El pasado fin de semana tuve el enorme gusto de estar en el Instituto Irrazonable en Aguascalientes, y he de confesar que me dejaron admirado, con la boca abierta, babeando y con muchas ganas de ser “irrazonable”.

 

Conocí a 11 asombrosos emprendedores sociales y sus proyectos. Cada uno de ellos me transmitió el entusiasmo y la pasión con que han desarrollado sus ideas.

Con dos generaciones de emprendedores irrazonables, el Instituto se está consolidando como una de las más importantes betas de futuros empresarios sociales del país. Su idea está muy lejos de las clásicas aceleradoras e incubadoras que todos en el ecosistema emprendedor conocemos.

Los fundadores de Unreasonable México, Raúl de Anda y José Medina, han creado –desde mi punto de vista– el ambiente ideal para hacer que cada uno de los emprendedores seleccionados consolide sus sueños. Un ambiente lleno de motivación, camaradería, entusiasmo, conocimiento, respaldo, sabiduría y diversión.

De hecho, la pura idea del Instituto es irrazonable para la mayoría de las personas. Eso de dejar todas tus actividades y lugar de residencia para ir a vivir 40 días en una hacienda para acelerar un sueño, no es cosa fácil. Y sin embargo, cada uno de los emprendedores que conocí, en esta ocasión, puede afirmar que fue una de las mejores decisiones de su vida.

Durante mi estancia en el Instituto puede conversar con todos los integrantes de esta segunda generación de emprendedores irrazonables, de quienes iré escribiendo en las próximas semanas.

Conocí a Marlene Aguilar, quien a través de su empresa, Natural Dent, lleva salud bucal a personas de escasos recursos. También tuve el agrado de estar con Sofía Cruz, cuya empresa, Mexikatekatl, busca rescatar las técnicas artesanales de México y enseñar a los artesanos a ser empresarios.

Disfruté platicar Abraham Morales y su socio Jochen Siess (de nacionalidad alemana), quienes han desarrollado una interesante propuesta educativa a través de videojuegos. Asimismo, estuve con Esteban Vallejo, un joven que busca con su empresa, Infra Rural, salvar a las más de 4,000 mujeres que mueren cada año por cocinar con leña en zonas rurales del país.

Con Inés García e Isabel Rauh Hain hablé de Kukúa, la empresa que ambas crearon para explotar el alto valor nutricional del árbol de moringa y mejorar la alimentación en zonas rurales. Otra pareja increíble es la que forman Gabriela Micelli y César Martín, líderes de Conider, una organización que empodera comunidades indígenas a través de diversos proyectos de desarrollo social.

Con Jorge Sánchez y Carlos Carreto hable de la forma en que su empresa, Wedoctors, servirá para facilitar el contacto entre médicos y pacientes. Alex Place (estadounidense) y René del Castillo me hablaron de SAHNA, una empresa que está decidida a fomentar hábitos saludables en todas las familias mexicanas.

Con Miguel Macías conversé sobre Región Digital, una idea que brinda oportunidades educativas y tecnológicas a comunidades rurales con una conexión a internet. Por su parte, Daniel González me compartió la forma en que su empresa, Ecodomum, transforma basura plástica en casas que beneficiarán a familias de zonas rurales.

Y con Jonatan Hernández platiqué sobre Dertek, la empresa que fundó para transformar maleza en biodiesel y brindar oportunidades de trabajo a miles de campesinos en Oaxaca.

Como ven, hay mucho que contar sobre estos increíbles emprendedores sociales e irracionales. Si quieren saber más sobre ellos y sobre el Instituto Irrazonable les comparto este link.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @elopez_loyola

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Siguientes artículos

Tipo de cambio e inseguridad preocupan a empresarios: Banxico
Por

El estudio hecho por Banco de México (Banxico) mostró que la actividad económica continuó presentando un bajo ritmo de e...