Por Pierre-Claude Blaise*

Cuando hablamos de economía digital nos referimos a un nuevo orden que ha obligado a empresas, gobiernos y ciudadanos a replantearse la manera en que se hacen negocios, ya que toda gira en torno a la tecnología digital.

El peso de la economía digital en el PIB de México durante 2016 fue de 16%, según las consultoras Accenture Research y Oxford Economics. Sin embargo, es inferior al de naciones latinoamericanas como Argentina, Brasil y Chile.

En todo el mundo las empresas existentes y los emprendedores buscan cada vez más capital humano capacitado para atender las exigencias de sus negocios digitales; sin embargo, esta necesidad generalizada no ha sido suficiente para que la brecha de talento disminuya. Aún existe un gran abismo entre el talento que se gradúa de las instituciones educativas y el talento que necesita la economía digital.

De acuerdo con un análisis realizado por Endeavor y Google en Argentina, Chile, Colombia, México y Perú sobre las habilidades del futuro, las ‘skills’ más solicitadas durante 2018 fueron: dominio de idiomas; habilidades tecnológicas y de programación; creatividad, originalidad e iniciativa; así como pensamiento analítico e innovador.

Lee: El negocio de la educación de tecnología en línea

En el análisis destaca que México es el país de la región con una mayor proporción de búsqueda de habilidades relacionadas con Tech and Programming. No obstante, en el mercado mexicano los empleadores encuentran muy difícil hallar perfiles adecuados. Para el 67% de las organizaciones es más difícil contratar a nuevo personal en su industria en México y la principal razón es el déficit de trabajadores calificados, según el reporte “Global CEO Survey México 2019” de PWC.

Esta barrera con la que se encuentran los empleadores deriva de un rezago educacional, fomentado por una falta de atención a los tiempos cambiantes por parte de las instituciones educativas, tanto de gobierno como privadas. Según el documento de Endeavor, titulado ‘Insight Edtech. Las habilidades del futuro a un solo clic’, destaca que el 75% de los alumnos y educadores cree que no tienen, ni están enseñando, las habilidades que las empresas necesitarán en el futuro cercano.

Durante años se ha hecho del conocimiento público, mediante diversos informes y reportes documentados, que las carreras enfocadas a la optimización móvil, la innovación continua y la gestión del cambio, se ubican como las áreas con mejores previsiones a futuro para los profesionistas; no obstante, prevalece un déficit de estos perfiles.

En México las carreras relacionadas con estos sectores, como son las ingenierías, continúan siendo de menor demanda. De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (SEP), el país enfrenta un déficit de 20 mil ingenieros para los siguientes cinco años y, precisamente, se trata de ingenieros enfocados a áreas como tecnologías de la información, ingenierías en robótica e inteligencia artificial.

Desde luego, este problema lo han enfrentado mercados laborales de otras naciones, lo que ha dejado claro que sólo a través de la tecnología se logrará empatar las habilidades requeridas por el mundo laboral y las capacidades de las próximas generaciones.

Lee también: Educación digital para el futuro del aprendizaje

En naciones como Chile, se abordó el tema de la generación de oportunidades digitales equitativas desde finales de los 90 mediante políticas que destacan las habilidades de tecnologías de información y comunicación como estándares para la formación inicial docente de educación preescolar, básica y media. La nación es la tercera del continente con mayor preparación digital, después de Estados Unidos y Canadá, según el ranking mundial de competitividad digital del International Institute for Management Development (IMD).

En tanto, naciones a la vanguardia mundial de este tema, como Canadá, han trabajado de la mano del sector privado para universalizar el acceso a internet, creando como resultado un círculo virtuoso de innovación, ya que la inversión en infraestructura genera un ambiente que propicia la innovación, dando pie al surgimiento de nuevas tecnologías que mejoran la productividad de los negocios. A su vez, estos negocios se ven motivados a realizar inversiones para mantener sus condiciones competitivas.

En suma, para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) la fórmula más efectiva para enfrentar la inminente economía digital se resume en políticas activas del mercado laboral, apoyo a los ingresos, el aprendizaje permanente y sistemas educativos más receptivos.

*Director de la Asociación Mexicana de Venta Online.

Te puede interesar:

Foro Forbes | Educación, el verdadero promotor del cambio

 

Siguientes artículos

¿Responsabilidad penal de los ‘ciborgs’? (II)
Por

¿Sería ético seguir manteniéndonos en la impunidad legal, en un mundo donde los ciborgs son una realidad?