Existen muchas razones para rechazar una solicitud de crédito, ya sea uno bancario e incluso una tarjeta de crédito. Las entidades financieras buscan a los candidatos ideales para cada producto financiero, esto incluye que cumplan una serie de requisitos, sean confiables y estén en condiciones de mantenerse al corriente en sus pagos.

Cuando un banco declina una solicitud, no solo niega el acceso ha determinado producto, sino que reduce tus posibilidades de obtener otra oportunidad en un intento posterior. Antes de pedir un crédito o una tarjeta, lo mejor es reunir condiciones para demostrar que somos candidatos adecuados; pero si ya lo intentaste sin éxito, considera las razones del rechazo.

Descartemos el ingreso, que es un primer filtro general para todos los bancos. Si no demuestras solvencia económica, muy difícilmente entablarás una relación sólida con alguna entidad formal.

Otra clave del éxito o no con los bancos es el historial crediticio, y allí es donde existen muchas fallas por parte del solicitante. El historial crediticio en México se administra a partir de Buró de crédito, que es una institución privada dedicada a recopilar la información de los usuarios de créditos en el país.

PUBLICIDAD

El historial es tan importante, que de él llega a depender si se otorga, amplía o niega una línea de crédito. Muchas veces las personas van confiadas por la vida, sabiendo que en ese momento no tienen deudas o ya las pagaron, que ganan un sueldo y que por lógica, pueden tener el crédito que pidan. Cuando llega el rechazo, no entienden que la explicación puede estar implícita en el historial de crédito.

En México, los principales problemas que las personas han tenido con el Buró de Crédito son: falta de actualización en el historial de las deudas pagadas (22.5%), errores en el momento de compartir la información crediticia de las tiendas a la Institución (16.5%), errores en los registros del historial crediticio (10.5%) y homónimos (7.5%). Mientras que el 21% de las personas asegura que ha tenido otro tipo de problemas y 22% asegura no tener problemas con la Institución, de acuerdo con datos de un sondeo realizado por ComparaGuru.com y Brad.Feebbo en 2017.

¿Qué significa no autenticar en el Buró de Crédito?

Todas las entidades financieras o bancos de México que reciben las solicitudes para tramitar un producto (tarjeta de crédito o préstamo), por lo general solicitan la autorización del cliente para consultar su historial de créditos anteriores.

Este proceso es muy común y resulta benéfico hasta para el solicitante, ya que el banco no otorgará crédito (o será menor) si detecta que se trata de un posible sobreendeudamiento que podría causarle más daño que beneficio a la persona.

No obstante, hay casos en que los datos del solicitante ni siquiera aparecen en los registros del Buró de Crédito, a esto se conoce como no autenticado. No es “malo” no aparecer en el Buró de Crédito, pero en términos prácticos tampoco te ayuda, pues esto significa que eres un desconocido para los bancos y entidades financieras; es decir, no saben si eres confiable, y tampoco eres sujeto de crédito.

¿Por qué podrías ser no autenticado en el Buró?

Hay casos, más numerosos de lo que imaginas, en los que el usuario no existe para el Buró de Crédito, y no porque no cuente con un historial crediticio sino que para la institución el registro de esa persona tiene algún dato o letra incorrecta.

En nuestra experiencia, los casos más frecuentes para no autenticar ante el Buró son que el cliente escribe los datos incorrectos en sus solicitudes; o, cuando se le pregunta por otros créditos o tarjetas que haya tenido antes, pone los datos de una tarjeta de crédito de reposición, no recuerda tarjetas antiguas que tuvo, no cuenta las tarjetas departamentales como tarjetas de crédito (y en algunos casos sí lo son), y no captura los últimos 4 dígitos de su tarjeta en la aplicación.

Con los datos erróneos, cualquier consulta al Buró será no autenticada, y en consecuencia el banco o financiera tiene un argumento para rechazar la solicitud. ¿La solución? Mantén tu historial crediticio en orden, si lo tienes, o comiénzalo si nunca has tenido uno.

Es tu derecho y tu deber consultarlo gratis una vez al año en la página web de Buró, revisar que los datos estén correctos y notificar los errores que encuentres. Como estrategia adicional, nunca llenes una solicitud crediticia con prisa, con letra ilegible y con los datos que tengas más frescos: haz memoria de las tarjetas de crédito que tienes o has tenido con más antigüedad, pues estos plásticos son los primeros registros en tu Buró de crédito y los que suelen ser la llave de tu autenticación.

Tener un historial crediticio es indispensable a la hora de solicitar algún préstamo, crédito o tarjeta, pues con ello las instituciones bancarias o financieras deciden si aprobar o declinar la solicitud del usuario. Como dicen: estar en Buró de Crédito no es malo, siempre y cuando tengas al corriente todas tus deudas.

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Podría no haber Brexit, dice primera ministra británica
Por

"Mi mensaje al país este fin de semana es simple: tenemos que mantener nuestros ojos en la meta. Si no lo hacemos, nos a...