Por Alberto Mondelli*

Cinco estrategias para construir un mercado de trabajo que dé prioridad a las habilidades y utilice de manera eficiente la tecnología y los procesos de gestión de talento para promover una cultura de aprendizaje permanente

En mi artículo anterior “Tus habilidades valdrán más que tus estudios”, comenté algunas ideas presentadas en el reporte “Estrategias para la Nueva Economía, Habilidades como la Moneda del Mercado Laboral”, producido por el World Economic Forum, el cual presenta una visión sobre las ineficiencias del mercado de trabajo actual y la necesidad de cambiar hacia un sistema basado en habilidades.

A continuación, presento cinco estrategias sugeridas para alcanzar este objetivo, que involucran intervenciones en el ecosistema de aprendizaje, en el mercado laboral y en el ambiente corporativo y gubernamental.

  1. Construir, adaptar y certificar habilidades fundamentales. Las habilidades clave requeridas en el mundo de hoy y del futuro están cambiando, y aquellas relacionadas con la tecnología y las consideradas “blandas” están ganando importancia. Crece la necesidad de complementar las habilidades tradicionales desarrollando la inteligencia emocional, el aprendizaje activo y la fluidez digital, entre otras.
  2. Construir, adaptar y certificar habilidades avanzadas. Las habilidades avanzadas pueden construirse a través de cursos vocacionales, educación terciaria o entrenamiento en el trabajo. Sin embargo, la medición y certificación cambiaría de una evaluación basada en completar programas y cursos, a la demostración de competencia en el uso de la habilidad.
  3. Aprovechar el potencial de la tecnología educativa y el aprendizaje personalizado. La web, la realidad virtual y los sistemas basados en Inteligencia Artificial tienen el potencial de proveer oportunidades de aprendizaje requiriendo menores recursos, a mayor velocidad y de duración adaptable y personalizable, a la vez que amplían el acceso a los recursos de aprendizaje.
  4. Repensar los procesos de gestión de talento. En un mundo que requiere un liderazgo ágil, aumenta la necesidad de mover la estructura organizacional de una jerarquía donde el progreso a un nivel superior se define por un mayor alcance, impacto y responsabilidad, a una red de roles basadas en habilidades que se adaptan a las necesidades cambiantes del trabajo de manera continua.
  5. Promover una cultura y proveer mecanismos para el aprendizaje durante toda la vida. En un mercado de trabajo basado en habilidades, los individuos deberán adoptar una mentalidad de desarrollo a lo largo de todas las etapas de su vida. Promover esta cultura es esencial para la evolución de los sistemas de educación y entrenamiento, para los negocios, y de una manera más amplia para la sociedad.

Los sistemas de educación y aprendizaje en la actualidad carecen de las características que les permitirían alcanzar la escala y velocidad requerida en la cuarta revolución industrial, caracterizada por cambios rápidos, y algunas veces inesperados, en el mercado laboral. En este entorno, es necesaria una nueva visión compartida, ágil y flexible del talento que permita que los individuos aprendan, desaprendan y reaprendan a mayor velocidad.

Es necesaria una mayor colaboración entre individuos, especialistas de aprendizaje, tecnólogos, gobiernos y empresas, para generar una mayor eficiencia en el aprendizaje y desarrollo de nuevas habilidades a gran escala. Un programa de actualización del trabajo, la gestión del talento y los procesos de certificación, con foco en las habilidades como moneda común del mercado laboral, tienen el potencial de generar un impacto positivo en las empresas, individuos, economía y sociedad.

 

Contacto:

Correo:  [email protected]

Twitter: @amondelli

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Educación digital para el futuro del aprendizaje
Por

Intentos pasados para integrar la tecnología en los sistemas educativos han fracasado porque las intervenciones se han c...