Las calificaciones de emisores y deuda a largo plazo de República Dominicana ha cambiado de “B1” a “Ba3”, además el país ha cambiado su perspectiva de estable a positiva de acuerdo con Moody’s.

Los principales factores clave que ayudaron a esto fueron: la persistencia de crecimiento de República Dominicana en comparación con los otros países con su misma calificación, junto con una reducción de los riesgos externos y el aumento de las reservas internacionales.

Puedes leer: Trump busca desprestigiar a investigadores del Rusiagate

La reducción de los déficits fiscales en los últimos 4 años y la expectativa de que los déficit fiscales se mantendrán en torno al 3% del PIB, apoyados por menores transferencias al sector eléctrico y por las restricciones fiscales.

PUBLICIDAD

A pesar de las recientes mejoras, la República Dominicana sigue enfrentando retos, relacionados con sus balances externos, así como con bajos ingresos gubernamentales. Más del 70% de la deuda pública está denominada en moneda extranjera y los pagos de intereses consumen el 19.6% de los ingresos públicos.

Los factores que podrían bajar su calificación serían: Un debilitamiento de las finanzas externa que resulte en una disminución sustancial de las reservas de divisas y un deterioro estructural en el déficit de cuenta corriente que ejerciera presión.

La calificación soberana podría ir a la alza si hubiera un fortalecimiento material de la balanza de pagos y a la posición de liquidez externa.

 

Siguientes artículos

5 hábitos ganadores del fútbol americano
Por

Los jugadores de fútbol americano tienen muchos hábitos ganadores que, si los adoptas, te pueden ayudar a alcanzar el éx...