Monique Leroux, presidenta de la cooperativa financiera Desjardins y presidenta del Consejo de Administración de Crédito Industrial y Comercial (CCIC) en Canadá, asegura que cuando la equidad de género ocurre en los puestos directivos las compañías incrementan sus ganancias y se impulsa el crecimiento de la economía de los países.

 

Por Paola Sandoval

PUBLICIDAD

LILLE, Francia. Es una de las mujeres más influyentes de Norteamérica. En 2008 se convitió en la primera mujer presidenta de una entidad financiera de la región. Su militancia por la equidad de género en el campo profesional la ha llevado a la cima. Existe una gran importancia del rol de la mujer para el éxito empresarial, y aquí nos los detalla esta líder.

“Una mayor presencia de las mujeres permite a las empresas tener acceso a un mar de talento para cubrir puestos, que hoy es crucial, dados los cambios demográficos en curso. El aumento del número de mujeres en los consejos directivos tiene efectos positivos en la calidad de la gerencia, incluida la gestión de riesgo. De hecho, la presencia de mujeres en estos, influencia en la toma de decisiones, proporcionando una diversidad de puntos de vista”, dice en a Forbes México, Monique Leroux, presidenta de la cooperativa financiera Desjardins y presidenta del Consejo de Administración de Crédito Industrial y Comercial (CCIC) en Canadá, al cierre del Word Forum Lille para el Desarrollo Sostenible.

La mujer directiva juega un rol estratégico frente al capital humano de una empresa. “El aumento de la representación femenina en los consejos directivos ayuda a mejorar las relaciones con el personal”, asegura. Cuando se crean más puestos para las mujeres en los consejos de administración y los puestos de alta dirección, agrega, “las empresas son más capaces de satisfacer las necesidades de los consumidores, donde las mujeres ocupan un lugar muy importante”.

Un informe reciente de McKinsey Global Institute (MGI) explica cómo el avance de la equidad de género puede agregar hasta 12 billones de dólares al crecimiento mundial.  Es importante que esto se promueva, pues las mujeres siguen contribuyendo muy poco en el Producto Interno Bruto (PIB), comprendiendo una pequeña parte de la fuerza laboral remunerada en el mundo.

En 46 de los 95 países analizados, el resultado señala que al mejorar la equidad de género en una región, ésta podría aumentar el PIB anual en más de 10% para el año 2025, con respecto a 2014, con una mayor perspectiva de impulso regional, en especial, en India y en América Latina.

Prescindir de las mujeres es desestimar la fuerza de trabajo de 50% de la población. Si las mujeres empiezan a tener las mismas oportunidades, eso se va reflejar con un impacto positivo en la economía. “Hace poco asistí a una reunión del G7 por el empoderamiento de las mujeres, organizada por la canciller Angela Merkel, y discutimos específicamente sobre este desafío. Hicimos una Declaración que incluye una serie de recomendaciones para aumentar la participación de las mujeres en la escena política y económica”, adelanta la alta ejecutiva.

 

No al ‘Boy’s Club’

Las empresas pueden realizar una estrategia para atraer a más mujeres en sus puestos de alta dirección, “desarrollando una política de recursos humanos que promueva el desarrollo de la carrera, tanto para las mujeres y los hombres. Colocando un programa de desarrollo de relevo y gestión de los puestos de dirección con el fin de acompañar a las mujeres con estrategias diferenciadas”, dice Monique Leroux.

Es vital que pongan en práctica los procedimientos de contratación y nombramiento que le ayudarán a identificar a las mujeres con potencial de liderazgo, y atraer un mayor número de mujeres que de hombres cuando sean campañas de reclutamiento externo. “Determine un número mínimo de mujeres candidatas cuando la empresa utiliza los servicios de una firma de reclutamiento, y cree las condiciones necesarias para que las mujeres desarrollen sus carreras con el uso de redes sociales, programas de mentores y otras iniciativas dirigidas”, recomienda.

Desjardins, cooperativa financiera que posee seis millones de miembros, donde se cuentan 400,000 empresas, más de 5,000 dirigentes y 45,000 empleados, gestiona un activo de 210,000 millones de dólares canadienses, y es una empresa experta en la materia. “Desde hace varios años, Desjardins ha adoptado un enfoque que tiene como objetivo promover una mayor equidad de género. Es una medida de divulgación y transparencia voluntaria y proactiva de cifras y estadísticas, sobre la representación de las mujeres en la empresa.”

Un reto a nivel mundial, dice Leorux, es que, “a menudo, los programas de recursos humanos no reflejan las múltiples facetas de la realidad de las mujeres. La percepción errónea es que hay pocas mujeres interesadas o competentes, cuando en realidad hay muchas mujeres que cumplen con los requisitos. El reclutamiento es a menudo dentro de un pequeño círculo de ‘Boys Club’”.

México es uno de los países que debe posicionarse frente a esta tendencia laboral equivoca. Un informe sobre la Brecha de Género del Foro Económico Mundial indica la baja clasificación del país para mantener el equilibrio de género en el entorno de trabajo –ocupando el puesto 80 de 142 países.

Queda mucho por avanzar del lado de los gobiernos que deben “hacer leyes para garantizar la equidad entre hombres y mujeres, tales como la igualdad de remuneración, el acceso al mercado de trabajo y la no discriminación”, afirma Leroux. Reconocer que las mujeres también pueden llevar los pantalones bien puestos. Y es que, no se trata de una competencia sino de un tema de gerencia, en donde la unión de ambos géneros hace la fuerza.

 

Tips para una mujer directiva

Monique Leroux, presidenta de la cooperativa financiera Desjardins y presidenta del Consejo de Administración de Crédito Industrial y Comercial (CCIC) en Canadá, da algunos consejos para las mujeres que están entrando o ya están dentro de puestos directivos:

  1. Confianza y audacia son claves, ya que a menudo existen más recursos y oportunidades de los que se imagina. “Se necesita confianza en sí misma para que uno pueda cumplir con sus compromisos. Y es entonces que damos a su vez confianza a los demás”, explica Leroux.
  2. No dudes en realizar tus proyectos personales. “Muchas personas me han dado una mano, confiado en mí y yo les he dado las gracias.”
  3. Recuerda que no estás sola. No tengas miedo a pedir consejo. “No siempre es fácil. Tú tendrás miedo a hacer el ridículo al mostrar una debilidad. Pero vale la pena. Yo misma solicito opiniones, escucho lo que me dicen. Luego, racionalizo todo y tomo mi decisión.”
  4. Determinación y compromiso laboral. “A principios de la década de los 80, cuando seguí mis cursos en contabilidad, éramos 5% las mujeres. Ahora se ha superado el 50%. Tomó 25 años llegar allí. Mi generación ha recorrido un largo camino, y es su generación la que debe continuar. Las puertas están abiertas para ti también. Tú tendrás menos barreras que yo. Creo que las mujeres aportamos mucho a una empresa y la sociedad.”

 

 

Siguientes artículos

Nuevo modelo de banca para una nueva generación de usuarios
Por

Hoy, la colaboración es una realidad y una necesidad. Y en la banca se traduce en acercamientos entre las instituciones...