La reproducción y exhibición de películas fuera de la ley amerita sanciones que van desde 10 años de prisión y hasta 20,000 días de multa, además implica una reparación de daños de 40% sobre la ganancia obtenida. Pese a los castigos contemplados por ley, México pierde cada año 43,000 millones de pesos (mdp) por piratería de marcas, diseño, franquicias y películas.

“Detrás de la piratería generalmente hay delincuencia organizada. En un operativo se incautaron 8,000 quemadores de discos con valor de 4,000 pesos cada uno; hablamos de una inversión considerable para crear redes de falsificación”, explica Jacob Tolentino, miembro de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial de la PGR.

En 2015, esa Unidad de la Procuraduría General de la República realizó 700 operativos, 1,500 averiguaciones y aseguró 9 millones de productos pirata.

Lee también: Cancelan grabación de Star Wars en México

Ana María Magaña, directora general de Motion Picture Association (MPA), explica que México figura en la lista de los 50 países con más piratería alrededor del mundo. En América Latina, dice, el país debe encontrarse entre los primeros siete.

“La piratería genera un impacto económico considerable en la industria. En 2013 se registró una cifra de 43,000 empleos directos generados por el cine y 13,000 indirectos. Cada vez que se genera una película pirata se ponen en riesgo esos puestos de trabajo”, explica.

Un estudio elaborado por la Alianza de Ciudadanos Digitales (Digital Citizens Alliance) arroja que la piratería no sólo se refugia en el campo material, pues 21% de los ingresos generados por la piratería de películas se producen a través de sitios de streaming que registran 78.5 millones de visitas a nivel global.

“Hay una línea muy delgada entre la especulación y el delito. Para que se pueda proceder contra alguna reproducción ilegal de una obra (con un streaming, por ejemplo) debe poder demostrarse que hay la intención de obtener un beneficio económico”, explica Magaña.

 

Acciones preventivas

Mucho tiempo antes de su estreno oficial en 2015, la película Gloria ya estaba disponible en todos los puestos de películas pirata. Esto tuvo un fuerte impacto sobre sus resultados de comercialización.

Como un caso opuesto, las versiones ‘clonadas’ de la película Nosotros los nobles circularon en el mercado aproximadamente 10 días después de la salida a la venta de la película en DVD.

Lee también: Nosotros los nobles: un éxito inesperado

“Fue una producción en la que se tuvo especial cuidado; sólo el director tenía una copia en su casa, en una computadora sin acceso a internet. Adicionalmente, para combatir la venta de copias piratas, Warner lanzó una versión más económica del DVD, era una versión con disco serigrafiado en un sobre de cartón rígido que se podía comprar en Oxxo por algo así como 25 pesos”, explica el productor Leonardo Zimbrón.

Para Zimbrón, la piratería es un fenómeno que exige leyes más claras, pues la industria cinematográfica implica muchos tipos de producciones y todas deben ser protegidas.

“Hay películas que por la manera en la que fueron realizadas o por el público al que van dirigidas tienen una ruta muy larga de comercialización, que se estrenan en pocas salas y que posteriormente encuentran cabida sólo en plataformas digitales o canales de televisión privada. Incluso cuando no se habla del cine más rentable, esos creadores también se ven perjudicados por la piratería; hablamos de un problema que genera desempleo en múltiples niveles”, añade el también productor de la serie Club de Cuervos.

 

Siguientes artículos

Se crean 179,000 empleos en el sector privado de EU en julio: ADP
Por

El dato registrado el informe del procesador de nóminas ADP supera las estimaciones de los analistas. El informe del Dep...