El establecimiento de sistemas de alerta temprana ha resultado muy efectivo en el corto plazo para abatir los efectos adversos de los desastres naturales.

 

Efectivamente, tal y como lo confirman las estadísticas del Center for Research on the Epidemiology of Disasters – CRED, la frecuencia de ocurrencia de todos los tipos de desastres naturales ha aumentado a nivel mundial. Sin embargo, lo han hecho en mayor medida aquellos particularmente causados por fenómenos hidrometeorológicos.

Anteriormente fue comentado en este foro el 16 de diciembre de este año que cuando está presente una amenaza natural, como las lluvias torrenciales ocurridas recientemente en Tabasco, el  riesgo o probabilidad de que un sector de la población sufra daños catastróficos depende esencialmente de dos factores: a) su grado de vulnerabilidad, dado por sus condiciones socio – económicas y su entorno físico – ambiental particular, y b) su nivel de exposición, esto es, que tan posible es que la población esté localizada exactamente donde ocurre regularmente el fenómeno.

PUBLICIDAD

Así puede inferirse que la población que ahora habita en las zonas donde antes se ubicaban las selvas tropicales es el que enfrenta un gran riesgo de sufrir las consecuencias adversas del aumento en la frecuencia de la ocurrencia de catástrofes naturales. Es una población muy vulnerable debido a que sus ingresos están muy ligados actividades la agricultura y la ganadería, muy sensibles a cambios en las condiciones del medio ambiente y por otra parte, es un segmento de la población muy expuesto ya que sus centros habitacionales y productivos se han desarrollado justo donde naturalmente ocurren lluvias torrenciales.

 

¿Qué se debe hacer para ser menos vulnerables?

Para lograr tener menor vulnerabilidad se pueden tomar medidas no financieras y financieras. En ese sentido se ha observado internacionalmente que el establecimiento de medidas preventivas no financieras como el establecimiento de sistemas de alerta temprana ha resultado muy efectivo en el corto plazo para abatir los efectos adversos de los desastres naturales. Sin embargo, para que esto funcione adecuadamente es necesario realizar un trabajo técnico previo muy intenso como: a) definir claramente los eventos naturales extremos de interés así como las variables y los parámetros que describan fielmente su comportamiento actual y tendencias de largo plazo,

b) identificar áreas geográficas, comunidades y actividades productivas susceptibles a sufrir daños severos al ocurrir estos eventos generar sistemas de información geográfica para determinar, por región, los niveles de exposición a catástrofes naturales tanto de las personas como de las actividades productivas, c) establecer con bases científicas un sistema de pronósticos que avise oportunamente de la posible ocurrencia una amenaza y d) establecer un sistema de comunicación efectivo el cual asegure que, en caso de posible amenaza, la población no sólo sea alertada oportunamente sino que sepa claramente cómo debe proceder.

También, otra medida preventiva no financiera y con resultados en el corto plazo consiste en fomentar el conocimiento sobre desastres naturales y la forma de reducir sus efectos adversos. Por ejemplo, inducir el tema de administración de riesgos naturales en los programas de estudio de diversas escuelas a nivel profesional, desarrollar programas de capacitación sobre manejo de desastres a profesionales que trabajen en sectores clave y crear mecanismos para la recopilación y diseminación de bibliografía sobre reducción de daños por catástrofes naturales.

Asimismo, una vez identificados las amenazas que inciden a nivel local, (lluvias torrenciales en Tabasco, por ejemplo) también es posible, a través del intercambio de información, detectar prácticas realizadas en algunos otros países en disminuir la vulnerabilidad de la población a la amenaza. Por ejemplo, realizar nuevas obras de infraestructura, valuar la resistencia de las ya existentes o bien realizar trabajos de reforestación para prevenir deslaves o avenidas.

Las medidas financieras incluyen, desde luego, la contratación de un seguro catastrófico o creación de un fondo cuyo objetivo principal es ayudar a los gobiernos a recuperar, a la brevedad posible, los diferentes sectores económicos de  las pérdidas sufridas por la ocurrencia de catástrofes naturales. Esto considerando que los recursos deben estar disponibles justo cuando los daños económicos ocasionados por el desastre rebasen la capacidad financiera de los propios gobiernos. Así, cuando ocurre un desastre, los gobiernos tienen que hacer frente a diversos gastos: emergencia, reconstrucción, ayuda a la población para que recupere sus fuentes de ingreso y pérdida de su propio gasto programado.

Un hecho significativo es que los países en desarrollo que han optado por crear un fondo o adquirir una cobertura contra catástrofes,  como México, lo han hecho para resarcir los gastos de emergencia inmediatos. Esto puede deberse al hecho de que para estos países tan sólo los gastos inmediatos de emergencia ya resultan ser muy grandes en relación al tamaño de su economía.

La población en general pudiera adquirir coberturas para transferir los riesgos de sufrir una catástrofe natural. Sin embargo, se ha observado que este tipo de contrataciones es baja debido, por una parte,  a que las personas perciben que el riesgo de que algo así les ocurra, es muy bajo y por otra resulta muy caro ofrecer este tipo de coberturas para los estratos más vulnerables por los altos costos de transacción asociados.

Así, tanto para tener financiamiento de forma expedita para los gobiernos después de una catástrofe como para ofrecer coberturas a los sectores más vulnerables se han desarrollado los llamados mecanismos alternativos de transferencia de riesgos conocidos mundialmente por su nombre en inglés Alternative Risk Transfer Mechanisms con los cuales es posible bursatilizar los riesgos. Los ejemplos más representativos de estos instrumentos son los bonos catastróficos y los derivados climáticos de los cuales hablaré próximamente.

 

Contacto:
e-mail: [email protected] y [email protected]
Facebook: Manuel Salceda

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

ABC para la búsqueda de financiamiento en el mercado
Por

El Mercado de Capitales Mexicano es una alternativa para que las compañías obtengan el capital necesario para desarrolla...