¿Cómo usas tu tiempo libre en Internet? ¿Qué haces, además de chatear? ¿Qué tipo de contenido consumes? Aquí te damos 4 opciones para poner tu separador de lectura 2.0.

 

 

 

PUBLICIDAD

Todos los que le dedicamos algo de nuestro tiempo libre a Internet, y no del tan libre, por supuesto, hemos sido cuestionados, confinados, desterrados. Bueno, eso último no, pero casi y por voluntad propia. Que si estamos “conectados a una máquina, pero desconectados  de todo lo que pasa a nuestro alrededor”, que si “ese medio es para gente rara que no puede socializar en el mundo real”, que si “nos puede crear un trastorno mental/adicción”, que si “pasar tanto tiempo ahí nos va a dejar tarados”; etcétera, etcétera, etcétera o inserte aquí el comentario satanizador del que ha sido objeto.

Nosotros sabemos que en la red no sólo nos la pasamos chateando (o sí), ya que nuestras posibilidades de consulta y entretenimiento se han vuelto inmensas. Con excepción de otros medios, aquí interactuamos con los emisores de la información que nos interesa prácticamente en tiempo real y corroboramos los datos que acabamos de ingerir con otras fuentes. Tampoco pretendo decir que aquí todo es luz y felicidad eterna por los siglos de los siglos, que quede claro, pero ésa es otra historia. También tengo que mencionar que en este basto océano de información es fácil perderse y mucho más desde el surgimiento de una ola de creadores independientes que siempre, siempre, siempre está a la alza.

Bajo la premisa de “todos pueden ser famosos, hasta tú”, Internet ha brindado una plataforma para aquellos que quieren mostrar que saben hacer algo y que lo hacen bien, desde cómo hidratarse el cabello en verano (claro que yo también he ido a esos videos, no me juzguen) hasta cómo instalar ciertos programas informáticos para mejorar el rendimiento de los dispositivos con los cuales accedemos a esta red, y mucho, mucho más. Pero pocos de estos exponentes, por más talentosos que sean, brindan la calidad,  compromiso y profesionalismo con el contenido que producen.

Hoy les presento cuatro proyectos creados por mexicanos, cada uno de ellos con un formato diferente pero con un punto en común: su obra es concebida principalmente para Internet. Y aunque algunos de ellos ya han llevado a cabo actividades fuera de este medio, hay que destacar que sin esta red no habrían logrado la distribución ni el alcance que tienen, o bien, les sería mucho más difícil hacerlo. Atentos que es aquí cuando tienen que estar listos para darle clic a los siguientes enlaces y después añadirlos a su barra de favoritos.

 

Mutante (Revista virtual)

Con aproximadamente tres años de vida y a cargo de Eileen Morán,  Directora creativa y editora; Fernando Victoria, Webmaster, y Christian Tapia, Coordinador editorial, Mutante nos ofrece por medio de oscuros, nebulosos y cósmicos textos una visión comprometida con el arte de la escritura, pero no se limita a eso. Bajo la consigna de ser “una red de promoción y difusión que busca visibilizar proyectos artísticos, culturales y sociales que aporten al desarrollo de conciencia colectiva para un mundo mejor”, estas mentes alteradas también han llevado su propuesta fuera de la red.

Con el principal objetivo de promover el consumo responsable, organizaron junto con otros colaboradores un mercado de segunda mano y trueque, en el que además hubo conciertos, espectáculos de circo, poesía, comida y más actividades.

Mutante es un espacio de creación alternativa para todos los que “han decidido tomar parte activa en su desarrollo personal y en el desarrollo de su colectividad”, y les ofrece un lugar para que “cuenten cómo cambian ellos y de qué modo esos cambios afectan a la colectividad”. Si te interesa participar con ellos o simplemente vagar por su exuberante sitio, da clic aquí.

