A cada rato me enfrento con una realidad que me pone la piel de gallina: la gente no entiende de números, es más, les chocan. Me parece que les tienen miedo. Lo cierto es que hay pocas actividades que gusten menos que tomar decisiones sobre productos financieros y análisis de reportes, ya no hablemos de formas de diversificar el riesgo, de interpretar una corrida financiera, de hablar de inflación, tipo de cambio o de índices de precios. Parece que los números incomodan. Sin embargo, los secretos que guardan los números condicionan la vida personal y profesional de la gente.

Esta incomodidad está directamente relacionada con el bajo nivel de conocimiento y manejo de conceptos financieros básicos. Lo terrible es que en casa del herrero hay azadón de palo. Muchos universitarios que cursan estudios a nivel licenciatura y maestría tienen un manejo precario de estos temas: confunden conceptos, aplican mal las definiciones, temen moverse entre las cifras como si estuvieran caminando en terrenos oscuros y pantanosos. Sucede incluso con aquellos que están cursando estudios de negocios. Ni hablar de ejecutivos y emprendedores que prefieren delegar actividades de análisis numérico y se alejan del tema como si se enfrentaran a la peste bubónica.

No hay duda, es preciso elevar las competencias financieras. Siempre he sostenido que cuando algo no te gusta, hay que delegarlo. Sin embargo, el hecho de que no nos cause emoción cierta actividad, no nos exenta de la obligación de saber interpretarla. Efectivamente, si no somos expertos, lo mejor que podemos hacer es traer a un contador que nos prepare los estados financieros, pero tenemos que saber entender qué es lo que nos dicen. Si no somos fiscalistas, hay que encontrar a uno que nos ayude a calcular los impuestos, pero tenemos que entender lo que vamos a pagar. Si no sabemos, hay que asesorarnos por quienes sí saben y hay que pedirles que nos expliquen hasta que entendamos.

Es muy frecuente ver como gente en el terreno profesional confunde el último renglón del estado de resultados con el del flujo de efectivo. Muchos no entienden cómo es que un negocio puede tener utilidades e insuficiencia de fondos o cómo puede haber dinero en el banco y estar generando pérdidas. Ya no hablemos de productos bancarios que cada vez son más complejos y diversos. El usuario termina eligiendo lo que el ejecutivo de cuenta la propone sin entender si lo ofrecido va de acuerdo con su tipo de negocio, a su perfil o a sus necesidades. Lo más común es que la gente termine eligiendo en lo personal y en lo profesional, algo que no sabrá explicar lo que es. No entendemos.

PUBLICIDAD

Por esta razón, muchas personas consideran que la mejor forma de manejar su dinero es guardándola en el cajón del negocio, en la gaveta del escritorio o en el compartimento secreto del clóset. La bancarización avanza a pasos muy lentos y los productos más populares siguen siendo las cuentas corrientes y los pagarés a plazo. La cultura de inversión privilegia los activos de bajo riesgo y, para quienes pueden, el sector inmobiliario. Mientras más fácil, mejor, incluso si no es lo óptimo.

Hay amplios segmentos de la población en ejercicio profesional que no están familiarizados con conceptos esenciales para la gestión de un negocio o de sus finanzas personales, esto me hace pensar que tampoco están preparados para tomar decisiones sustentadas. En analfabetismo numérico priva a las personad de muchas posibilidades. Las ventanas de oportunidad se cierran frente a la nariz de quien no supo interpretar que estaba frente a una situación favorable y, por lo tanto, no la pudo aprovechar. También sucede en sentido contrario, los números advierten de riesgos y debilidades y al no saberlos interpretar podemos estar corriendo alegremente al desfiladero en lugar de huir.

Es necesario hacer una reflexión personal sobre el nivel de nuestras competencias financieras. Los números nos dicen cómo aplicar la información financiera para saber usar el dinero y hacer mejores transacciones. Identificar los puntos importantes de la información financiera nos lleva a evaluar los asuntos relevantes que nos ayuden a planificar y gestionar las finanzas de un negocio o de una familia. Analizar las cifras nos revela si vamos por el rumbo correcto o si vamos dando tumbos.

Los números nos sirven como una especie de tablero de control, similar al que tiene un auto. Nos indican qué asuntos requieren una atención prioritaria y nos dan luz sobre la forma en que tenemos que organizarnos. Entender los números nos lleva a ser racionales y a hacer lo correcto en el tiempo y forma adecuados. Por supuesto, la competencia del manejo numérico nos lleva a una mejor base de toma de decisiones: nos ayuda a entender el contexto cotidiano y el global, nos enciende la luz sobre la relación precio-calidad-cantidad-plaza, manejo de mejores términos de negociación.

También nos ayuda a entender nuestras necesidades. La relación que existe entre el margen de utilidad y los ingresos no es la misma que la que se guarda con los costos y gastos. Saber que por más que me esfuerzo y vendo mucho, no significa que esté haciendo un buen negocio. Ese es un concepto que se revela cuando sabemos ver un estado financiero. El que sabe interpretar lo que dicen los números tiene la posibilidad de ver el pasado para repetir fórmulas acertadas y para evitar errores; también puede imaginar el futuro haciendo pronósticos, presupuestos, tendencias; puede evaluar el presente sobre bases sólidas.

Quien tiene competencias financieras entiende escenarios y sabe cuándo no le están diciendo la verdad. Los números son fríos, objetivos y leales. Son exactos. No se mueven según los gustos y preferencias, no responden a angustias ni a alegrías. Son amigos confiables que no engañan. Y, a pesar de todas sus bondades, les seguimos teniendo miedo. Tenerles miedo nos vuelve vulnerables.

En contraposición, la amistad con los números nos vuelve poderosos. Son agentes que amplían la visión y nos dan acceso a mejores horizontes. El conocimiento y la comprensión de numéricos y financieros, las habilidades, la motivación y la confianza para aplicar y comprende esos conocimientos, con el fin de tomar decisiones eficaces en una variedad de situaciones nos puede traer beneficios de amplio espectro. Nos separa de la desventura que padece la gente que no sabe manejar números.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CecyDuranMena

Blog: Las ventanas de Cecilia Durán Mena

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Nace la primer maltería independiente del país
Por

Uno de los factores clave para que la industria cervecera mexicana sea de las más fuertes a nivel mundial, es el campo y...