En el mundo hay millones de personas que no tienen un lugar en donde vivir, algo que se equipararía visualizando a todo el continente americano construido con láminas de cartón.

 

La solución global pudiera verse casi imposible si no existieran emprendedores como Francesco Piazzesi, quien con su proyecto ¡Échale! A tu Casa ha demostrado que en el plano individual, un sistema de ahorro y crédito para que las familias que más lo necesitan cuenten con una vivienda digna a una tasa viable hace una gran diferencia.

PUBLICIDAD

Piazzesi hoy participa en The Venture, la búsqueda global que Chivas realiza para encontrar los proyectos sociales más prometedores a nivel mundial y en donde se enfrenta a otras 15 startups del mundo con propuestas sólidas para marcar una diferencia.

Últimos días para votar, apoyemos a Francesco: VOTA POR MÉXICO AQUÍ

(Foto: Cortesía de la marca.)

(Foto: Cortesía de la marca.)

“La final es en Silicon Valley el 23 de julio, en donde se presentan los 16 proyectos y se eligen 5 finalistas. El 24 de julio es la final entre estos 5 finalistas y la verdad nos sentimos muy confiados porque hemos revisados los otros 15 proyectos y aunque todos son muy creativos, el que tiene mayor impacto social es el nuestro, además de que somos la solución más global porque el anhelo de todo el mundo es tener una vivienda digna”, comentó el fundador de la empresa social, Francesco Piazzesi.

¡Échale! A tu Casa surgió desde 1997 como una ONG. Tras 9 años de trabajo, en 2006 se convirtieron en una empresa social que impulsa la firme idea de que a la gente se le paga por producir su material, por ayudar a construir su casa, para finalmente ofrecerles una vivienda patrimonial por la que después tienen que pagar, poco a poco y de acuerdo con sus posibilidades.

“Desde que surgimos como una ONG, siempre estuvimos contrarios a la idea de regalar viviendas. La gente debe de una u otra forma trabajar para ganarse la vivienda. Regalar la vivienda es una distorsión total de la realidad”, agrega Piazzesi en entrevista con Forbes México.

Pero, ¿en qué momento decide una persona dedicarse a la lucha constante porque los 30 millones de mexicanos que hoy viven sin casa tengan una vivienda digna?

“La paradoja es que cómo es posible que el que construye nuestras casas no tiene vivienda, el albañil vive en una casa con láminas de cartón, y ahí fue cuando detectamos 2 puntos: la forma de poder llevarle a la gente la oportunidad de tener vivienda, y por otro lado, llevar la industria a la comunidad porque es difícil pensar que una fábrica que hace material para construcción o casas pre fabricadas está en Celaya y hay que llevar eso a los Altos de Chiapas, ahí se rompieron todas las posibilidades, así que mejor llevamos la industria a los Altos de Chiapas y ahí se construyen las casas”, agrega.

Desde el inicio del proyecto, Francesco Piazzesi encontró a un fuerte aliado en el adobe, un material más resistente y económico que el tabique, y que está hecho de tierra inerte, sin contenido vegetal.

“El adobe es la primera innovación del ser humano en la construcción, es el primer material de construcción ingeniado por el ser humano y es un material que te da todo este sentido de pertenencia, de seguridad, de un ambiente agradable. El adobe siempre ha sido y será un material tan acorde con la naturaleza como con el ser humano”.

 

Caso de éxito: Venta Vieja, Guerrero

En 2013, cuando los huracanes Manuel e Ingrid afectaron a 22 estados de la República Mexicana, dejando a su paso 50 muertos y 1.2 millones de afectados (según las cifras oficiales), ¡Échale! A tu Casa entró a comunidades casi desaparecidas en Guerrero para trabajar con la gente en la reconstrucción de los poblados.

“Venta Vieja, en Guerrero, fue casi borrado del mapa. Nosotros llegamos y la oferta que le hicimos a la gente fue ‘vas a trabajar para construir tu vivienda’, gente que se quedó sin nada, solo con lo que traía puesto, y nuestra apuesta fue trabajar todos juntos para que tuvieran una vivienda digna. Trabajamos mucho y rehicimos el poblado, la gente trabajó para construir sus casas, construyeron una iglesia de paso y ganaron por cada construcción”.

Para Piazzesi, el proyecto que lidera desde hace tantos años tiene un efecto colateral: la reconstrucción del tejido social. “¿Qué sucede frente a la oportunidad de construir tu casa y ganar por eso?, la gente le entra de inmediato, el tejido social se reconstruye de una forma mágica e inmediata y la gente comienza a participar incluso en comunidades en donde no se hablaban; el tejido se reconstruye a tal nivel que después de irnos ellos siguen construyendo viviendas para otras familias”.

¡Échale! A tu Casa es un proyecto de inclusión social, en donde la gente que es parte del problema, es en definitiva parte de la solución.

 

Siguientes artículos

CNH flexibiliza bases en segunda convocatoria de Ronda Uno
Por

El objetivo de los cambios es flexibilizar su contenido y facilitar la participación de las compañías en el concurso por...