El Foro Forbes Mujeres Poderosas 2018 cerró con una mesa que lanzó muchos mensajes y un par de ideas básicas: hombres y mujeres no competimos, nos complementamos, y las mujeres que han abierto puertas tienen una responsabilidad para con la sociedad.

La golfista Lorena Ochoa, la investigadora del MIT Lourdes Melgar, el presidente y CEO de P&G México y la periodista Lydia Cacho, hablaron de sus vivencias, recuerdos y proyectos ante el auditorio del Westin, que este martes asistió a la última edición del evento que honra a las mujeres más influyentes del año en México.

Lee también Los presidenciables suscriben la Declaratoria Forbes sobre igualdad de género

“Tenemos que alzar la voz, es importante para que las niñas me puedan ver, nosotras que hemos tenido la fortuna de llegar lejos tenemos la obligación moral de abrir espacio a los demás niños y niñas”, afirmó Melgar ante los aplausos del público.

La investigadora especializada en energías, explicó cómo el grupo de Twitter @Vozexperta, que creó junto con otras colegas del ramo, está consiguiendo hacer público los nombres y apellidos femeninos expertos del gremio.

PUBLICIDAD

“El paso siguiente fue involucrar a los hombres, porque solas no podemos, tienen que ser un esfuerzo conjunto. Y esto ya está sucediendo en otros ámbitos, como en política exterior”, comentó.

Quien se mostró como aliado del bando femenino fue Andreazzi. El dirigente centró sus palabras en los sesgos de género que permean las sociedades, siendo él la primera víctima de sus tiempos.

“Demoré en entender que mientras yo no tuviera almenos un 50% de mujeres en todos los niveles de la empresa, estaría perdiendo una oportunidad de negocio, porque ellas representan a nuestras consumidoras”, afirmó, añadiendo que hoy más de la mitad de los cargos directivos de su empresa los manejan mujeres.

Andreazzi habló de cómo cuidan que los sesgos de género no se reproduzcan en sus campañas de marketing, porque según el empresario, la publicidad es una forma de educación social.

Precisamente, en educación todos los panelistas coincidieron en que, tanto en la escuela como en casa, es un aspecto básico en formar a ciudadanos iguales.

Ochoa, por ejemplo, habló del modelo educativo que están implementando en la escuela que dirige, La Barraca, a las afueras de Guadalajara y de su compromiso con los 360 niños que atienden a sus aulas y con los más de 4,000 que ya se graduaron.

En infancia, lideró el discurso la periodista Lydia Cacho, quien avanzó contenido de la docuserie que produjo hablando con cinco niños y niñas de cada uno de los estados.

“Lo que más temen es que haya una guerra, porque dicen que los adultos no les escuchan y que en las sobremesas hablan de las desgracias del país. Los niños dicen que las cosas no están tan mal y que, si así es, para qué los trajeron al mundo. Me dio esperanza de que ellos querían cambiarlo”, afirmó.

 

Siguientes artículos

“La igualdad de género sólo será posible si se involucran los hombres”
Por

Una cancha pareja para hombres y mujeres sólo será posible si quienes ocupan la mayoría de puestos de dirección se sensi...