El estilo de vida #YOLO se caracteriza por la evasión del futuro y un comportamiento hedonista, pero ser financieramente estable es necesario mientras se viva, sin importar si sólo se vive una vez, ¿o no?

 

Piensa en tu última compra: ¿cuánto tardaste en pasar la tarjeta o soltar el efectivo?, ¿reflexionaste antes para diferenciar entre necesidad y capricho?, ¿comparaste o te fuiste directamente por la primera opción? Si tardaste menos de 5 minutos en pagar, ni la pensaste, y fue el único artículo que viste, entonces se trató de una compra por impulso, síntoma clásico del #YOLO financiero.

El estilo de vida YOLO (you only live once o sólo se vive una vez) es el preferido de los millennials, y se caracteriza por la evasión del futuro y un comportamiento hedonista. Muchas de sus peores decisiones (financieras y no) son justificadas, entre broma y broma, con un “Pues equis, #YOLO”.

PUBLICIDAD

Por supuesto, esta mentalidad no surgió de la noche a la mañana. Los millennials crecieron con padres a quienes les inculcaron el “compre ahora, pague después, ahorre si puede”. Si a esto le añadimos los más y mejores gadgets que salen al mercado cada año y el sinsentido de generar devoción a la marca más que al producto en sí, obtenemos una generación que se endeuda por cosas que no necesita persiguiendo una idea que cambia constantemente y que, entonces, jamás logrará alcanzar.

Las víctimas del #YOLO financiero son los preferidos de los bancos. Éstos saben que cederán ante cualquier capricho sin importarles cuánto pagarán ni al momento ni después. Las tarjetas de crédito son peligrosas para este perfil de comprador, porque les dan la posibilidad de adquirir productos que no pueden pagar con dinero que no tienen; de esta manera, están “viviendo al máximo”, sin tomar en cuenta las consecuencias financieras que sus acciones tendrán en el futuro.

Los millennials que tienen esta ideología, pero no se endeudan, podrán decir: “Puedo pagar perfectamente la cuenta de este restaurante con lo que gano al mes, sin necesidad de pasar la tarjeta de crédito”, pero si no están destinando un porcentaje de su sueldo a un fondo de emergencia, a su fondo para el retiro, o simplemente aún cuentan con alguna deuda, no deben pagar 500 pesos por una cena tres veces a la semana.

¿Ahorro para el retiro? Para los que aplican el #YOLO financiero, eso no existe. Dado a que la mayoría se encuentra en sus veinte, lo último que les cruza por la mente es el punto de su vida en el que querrán dejar de trabajar (al alcanzar los 50 o 60 años), y no podrán. ¿Por qué? Por las deudas por pagar y los gastos del día a día.

Si te identificas con uno o más de los comportamientos previos, siento decirte que eres víctima del #YOLO financiero. Tenemos que darnos cuenta de que no podemos tenerlo todo cuándo y cómo lo queremos, aun si, efectivamente, sólo se vive una vez. La perspectiva correcta, más allá de contemplar al ahorro como un sacrificio, es verlo como lo que es: una inversión. Toda persona, independientemente de la generación a la que pertenezca, tiene que saber que para ser de verdad financieramente estable se necesitan tres cosas: un fondo para el retiro, un fondo de emergencias y saber solventar tus gastos con menos de lo que ganas. Hay que estar conscientes de que ser financieramente estable es necesario mientras se viva, sin importar si sólo se vive una vez, ¿o no?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Fed
Fed apunta a posible alza de tasas en septiembre
Por

En su reunión de julio, los integrantes de la Reserva Federal decidieron mantener las tasas de interés sin ningún cambio...