Por Fernanda Fajardo*

¿Qué es la reputación? En términos de Imagen Pública, la reputación es la imagen sostenida en el tiempo, que se refiere a la opinión que los demás tienen de nosotros. ¿Cómo se forman esta opinión? A partir de dos factores; el primero es lo que nosotros hacemos y decimos, y el segundo es lo que los demás dicen de nosotros, que tendría que estar en armonía con lo primero. Y todo esto aplica tanto a nivel personal, en la construcción de una marca personal, o de una imagen institucional.

La reputación digital es exactamente lo mismo pero aplicada al mundo de los medios de comunicación online. Con la llegada de internet y de los medios sociales ahora no solo tenemos que preocuparnos para la presencia offline sino también por la online. Y que ambas sean coherentes.

Hoy en día estamos hiperconectados, todo lo que hacemos de manera digital es una extensión de nuestra persona o empresa, y por consecuencia tiene un reflejo en nuestra imagen. Cuando conocemos o desconocemos a una persona o marca, lo primero que hacemos es buscar sobre ella en internet, por lo tanto hay que tener presente que nuestro perfil en redes sociales, blogs, videos, página web, artículos, entre otros, son nuestra carta de presentación.

¿Qué detalles debe de tener en cuenta un usuario de internet o una empresa sobre la importancia de la reputación digital a la hora de manejarse por la web y las redes?

Es muy importante construir una identidad digital correcta, coherente y que aporte valor, siempre proyectando lo que queremos transmitir a través de todo lo que publicamos. Si eres una marca o empresa, se deben potenciar los logros profesionales, plantear los objetivos, que toda la identidad corporativa respalde los valores institucionales, y sea coherente con sus fundamentos. Como persona se debe de tener mucho cuidado con lo que se sube a redes sociales. La información hoy en día se viraliza muy rápido por lo tanto hay que tener cuidado con el contenido que subamos, seas tú o personas con las que estás conviviendo.

Hay que tener cuidado con lo que compartimos, muchas veces nos podemos llegar a sentir poderosos, creemos que porque estamos detrás de una pantalla podemos criticar a la gente o difamar por estos medios. No hay que ser de las personas que propicien este tipo de ataques a la gente a través de las redes. Es necesario y “obligatorio” cuidar mucho qué dices y la forma en cómo lo dices.

Otro punto importante es no publicar mucho contenido el mismo día, a esto se le conoce como overposting. Si bien es fundamental estar presente en los medios digitales, es más importante compartir buen contenido y que sea de interés para tus audiencias, generando valor. Y por supuesto cuidando la ortografía y utilizando de manera correcta la gramática, que las publicaciones con estos errores se vuelven graves en la construcción de la imagen pública y reputación digital.

Y, por último, es recomendable que el manejo de redes sociales esté a cargo de un experto o de un equipo de community management, ya que muchas empresas y personajes públicos se han metido en fuertes crisis de imagen por subir contenido equivocado, agresivo o fuera de lugar.

*Consultora en Imagen Pública y Directora de Vireka.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

En 2 años, 102 millones de mexicanos tendrán acceso a internet
Por

Para 2020 estaremos presenciando un escenario digital que llegará a los casi 102 millones de usuarios de internet en el...