Por Claudia Rincón Pérez*

 

Si algo nos ha enseñado la pandemia de Covid-19 es que la salud es primero. El virus representa un reto importante para las familias, los gobiernos a nivel mundial, y las empresas, por lo que la industria de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC´s) no son la excepción.

Este 2020 estará marcado por el efecto dominó del coronavirus. Su presencia inició en China, se propagó por más de 160 países y sus implicaciones han sido desastrosas, incluso la Organización Internacional del Trabajo calcula la pérdida de 25 millones de empleos a causa de la contingencia.

La industria de las TIC´s ya resintió los efectos negativos, pues requiere de componentes provenientes de China, donde más de 81 mil personas se han infectado de Covid-19, lo que ha provocado el cierre de fábricas y el aislamiento de las personas para evitar el contagio.

Hay una clara preocupación en la industria por el tema de abasto. Por el momento, los empresarios en México dedicados a los servicios administrados de cómputo se enfrentan a retrasos en la entrega de los componentes. Los productos que han llegado, en su mayoría, son reservas de los chinos.

Recordemos que a finales de enero, en el país asiático se llevó a cabo el Año Nuevo Chino, por lo que dos semanas, las personas dejaron sus trabajos para festejar con sus familias la entrada del “Año de la Rata”; justo después se multiplicaron los casos del Covid-19.

Paradójicamente, las Tecnologías de la Información y Comunicación han tomado auge durante la pandemia: la gente puede comunicarse con sólo un click, los empresarios hacen videollamadas para tomar decisiones, los médicos nos muestran sus avances tecnológicos, las personas hacen sus compras en línea… No bajamos la guardia, hoy más que nunca las TIC´s muestran su músculo en beneficio de la sociedad.

El gobierno de México y de todos los países y organizaciones nacionales e internacionales usan a las TIC´s para darle seguimiento a los casos, los avances médicos, los flujos migratorios, la seguridad. Por lo que la industria tiene como objetivo a corto plazo innovar en todos los aspectos y convertirse en el escudo de los países para proteger a la población de desafíos como el que hoy representa el Covid-19.

He aquí otros ejemplos del desarrollo tecnológico: la decodificación del genoma del Covid-19 y el seguimiento en tiempo real del mapa del coronavirus a nivel mundial. El primero permitirá no sólo el estudio del virus, sino el desarrollo de una vacuna.

Mientras tanto, con el mapa interactivo desarrollado por el Centro de Ingeniería y Ciencias de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins podemos seguir el número de casos reportados por cada país, cuántos pacientes se han recuperado y el número de muertes.

Mención aparte merecen las TIC´s como apoyo en la educación y trabajo a distancia. Universidades y empresas han echado mano de la nube y la conectividad para no perder clases ni productividad.

El Covid-19, sin duda, representa un reto para la humanidad y, al mismo tiempo, ha sacado lo mejor de las personas. Todos, desde nuestra trinchera, podemos convertirnos en piezas clave para superar la contingencia.

 

Contacto:

Claudia Rincón Pérez es  fundadora y presidenta de Factoría IT

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

personas presas cárcel internos
Centros penitenciarios: la reacción ante el Covid-19
Por

Existe una preocupación latente en todas las naciones del mundo por contagiarse de Covid-19, se han tomado medidas inter...