Renée James, hasta ahora presidente de la compañía de chips, buscará un puesto como CEO en alguna otra empresa tecnológica. Fracasó en su intento de impulsar a Intel en los mercados móvil y de wearables.

 

Por Aaron Tilley

PUBLICIDAD

Renée James, la ejecutiva más poderosa de Intel (y número 45 en nuestra lista de mujeres poderosas), deja la compañía en busca de pastos más verdes.

La compañía anunció que James dejará el cargo como presidente para buscar un puesto como CEO fuera del gigante de fabricación de chips.

“Cuando (el CEO de Intel Brian Krzanich) y yo fuimos designados para nuestros roles actuales, supe que ser la líder de una empresa era algo que yo deseaba, como parte de mi propio viaje de liderazgo”, escribió James en una carta a los empleados de Intel el jueves. “Ahora es el momento adecuado para tomar el siguiente paso.”

James permanecerá en el cargo hasta enero.

En los 28 años de carrera de James en Intel, lideró la expansión de la compañía en software y servicios. Bajo su vigilancia, Intel hizo dos grandes adquisiciones de software, la compra por 7,600 millones de dólares (mdd) de la empresa de seguridad en línea McAfee y la adquisición de la compañía de software embebido Wind River Systems, por 884 millones.

James fue promovida a la presidencia en mayo de 2013, junto con el actual CEO de Intel, Krzanich, en momentos en que la empresa buscaba encontrar nuevas oportunidades fuera del mercado de PC en desaceleración. Ambos vendieron la idea al consejo de que Intel tendría un gran empuje en los mercados de móviles y wearables, pero hasta el momento esas dos apuestas se han quedado cortas.

La unidad móvil de Intel perdió 4,210 mdd el año pasado. En wearables hizo algunas adquisiciones modestas: Bases y Recon. Qualcomm, el rival de Intel con sede en San Diego, sigue muy por delante de Intel en ambos mercados.

La salida de James llega en medio de una remodelación mayor de ejecutivos en Intel, a fin de llevar a la compañía a nuevos mercados. Mike Bell, ex jefe del grupo de Nuevos Dispositivos, que intentó dar un impulso a la posición de Intel en wearables, también partirá después de la reorganización. Hermann Eul, quien dirigió el negocio móvil de Intel, hará lo propio en breve. El negocio móvil de Intel ha sido entregado a Aicha Evans.

“Estamos alineando nuestra estructura de liderazgo para continuar volviéndonos más eficientes y ofrecer los beneficios de nuestra estrategia aún más rápido que antes”, dijo Krzanich en un comunicado.

 

Siguientes artículos

El ‘sí’ al rescate para Grecia mantiene ligera ventaja
Por

Un sondeo reveló que el apoyo para recibir otro rescate financiero a cambio de más medidas de austeridad se ubicó en 44....