 

Ramón (Historieta)

El más pequeño de mis enlistados es creación del artista gráfico Jorge Penné, quien, primero por cuenta propia y después en su espacio en el portal informativo Animal Político, nos presenta al prototipo de la niñez actual: el nativo digital. O sea, esos niños que nacieron con la tecnología a su alcance y ni siquiera podrían imaginarse la cotidianidad sin la interacción con ciertos dispositivos electrónicos e Internet. O lo que es lo mismo, los sobrinos que nos enseñan cómo usar el smartphone que nos acabamos de comprar.

Pero Penné no sólo nos ofrece una perspectiva superficial de este tema en su tira cómica, ya que Ramón es un personaje mucho más profundo, uno que vive en una familia monoparental después del divorcio de sus papás y que ha sufrido de acoso escolar, sin que esto lo convierta en un pequeño adulto que haga reflexiones agudas no correspondientes a su edad.

Ramón es publicado cada lunes.

 

Breviarios, advertencias del buen gusto  (Podcast)

A todos aquellos que pensaban que en Internet no había lugar para la literatura o, peor aún, a los que le vaticinaban a esta actividad la extinción a causa de los nuevos medios, les tengo la dirección de la guarida literaria en esta red: Breviarios, advertencias del buen gusto.

A lo largo de sesenta minutos y con las recomendaciones de Gustavo Macedo, Kathy Barragán Peña, Jesús Hernández Olivas y José Guadalupe Torres Banda, podrían quedar despejadas dudas como qué libro leer, cómo usar correctamente una palabra, qué película basada en un libro ver, qué nuevo disco escuchar o qué otros sitios de interés literario visitar.

Por medio de emisiones sabatinas en Radio Universidad de Chihuahua y, por supuesto, de un podcast que deja disponible y sin restricciones de horario su contenido publicado para todo el mundo, este audioblog es esa opción para el público que busca material literario, artístico e intelectual y, claro, pasar un buen rato.

Puedes descargar los diferentes podcasts de Breviarios de manera gratuita dando clic aquí.

 

El Pulso de la República (Videoblog)

Fue en diciembre de 2012 que por primera vez me sorprendí por lo que un genuino e informado dúo creativo podía lograr, y es que fue en ese entonces que empezó la publicación en YouTube de El Pulso de la República, un videoblog a modo de noticiero satírico que aborda diferentes aspectos de la realidad nacional semanalmente. Según Durden y Chumel Torres, sus creadores, este proyecto “está inspirado en la premisa de que a falta de un medio de concientización de la realidad política a una sociedad tan apática como la mexicana, la risa era la mejor catarsis”. También destacan que es importante “reírse cada semana pero a la vez indignarse con escándalos de corrupción o ineptitud. Que la gente que lo ve recuerde el chiste, pero también acerca de qué era el chiste”. Y parece que esto ha funcionado ya que a la fecha tienen más de un millón de suscriptores y un promedio de 700,000 vistas diarias a su canal.

El Pulso ha pasado por varios cambios, pero sigue conservando la frescura y el ingenio que lo caracterizaron desde el principio. Su guión corre a cargo de Durden y Chumel Torres, y aunque el anfitrión es éste último, a veces también comparte cuadro con su compañero. Tú puedes encontrar lo más nuevo de este videoblog cada lunes dando clic aquí.

 

No podemos negar que Internet ha cambiado gran parte de nuestra vida y de la interacción que tenemos con otros y que no, no siempre lo ha hecho para bien. Pero también tenemos que celebrar que los medios tradicionales ya no tienen el monopolio de la creatividad y mucho menos del espacio en el que podemos deleitarnos con ella.

¿Y tú en dónde pones tu separador de páginas 2.0?

 

 

Contacto:

e-mail: [email protected]

Twitter: @Recienmentero

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Grupo Salinas apostará en nuevos proyectos de energía
Por

Luis Niño de Rivera asegura a Forbes México que el país vive un momento importante en el panorama de aprobación de refor...