maravillosas vistas del puente Queensboro y del East River de Nueva York? Así lo hacía la mítica Marilyn Monroe en este ático de 275 metros cuadrados que se alza en la calle 57 de Manhattan.

Aunque ha atravesado por diversas remodelaciones -pues data del año 1929-, aún refleja todo el glamour con el que una estrella de Hollywood debe vivir. Cuenta con una terraza privada que conecta directamente con el amplio dormitorio principal, en sus vestíbulos y habitaciones abunda ese clásico estilo de la preguerra. Actualmente se encuentra a la venta por cuatro millones 600 mil dólares.

Finca de Paul Newman

El actor de carisma inigualable era conocido por su talento y obras filantrópicas, su vibrante estilo se veía reflejado en su residencia de Westport, Connecticut.

El complejo, construido en 1900, es una maravillosa fusión entre la época colonial y contemporánea; su espacio de 148 metros cuadrados ofrece todas las comodidades que una estrella de Hollywood necesita: piscina climatizada, bodega de vinos y salón para degustarlos, jardines techados e incluso un granero.

Villa de Sophia Loren

El escenario perfecto para el apasionado matrimonio Sophia Loren con Carlo Ponti fue esta villa con la que el productor cumplió su promesa de darle “la casa más hermosa del mundo”.

Por supuesto, el recinto tenía que situarse en Italia, específicamente en la región de los Castelli Romani. La belleza del lugar es histórica, pues cuenta con frescos del siglo XVIII y fuentes renacentistas, no obstante, al ser reestructurada, se le dotó de 50 habitaciones, un establo, acueducto, cancha de tenis, un primaveral huerto y una piscina en la parte frontal de la villa; todo esto sin perder su artístico sello Rococó.

Residencia de Marlon Brando

La propiedad del protagonista de El Último Tango en París se puso a la venta en 2015 por dos millones 730 mil dólares. De acuerdo a información de Forbes, fue el hogar del actor durante la etapa más importante de su carrera, durante la década de los cincuenta y sesenta.

Diseñada por el famoso arquitecto Paul Rivere Williams, cada rincón del lugar recuerda a esa calidez lujosa que sólo puede vivirse en Los Ángeles; 16 habitaciones, suites para invitados, canchas de deportes y una sala de estar con vista a la piscina. Esas son sólo algunas de las comodidades que disfruta el nuevo propietario del número 3222 de Benda Place.

Residencia de Clark Gable

Por allá de 1940, Clark Gable era un verdadero símbolo de la masculinidad sencilla y su hogar de estilo colonial iba a la perfección con su personalidad. En 2014 éste se ofreció en el mercado por dos millones 195 mil dólares.

La residencia resalta por su arquitectura en estuco rosa edificada sobre una superficie de 278 metros cuadrados. Fue reformada de manera que su interior resultara un acogedor espacio amaderado con mueblería early american; en su exterior puede encontrarse una piscina y una estancia exclusiva para huéspedes.

Con información de: Robb Report

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí