La industria de dispositivos médicos en México es una de las más dinámicas en exportación para el país, ya que exporta alrededor de 5,000 millones de dólares anuales, ubicándolo como el primer exportador en América Latina y el octavo a nivel global. Sin embargo, a nivel nacional apenas participa en un mercado de 30,000 millones de pesos, por lo que busca crecer el consumo nacional.

“Nuestra prioridad es crecer el consumo nacional interno, ya que somos el país número 48 en el consumo de dispositivos médicos, cuando somos las doceava economía a nivel mundial. También estamos buscando ayudar en el tema de abasto, estamos en un dialogo para mejorar las condiciones de salud de los mexicanos y en eso seguiremos trabajando”, dijo Fernando Oliveros, presidente de la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos (AMID) a Forbes México.

Esta agrupación representa a 33 empresas que tienen más del 70% del mercado.

La industria ha crecido un poco más del 10% en los últimos cinco años, con más de 10,000 opciones de dispositivos médicos, que atienden 75 especialidades médicas de salud, con más de 40 plantas de manufactura. Los dispositivos médicos representan todos los niveles de atención en prevención, diagnóstico, tratamiento y monitoreo.

“Existen siete clusters, los más importantes están ubicados en la frontera de México como Tijuana, Ciudad Juárez y Nuevo León; es un mercado que ha crecido mucho en exportación por lo cuál la exportación de México son fuertes y grandes, hay una derrama económica social importante”, añadió Oliveros este jueves, después de tomar protesta.

Otro de los retos que enfrenta la industria está en una falta de presupuesto por parte de la Secretaría de Salud para prevenir enfermedades como el cáncer de mamá, cáncer de próstata, diabetes mellitus y problemas cardiovasculares.

“No podemos aspirar a revertir estos datos si estamos invirtiendo en el orden que estamos invirtiendo, en México estamos invirtiendo 2.3% del total de presupuesto de salud en políticas de prevención del total de presupuesto de salud. Canadá para este mismo año invierte 6.5%”, dijo Alejandro González, socio fundador VSD Consultores durante un foro organizado por la AMID este jueves.

“La OCDE dice que cualquier país que ha avanzado en el sistema de salud ha invertido en promedio dos veces la tasa del crecimiento del PIB en términos sostenidos para lograr resultados relevantes”.

Lee también: ‘Nos dejaron el sistema de salud por los suelos’: AMLO

Agregó que en 2016, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) invirtió en términos directos y gastos indirectos (en los cuatro padecimiento mencionados) una inversión de 80,000 mdp, cuando se debería invertir cerca de 10,000 mdp para la prevención.

“Esas cuatro enfermedades comparten una característica, que pueden ser prevenibles o reducir efectos y costos si se detectan en etapas tempranas. Dada la ausencia de inversión en esos programas, termina gastando mucho más. Parte importante de las políticas de prevención de la salud se tienen que ayudar con dispositivos médicos, así podemos saber si nuestro ritmo cardiaco esta alto o no, si debo de caminar lo que debo de caminar, son de mucha utilidad para la parte preventiva”, ahondó González en entrevista.

Puntualizó en que México debe de trabajar en política nacional farmacéutica y de manera particular en la política nacional de dispositivos médicos.

Por su parte, Héctor Valle, presidente ejecutivo de Fundación Mexicana para la Salud, comentó que existe un problema de falta de acceso a médicos, a infraestructura médica, así como a medicamentos y dispositivos médicos.

“Solo se va a poner peor, solo vamos a demandar más porque vamos a ser más mexicanos y mexicanos, vamos a tener enfermedades más crónicas y con complicaciones, no hay otra opción más que meternos en prevención, porque si no trabájanos en un mundo con cuatro preventiva a personalizada y participativa”, dijo Valle en su participación en el evento.

Lee: Abrirán más plazas para médicos del Instituto de Salud para el Bienestar