Entre tres y cuatro veces, José Antonio Anzorena metió ropa a la mochila y se la echó al hombro para viajar a Europa, como mucha gente hace: con poco dinero y muchas ganas de conocer. En el 2004 se enfiló con un amigo a Nueva Zelanda, y fue cuando se dio cuenta de las oportunidades que significaba el mercado de los backpackers. Esta industria es bastante más grande de lo que te puedes imaginar, y como él mismo refiere, vale unos 5,000 millones de dólares al año.

“¿Quién le quiere entrar?” Amigos y familiares levantaron la mano, y entre todos reunieron tres millones de pesos. El 1 de julio del 2005, José Antonio abrió su primer hostal Amigo, en el Centro de la Ciudad de México, en las calles de Isabel la Católica y El Salvador.

Esta incursión en el negocio hotelero sirvió para darse cuenta que servicios de tours, por ejemplo a Teotihuacán, eran muy solicitados. Así que decidió comprar una camioneta para llevar a los turistas. Hoy, a 11 años de distancia, José Antonio realiza tours en 20 destinos, en siete países, y su empresa Amigo Tours tiene más de 750 empleados.

El camino no ha sido nada fácil, me cuenta en una charla de café. Al principio se enfrentó con esquemas de negocio poco atractivos que ofrecían los mismos hoteles. Y también le tocó padecer cuando López Obrador cerró Paseo de la Reforma (eso todos lo padecimos), y como él mismo dice: “el tema de la influenza representó un antes y un después en el negocio del turismo”.

PUBLICIDAD

Sus aliados, y los que impulsaron su negocio, fueron las agencias de viajes en línea. Empresas como BestDay.com, Price Travel, Despegar.com y 35 más tienen contratos firmados con Amigo Tours. ¿Cuál es la gran diferencia? “Es un contrato fijo –explica–, y tienes la certeza de que ese contacto es sólo para ti, con un pago establecido. Hay mayor certeza y te da un panorama de ventas a nivel nacional.

“Todos tenían el típico Teotihuacán, Basílica, Taxco, Puebla… Entonces empezamos a tener cosas nuevas. Creamos los primeros tours de Early Access a Teotihuacán, y somos los primeros en entrar a las pirámides a las 8:00 am. A esa hora no hay gente, y dependiendo de la estación puedes ver el amanecer.”

En el segundo destino que ofrecieron el servicio de tours (traslado y guía) fue Cancún, para incursionar en Chichén Itzá, después Tulum y luego Cobá. Posteriormente Guadalajara y Mérida.

“Uno de nuestros clientes (agencia de viajes en línea) me dijo: ‘¿Por qué no vas a Brasil?’ Yo no conocía, y uno piensa que es muy similar a México, en donde debe haber muchas empresas (competidoras) que lo hagan. Me fui a Río de Janeiro siete días e hice el mismo tour con cinco empresas distintas. Después le dije a mi cliente: ‘Dame cuatro meses y lo armo.’ Y en Brasil empezamos hace tres años y la calidad del trabajo, por mucho, se lleva a los brasileños. ¿Cuál es el gran valor? Productos novedosos y el Early Access al Cristo del Corcovado. Además de otros siete, ocho tours que tenemos.”

El año pasado abrió oficinas en Londres, donde son la primera compañía latinoamericana en establecerse con tours diarios. En esta ciudad, opina José Antonio, el reto fue conocer muy bien el mercado, y el clima: “Si llueve, si truena, si hace frío…” hay que llevarlos.

“No se me olvida una plática que tuve con un amigo, quien me dijo: ‘Oye, aquí (en Londres) hay tres monstruos que manejan más de 5,000 personas todos los días.’ Y yo le dije: ‘Aquí hay tres y en Cancún hay más de 600 y ya somos el top cinco…”, cuenta entre risas.

El siguiente paso: “Vamos a sacar tres tours nuevos a partir de noviembre, que son muy distintos, y vamos a generar un producto nuevo para Cancún, que son Tikal en Guatemala de un solo día, de ida y vuelta para que la gente no pierda su noche de hospedaje en Cancún.”

Amigo Tours ya se encuentra en pláticas con algunas aerolíneas para determinar con quién se llevará a cabo el traslado aéreo.

En España, la empresa tiene presencia desde marzo, y ya movilizan a más de 150 pasajeros todos los días. Los destinos disponibles en este país son Madrid, Barcelona, y antes de que concluya el año quieren iniciar operaciones en Sevilla y Granada. “En el Museo Nacional del Prado tenemos un tour VIP, en donde estamos una hora antes de que todo mundo entre y estás solo con un curador de arte en el museo y son tours muy diferenciados.”

Uno de los siguientes objetivos, Estados Unidos: “Es un mercado muy competido. Hay que llegar con mucha fuerza y con un producto muy diferenciado. Brasil fue relativamente sencillo; Inglaterra fue entender el mercado; España es similar a Estados Unidos, donde hay mucha competencia, producto… Entonces, ya después de vivir las experiencias de Londres y en España con el boom de turistas, tenemos que estar listos…”

La oferta de Amigo Tours no se limita a los tours guiados. También tienen transportación hotel-aeropuerto, organizan viajes a conciertos, tienen tours temáticos, a mercados, museos, a la Arena México para ver las luchas, entre otros.

“La industria ha cambiado mucho y también el mercado de comercialización de tours y traslados. Antes llegabas con el concierge y le decías que querías un tour. Ahora tú dices que quieres ir a Chichén Itzá mañana, agarras tu teléfono y buscas tours a Chichén Itzá, y en tres clics lo reservas. Nosotros lo que hacemos es darle esa capacidad a las empresas para que cualquier cliente pueda reservar un tour incluso para el día siguiente. Tú puedes mandar a una persona, 10, 100 y yo lo opero, yo opero la ventana de ventas hasta las 10 de la noche del día antes. Ésta es una relación contractual, pero también de confianza. Tenemos más de 155 tours que salen todos los días.”

 

¿Qué fue del Hostal?

Sigue operando. Incluso, hay dos hoteles más que también están en la zona centro de la Ciudad de México. Uno está frente a Palacio Nacional, Hotel Amigo, y el otro, atrás de la Catedral Metropolitana, Amigo Suites.

“Es un negocio muy importante para la empresa, aunque no signifique tanto en números (el negocio hotelero significa el 0.5% de los ingresos), pero por razones de tiempo y también por un tema de oportunidades se ha dado el crecimiento de los tours. El otro es un negocio muy noble que conocemos al 100% y que definitivamente, cuando haya más oportunidades y tiempo, le vamos a seguir.” (Entre los tres inmuebles dispone de 95 cuartos de hotel.)

Le pregunté a José Antonio cuál era el lugar que más disfrutaba visitar. No lo dudó ni un segundo y entre risas contestó: “Mi casa.” Por cierto, José Antonio estudió desarrollo empresarial en el ITAM y sólo tiene 33 años.

 

Siguientes artículos

Cómo lograr que tu equipo de trabajo avance coordinado
Por

Para que un equipo sea eficiente, sus miembros deben tirar en la misma dirección. La dificultad radica en la forma como...