Cualquier mejoramiento de las pólizas, tanto internas como externas, podría tener impactantes beneficios en otros países de Latinoamérica, lo que alentará reformas estructurales, libre intercambio y transparencia.

 

Mauricio Macri, ganador de las históricas elecciones presidenciales el domingo pasado, prometió audaces cambios que transformarán la economía Argentina cuando entre a la Casa Rosada el 10 de diciembre. Éstos incluyen, entre otras medidas, la disolución de una larga serie de controles de monedas, precios e impuestos a las exportaciones, y negociaciones con acreedores internacionales. Su camino a la reforma será difícil y probablemente resultará en severos ajustes macroeconómicos en el curso del próximo año. Como la experiencia de Levy en Brasil, será un camino duro y complicado, pero podría presentar buenas oportunidades de inversión. También puede ser que tenga un favorable impacto en el rumbo de sus vecinos en la región.

Desde una perspectiva regional, uno de los cambios más llamativos asociado a esta elección, es el viraje incipiente hacia la derecha en un país clave en Latinoamérica. Argentina pertenece al axis de los países más populistas de Latinoamérica, que incluyen a Venezuela (que dentro de la semana tendrá elecciones importantes), Ecuador y Bolivia. También se encuentra una tendencia populista en Chile y en Brasil, que los agregaré a la lista. ¿Podría ser que un cambio exitoso en Argentina empezara una ola de cambios positivos en el resto de la región?

PUBLICIDAD

Desde la elección del domingo pasado hemos tenido señales de que Macri pretende romper los moldes con su gobierno. El nombramiento de su gabinete sólo tres días después de las elecciones, la eliminación del puesto poderoso del ministro de Economía y el nombramiento de un nuevo gobernador del Banco Central cuando el puesto no estaba libre, indican que su administración va a estar concentrada en reinstalar a Argentina en la lista de los países más aptos para inversión. La política comercial externa es otro ámbito donde Macri sostiene fuertes opiniones. No solamente pretende hacer uso de la “cláusula democrática” para excluir a Venezuela del Mercosur durante su próxima cumbre en diciembre, sino que también quiere asemejar ese pacto al modelo de comercio abierto que aboga la Alianza del Pacífico.

Sé que el camino a la recuperación económica será difícil, y no creo que la oposición se mantenga silenciosa durante la transición. Sin embargo, cualquier mejoramiento de las pólizas, tanto internas como externas, podría tener impactantes beneficios en otros países de la región, lo que alentará reformas estructurales, libre intercambio y transparencia. Moody’s ya ha tomado nota y cambiado su perspectiva a una positiva. Todos debemos ser positivos de cara a cualquier cambio y al divorcio de viejos moldes.

 

Contacto:

Facebook: PineBridge Investments

Twitter: @PineBridge

Página web: PineBridge Investments

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Telecomunicaciones crecen 4 veces más que el PIB
Por

El incremento en el crecimiento de las telecomunicaciones fue de 42,581 millones de pesos, indicó IFT.