La industria refresquera, que representa alrededor del 1.2% del crecimiento económico del país, será la menos afectada en el sector consumo durante el mediano plazo, pues los mexicanos consumen estas bebidas a pesar de aumentos en impuestos y el tipo de cambio, de acuerdo con un estudio de la firma KPMG.

“El consumidor sigue comprando a pesar de incrementos en el precio. Si los aumentos fueran muy altos, sí podría existir un impacto, sin embargo, hasta el momento hemos visto que se mantiene el consumo per cápita”, indicó Oscar Silva, socio líder Global Strategy Group de KPMG en México.

A su vez, el experto indicó que se trata de una industria enfocada en el consumo nacional, que por el momento no registrará una afectación directa.

“Con el tema bilateral (y cambios en tratados comerciales), dependiendo de la evolución, podría existir un impacto en la economía general y en el consumo, pero hasta el momento vemos que la tendencia de crecimiento de los años anteriores podría continuar”, dijo.

PUBLICIDAD

Los mexicanos consumen alrededor de 1.5 litros diarios. Y al tercer trimestre de 2016, el volumen de ventas de refrescos aumentó 3.8% a 18,824 millones de litros, en comparación con el año completo de 2015, cuando sumaron 18,138 millones.

Coca-Cola Femsa (KOF) es el embotellador más grande de esa marca a nivel mundial, mientras que Arca Continental es la segunda más grande de América Latina. En tanto, Cultiba es el embotellador del grupo Pepsico en México.

“La producción de refrescos en el país fue favorable en 2015 y 2016, reflejando alzas en el volumen de ventas. Esto se debe a cómo se ha logrado adaptar la industria a los patrones del consumidor mexicano, pese a las medidas fiscales aplicadas”, señaló Silva.

Te puede interesar: Impuesto a refrescos recaudó 50,000 mdp sin reducir el consumo

Por otra parte, los consumidores mexicanos han aumentado su preferencia por los envases retornables, pues estos representan un menor costo ante los incrementos que se han registrado sobre todo por el impuesto a bebidas endulzadas, el cual se colocó en 2014.

La industria invirtió 15,300 millones de pesos (mdp) al cierre del tercer trimestre del 2016. Esta cifra fue mayor en 16% al monto que desembolsaron las embotelladoras en 2015, de 13,149 mdp.

De 2012 a 2016, el incremento en activos fijos creció 22% en promedio, por arriba del 12.8% de la inversión extranjera directa.

Al cierre del tercer trimestre del año pasado, el sector generó aproximadamente 130,000 puestos laborales directos, lo que representa alrededor del 3.6% del total de empleos en las industrias manufactureras.

Respecto a empleos indirectos, la industria refresquera suma casi 1.35 millones de puestos.

 

Siguientes artículos

homicidios
Tiroteo en Monterrey: ¿Videojuegos, depresión o redes sociales?
Por

La tragedia ocurrida el pasado 18 de enero en el Colegio Americano de Monterrey, Nuevo León, ha dejado algunas hipótesis...