La tragicomedia mexicana de Semana Santa es verdaderamente terrible y merece ser contada como actos de obra de teatro.Primer acto.

El pasado fin de semana atrapan al político más buscado y odiado por la sociedad mexicana actual, al gordito Duarte, por supuesto las noticias aparecen en todos los medios y van desde las objetivas, hasta las más chuscas que describen hasta qué había desayunado ese día; no podía faltar la tonelada de memes, que no sé si sean hasta mandados a hacer ex profeso y viralizado por los ejércitos de bots a favor y en contra del sistema; y para rematar, una pléyade de diferentes versiones conspiracionistas, expuestas en las columnas de los opinólogos a través de las cuales se deja venir mentadas de madre que abren todo tipo de versiones sobre la captura. El caso es que, si lo atrapan, la queja es porque lo atrapan; o si no lo habían encontrado, la queja es porque seguro se estaban haciendo güeyes y lo estaban protegiendo, el caso es que nada nos parece, desconfianza pura.

  • La contraparte. Hoy en la cárcel y/o en proceso de investigación, está Granier, ex gobernador de Tabasco, PRI; Reyna, ex gobernador de Michoacán, PRI; Medina, ex gobernador de Nuevo León, PRI; Padrés, ex gobernador de Sonora, PAN; Femat, ex gobernador de Aguascalientes, PAN, ya fue sentenciado; ya está capturado Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas, PRI; Duarte, ex gobernador de Veracruz, PRI; por ahí se habló de una denuncia y se atrapó a Fidel Herrera, ex gobernador de Veracruz, PRI, no ha regresado a México a defenderse como amenazó; y hoy se persigue a Duarte, ex gobernador  de Chihuahua, PRI; y a Borge, ex gobernador de Quintana Roo, PRI. Es la primera vez que se persigue a tantos gobernadores y de esto nadie dice nada. Además, los nuevos gobernadores ya se enfrentan al nuevo sistema anticorrupción, pero al parecer a nadie le importa.

Segundo Acto

En la televisión y en redes sociales apareció un reportaje en dónde entrevistaban a usuarios de la nueva gasolinera de BP en los rumbos de Ciudad Satélite, los cuales esperaban pacientemente haciendo cola en el Periférico; en las entrevistas, la gente dice que no regresarían a las gasolineras de Pemex, “es una pena que Pemex sea tan mala empresa y que les robe a los mexicanos” afirmaron los ciudadanos, además agregaron que Pemex daba mal servicio. Ahora estos consumidores están felices y no les importa esperar en la calle, porque la gasolina que ofrece BP es mejor y les dura más el tanque.

PUBLICIDAD
  • La contraparte. Los entrevistados hablaban de las gasolineras que por ley tenían que usar los logotipos de Pemex, pero que en realidad son de concesionarios privados que durante años vendieron litros incompletos y hacían caso omiso a la Procuraduría del Consumidor, pero en general y en su mayoría, las gasolineras son empresas privadas nacionales concesionadas. Ahora las internacionales si dan buen servicios y litros de a litro. Cuando subió la gasolina vimos hordas de izquierdistas cerrando las gasolineras nuevas en queja al gasolinazo, pero estos grupos jamás hicieron nada por las raterías de los empresarios que le robaban a la ciudadanía y que vía corrupción seguían operando. Hoy hay precios diferenciados y operamos bajo la ley de la oferta y la demanda. ¿Somos o no somos? ¿La reforma es buena o mala? De qué sirve si de todos modos nos quejamos.

Tercer acto. En un tour hace algunos días, el guía que daba las explicaciones frente a turistas nacionales e internacionales, además de dar su versión muy privada de la historia en dónde equivocaba nombres y lugares, la cual fue corregida por algunos mexicanos presentes, concluyó echándole la culpa de todo al presidente Peña Nieto, destacó que aumentaba los impuestos a los guías turísticos y expresó que el país estaba como estaba por culpa del presidente. Todos los extranjeros se quedaron con cara de ¿what? porque no venían al caso los comentarios en un día feriado de Semana Santa y en plena vacación. Si fuera en los 60 diría lo mismo del presidente en turno, la misma historia, la misma queja de antaño.

  • La contraparte. Si seguimos con la mentalidad de culpar o agradecer de todo lo bueno o malo que pasa en este país al gran Tlatoani de Los Pinos, sea quien sea, nunca vamos ni a reconocer que hemos crecido como sociedad o que podemos generar cambios desde la ciudadanía, como los que ya se han hecho en muchas ocasiones.

Y tan tan, se acabó otra tragicomedia de la Semana Santa en México, no cambiamos, repetimos y repetimos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Hijos de Salinas Pliego, nuevos vicepresidentes de Grupo Salinas
Por

El comité ejecutivo del consejo de Grupo Salinas tiene nuevos vicepresidentes: Ninfa, Benjamín y Hugo Salinas Sada.