Lograr una sucesión familiar exitosa es un proceso que debe comenzar desde que tus hijos son pequeños o inclusive no han nacido.

Todo empresario sabe que, tarde o temprano, deberá ceder el control a la siguiente generación. Es un tema difícil de abordar para cualquiera, pero más aún en las empresas familiares, donde al miedo de cerrar este capítulo de nuestra vida se suman las susceptibilidades, sentimientos e intereses de nuestros seres queridos.

Si tu empresa pasa por un periodo de transición, ante todo quiero felicitarte por este importante paso, es la mejor forma de honrar tu trabajo de años y salvaguardar el patrimonio de tu familia. Y segundo, quiero abordar las relaciones que a veces pasamos por alto, pero son tanto o más importantes que la dinámica fundador/sucesor o heredero. Hoy hablaremos de la madre y los hermanos del sucesor.

Para que todo encaje bien

En la sucesión familiar, la madre y los hermanos del sucesor son como las orillas de un rompecabezas: sin este marco, la pieza no estaría completa; generalmente son accionistas u ostentan puestos importantes en la empresa, y pueden ser los mejores aliados o los peores detractores del sucesor heredero de la gestión es decir del nuevo director.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Toda sucesión representa una época de ajuste. Como la economía de la familia depende del éxito del negocio, el miedo a lo desconocido suele hacerse presente; para mitigar esa sensación, el sucesor debe garantizar una buena gestión de la compañía y hacer valer su liderazgo. En ese sentido, el apoyo de su madre y hermanos serán determinantes, y el sucesor deberá demostrarles con su capacidad, acciones y resultados que puede aportar continuidad y crecimiento al patrimonio familiar.

La pieza maternal

Sé muy bien que muchas empresas familiares son dirigidas exitosamente por mujeres, pero hoy nos enfocaremos en los negocios donde el fundador es un hombre. Las mujeres desempeñan un papel fundamental en la dinámica de estas compañías, ya sea como la “guía espiritual” de la empresa o como el “poder detrás del poder”.

En las empresas de primera generación, la esposa del fundador generalmente sacrifica cantidad y calidad de tiempo para que este pueda centrarse en fortalecer el negocio; se mantiene al pie del cañón en las buenas y en las malas… incluso cuando las malas le generen cierto resentimiento contra la empresa.

Ahora, cuando hay hijos de por medio, la madre es, en gran medida, quien fomenta los valores y amor hacia la empresa. Estos sentimientos pueden ayudar a los hermanos a resolver los conflictos que puedan presentarse en el futuro. Además, la mujer adopta el papel de mediadora intergeneracional, pues tiene palancas tanto con el fundador como con sus sucesores o herederos. Por eso, contar con el apoyo de la matriarca siempre será la mejor carta que el sucesor puede jugar, ya que inclusive en ocasiones esta también tiene el 50% de la propiedad de la empresa en virtud de su régimen conyugal.

Sigue la información de economía y negocios en Forbes Centroamérica

Complementando el cuadro

Si tienes suerte, tus hijos entenderán que la sucesión en tu empresa es lo más importante, independientemente de quién se quede en el puesto de director, y tomarán un papel conciliador cuando llegue el momento.

Sin embargo, tú puedes jugar un papel activo en la prevención de las rencillas o conflictos entre hermanos. El primer paso es, quizá, el más difícil de dar: estipular por escrito desde el principio el camino de la compañía, sin esperar a que tu ausencia sea la que decida quién se quedará al mando. Algunos consejos que te pueden ayudar a fortalecer la relación entre tus hijos son:

Dejarlos elegir. Es importante que los hijos permanezcan en la empresa familiar, pero esa es decisión de ellos, no tuya. No puedes obligarlos a quedarse solo por seguir la tradición o cultura familiar, y forzar a alguien a tomar un puesto que no quiere solo generará conflictos con los demás y lo más importante con el mismo ya que no es su proyecto de vida.

Que trabajen juntos. Incluso si tus hijos laboran en diferentes departamentos, fomenta que tomen ciertas decisiones conjuntas; hacer frente común los ayudará durante la sucesión, por ejemplo: pueden formar parte del Consejo de Administración o del algún comité de apoyo.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Todos son importantes. Procura no jugar a los favoritos con tus hijos; si los contrapones desde el inicio estarás promoviendo rencillas o resentimientos difíciles de resolver en el largo plazo. También es importante no discriminar solo por ser mujeres, ya que tienen las mismas capacidades, cualidades y habilidades o inclusive mejores que los hombres, esto no es cuestión de género o tradición.

Buena comunicación. No puedes prevenir la competencia entre hermanos, pero sí es posible fomentar un ambiente donde prevalezca la comunicación asertiva, que les ayudará a resolver sus conflictos de manera sana y eficaz. De hechos es conveniente y necesario tener los medios formales para mantenerlos informados y que todos según su rol en la empresa y familia tengan acceso a la información.

Al final, la búsqueda del bien colectivo ayudará a que tus familiares forjen relaciones estrechas y duraderas; sin protagonismos ni conflictos de interés, todas las piezas del rompecabezas encajarán en su justo lugar.

Te recomiendo hacerte de los servicios de un experto en sucesión familiar, quien podrá ayudarte a sumar a todos a esta causa o visión común, el arma más poderosa con la que tu negocio podría contar.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Twitter: @mariorizofiscal

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Space AI y su primer satélite en misión
Por

El satélite fue enviado al espacio la madrugada del domingo 28 de febrero desde India.