A casi un año de que se celebren las elecciones presidenciales; casi una treintena de personajes de diversas corrientes y perfiles han anunciado sus aspiraciones, aunque todos tienen el derecho democrático de hacerlo, habría que preguntarse si realmente existe el soporte, la calidad moral, las calificaciones y los argumentos para merecerlo. Nuestro país atraviesa una coyuntura problemática, se anticipa una agenda compleja y si se quiere un cambio con estabilidad. Le toca a la ciudadanía evaluar a profundidad a todos los candidatos. ¿Qué deberían estar haciendo los aspirantes y que deberían exigir los electores.

No Mientas. los electores ya están hartos de la falsedad, la doble moral y la falta de integridad, las exageraciones, ficciones e incongruencias; la confianza ciudadana se fue al caño; casi nadie cree en los partidos ni en los políticos. Cualquier mentira sobre tu educación, desempeño profesional, relaciones personales, patrimonio y/o preferencias sexuales -por ejemplo- será fiscalizada, tomada como un fraude y un insulto a la inteligencia, además te expones a que los analistas, los medios de comunicación y -sobre todo- tus adversarios la usen en tu contra. ¿Realmente eres quien lo que dice tu propaganda de ti? ¿tu séquito de lambiscones y arrastrados te ha llenado el ego tanto que ya te la creíste? Si tú mismo no te conoces, si no sabes lidiar con tus malos hábitos, si sientes miedo y vergüenza ante el espejo, ¿habrá por ahí algún chisme, intriga, confidencia, documento, romance o vínculo que te ponga nervioso? mejor pon en orden la casa antes de salir a la escena electoral o de plano haz un paso al costado.

Revisa tus mérito. La agenda de trabajo es enorme, compleja y muy delicada. Debes estar a la altura de un verdadero estadista. Haz una evaluación honesta, ¿te alcanza tu patrimonio político? ¿conoces realmente al país?¿sabes cómo vive su gente? ¿que les interesa? ¿qué has hecho en tu vida que les sea significativo? ¿eres un motivador, un líder de proyección nacional, alguien que realmente representa un proyecto, valores, ideales? ¿cómo anda tu red de contactos internacionales? ¿eres capaz de salir a la calle con la frente en alto, sin guaruras ni paleros? Más aún, ¿te crees realmente digno de poder decirle al mundo represento a México con orgullo, dignidad e integridad? ¿tu estabilidad mental y moral soportan un ataque coordinado? ¿cómo reaccionas ante la presión? ¿tus cuentas personales, de negocios, familiares y de servicio aguantan una auditoría? ¿cuáles son tus habilidades, capacidades, cualidades, logros, prioridades, resultados que te ponen en la lucha? ¿de quién estas rodeado? ¿a quién representas? ¿qué te mueve? ¿crees que puedas manejar la presión? ¿de dónde sacas para andarte promoviendo?

Diseña una estrategia de comunicación. Se acabó la demagogia, las frases huecas y sobre todo no vivas de los errores de tus contrarios, no te la pases quejándote de lo que otros no hicieron. Para variar dinos que y cómo vas a atender la inseguridad, la corrupción, el deterioro ambiental, el libre comercio, las relaciones internacionales, la economía y salud familiar; claro, directo, con sustento, ¿entiendes tus funciones? ¿sabes de políticas públicas?¿conoces las estructuras de gobierno?, ya déjate de jaladas, alucines, conferencias a modo, presentaciones de revistas y libritos que a nadie le importan y que ni se venden, no se gobierna con fotitos o mensajitos y la retórica no resuelve nada. Llena tus discursos de claridades, escucha lo que la sociedad reclama, la chamba que buscas no admite mediocres, pusilánimes, demagogos, franeleros, alternantes ni espontáneos. Ya sabemos que este país es grandioso y que tiene todo para triunfar, solo le hacen falta quitar a la clase política parasitaria, corrompida e inútil que no lo deja, ¿de que tamaño eres y de que estas hecho para lograrlo?

PUBLICIDAD

Comunicación no verbal. En política todo te delata, los electores interpretan, califican, evalúan, indagan, revisan tus gestos, tu postura, higiene, imágenes, textos, movimientos, miradas, palabras, fortaleza, voz. ¿Eres un agente activo de comunicación entrenado, definido y eficiente como para enfrentar todos los escenarios? ¿puedes transmitir y generar la percepción de inteligencia, confianza, fortaleza, temple, madurez, tolerancia, seguridad, coraje e integridad hacia los ciudadanos? ¿puedes sostener conversaciones articuladas, elocuentes, profundas, significativas y relevantes pero accesibles para todos? Un presidente debe arrastrar con su carisma, su sola presencia debe ser motivadora de respeto, certeza, empuje, emoción, orgullo: pero bueno dado el bajo nivel pidamos por lo menos que no nos llene de pena ajena, así que aprende a manejar objeciones, salir adelante de los tropiezos y conocer un mínimo de protocolo, ceremonial, orden y comportamientos acordes a la investidura.

Administra tu plataforma de exposición. ¿Sabes de verdad como eres percibido? ¿te conocen a nivel nacional? ¿te han visto, sentido, explorado y medido como actor político? ¿cuentas con una red de comunicación en medios profesional de alcance regional e internacional? ¿supiste abrir puertas, nexos y contactos valiosos en todos y cada uno de los lugares donde has estado? ¿qué huella dejaste en tu paso por la escuela, el trabajo o tu vida personal? ¿qué tipo de calificativos usa la gente cuando te mencionan? ¿tu reputación está blindada? ¿los medios de comunicación te consideran una influencia positiva, un referente, una figura protagonista? ¿No sabes cómo usar las redes sociales? ¿No tienes seguidores? Si eres de los que se inventa eventos, pagas por trolear a tus contrincantes, tienes tus seguidores fantasmas, el cariño mercenario no perdura y tus paginas están llenas de fans y comentarios falsos y en nómina, nadie te la va a creer. Aunque este es el cuestionario mínimo para los suspirantes no sería nada malo que sean los ciudadanos los que hagan esas preguntas, las vayan checando y razonen, evalúen y ponderen su voto en el 2018.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CapitolCComm

Facebook: Capitol Consulting & Communication S.C.

Página web: Capitol Consulting & Communication

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Coparmex lamenta incapacidad del Congreso sobre Sistema Anticorrupción
Por

La entidad que dirige Gustavo de Hoyos calificó este estancamiento en el Congreso como una mala señal para el combate fr...