Por Zack O’Malley Greenburg

Los artículos en la gran mesa de centro  de la sala de Rohan Marley, en el barrio de Tribeca en Manhattan, cuentan una gran historia. Hay un molinillo de marihuana, una llave de un Bentley y una tornamesa de 230 dólares hecha de bambú y desechos reciclados, una de las últimas ofertas del equipo de audio eco amigable de Marley.

“Creemos en dos cosas: equilibrio espiritual y equilibrio material”, dice Rohan, uno de los hijos de Bob Marley. El corpulento ex jugador de la Liga Canadiense de Futbol ahora se desempeña como oficial de marca de la sucesión de su famoso padre. “Mi padre dijo que si vas al pozo una y otra vez, lo secarás. Tienes que empezar a cavar pozos, hombre”. Con ese fin, House of Marley vende sus productos en más de 48 países. Dos de sus mayores éxitos: las bocinas portátiles Get Together (que registraron 6 millones de dólares en ventas el año pasado) y los auriculares Smile Jamaica (8.1 millones de dólares).

Rohan es uno de una docena de herederos que intervienen en el imperio Marley. (Los tres hijos mayores de Bob, Cedella, Stephen y Ziggy, también manejan parte del imperio Marley, el resto es responsabilidad de un consejo y compartido de manera uniforme). Dirigen una potencia póstuma que acumuló 23 millones de dólares en ganancias durante el año pasado.

PUBLICIDAD

Es una gran mejora. Después de la muerte del cantante en 1981, la propiedad quedó atrapada en una batalla de control por años, con su viuda, su productor y el gobierno de Jamaica, que se resolvió hasta 1991. La situación financiera había mejorado un poco para 2007, pero incluso entonces los Marleys dependían de una mezcolanza de acuerdos de licencias intermediarias, que solo les traía un exiguo ingreso anual de $ 4 millones.

Comenzaron a ponerse serios en 2010, cuando contrataron a un experimentado ejecutivo de productos de consumo, Alon Kaufman, cofundador de HoMedics, empresa de tecnología de consumo, para ayudar a dirigir House of Marley.

La primera oferta de la compañía, los audífonos Uplift de 39.99 dólares, llegará a las tiendas el próximo año. El clan comenzó a oponerse ferozmente a los usos no autorizados del nombre y la imagen de Bob —desde camisetas sin licencia hasta figuras— y contrató a la agencia de talentos CAA para que actuara como guardián de la marca.

Más allá de House of Marley, Rohan promueve Marley Coffee (se vende en Whole Foods y Walmart), mientras que Cedella encabeza Marley Natural, un proveedor de productos relacionados con la marihuana, como una pipa de agua de vidrio ahumado de 178 dólares. Al igual que los productos de audio, todos tienen un aspecto ecológico.

“Ya no se puede ganar por precio”, dice Jeri Yoshizu, que llegó desde Toyota para ser el jefe de marketing de House of Marley. “[Lo importante] es cómo se va a destacar la marca y qué significa.”

Agrega Rohan: “Dicen: ‘¡Oh, los Marley! ¡Cantan sobre el amor, la paz y todo! ¡Van a sobrevivir!’ No, vamos, amigo, eso es basura. Necesitas al capitalismo.”

 

Siguientes artículos

Hilton inaugura en Guanajuato su hotel número 55 dentro del país
Por

Homewood Suite tiene dos propiedades en México y hoteles en crecimiento en República Dominicana y Perú, así como otros h...