Motivada por el sueño de tener un auto usado al cumplir 16, Isabella Weems comenzó a los 14 un negocio de venta de joyería de fantasía, el cual espera facturar este año 250 millones de dólares.

 

 

Karsten Strauss

PUBLICIDAD

 

Todos lo que Isabella ‘Bella’ Weems quería en realidad era un auto usado. Ese deseo puso en marcha una cadena de acontecimientos que llevaron a la adolescente residente de Arizona a comenzar lo que hoy es una empresa multimillonaria que ella podría controlar algún día. Cuando termine la escuela.

Weems, quien ahora tiene 17 años, es la fundadora de Origami Owl, una empresa de joyería personalizada cuyo negocio de venta directa convierte a futuros emprendedores en potencia en vendedores y evangelistas. La empresa, fundada en 2010, generó 24 millones de dólares (mdd) en ingresos en 2012 y este año espera llegar a 250 millones, según la compañía.

Origami Owl reclita a asociados independientes —conocido como ‘diseñadores’— quienes compran productos con descuento y luego los venden a otros a un precio mayor. Uno de los puntos favoritos de venta son las ‘barras de joyas’, o fiestas privadas en la casa de alguien o en otro lugar operado por una ‘anfitriona’ (las anfitrionas obtienen descuentos y algunos productos gratuitos también). La compañía cuenta con cerca de 50,887 diseñadores.

En cierto sentido, lo que Origami owl ofrece es un pequeño negocio que podría atraer a aquellos aspirantes a empresarios interesados ​​en hacer unos dólares extra. Esa motivación es realmente lo que puso a Weems en acción en primer lugar.

A los 14, Weems dijo que sentía que un coche sería un regalo apropiado para su cumpleaños número 16, pero sus padres, Chrissy y Warren, le dijeron que debía ganarse su auto en vez de confiar en su financiamiento. Le sugirieron iniciar un negocio.

“Me puse a investigar y buscar ideas”, dijo a Forbes. “El relicario ha estado de moda desde hace mucho tiempo y pensé , ‘bueno, ¿qué pasaría si pudieras hacer un relicario con amuletos?’” Weems pidió a sus padres que le entregaran los 350 dólares que había ganado cuidando niños, los que luego gastó en piezas al mayoreo para hacer sus medallones. Rápidamente aprovechó su red de amigos para encontrar compradores. “Comenzamos a vender nuestro producto en reuniones en casa y boutiques y prácticamente en donde pudimos. El producto comenzó a venderse solo.” En 2010 Weems abrió un quiosco en el mall de Chandler, Arizona justo a tiempo para el Black Friday.

La empresa adoptó la plataforma de venta directa en 2011 y generó cerca de 280,000 dólares. El siguiente año los ingresos despegaron como un cohete, multiplicándose 86 veces.

El crecimiento de Origami Owl es dramático y sus ingresos, impresionantes, pero esas cifras son contrarrestadas por su necesidad de insumos y la gran lista de personal requerido para mantener el negocio en marcha. Aunque la empresa prefiere reservarse los márgenes de ganancia, a partir de la publicación de este texto unos 373 empleados, la mayoría de los cuales trabajan en almacenamiento (la empresa acaba de construir un nave de 7,400 metros cuadrados en Chandler, donde los componentes provenientes de China son ensamblados antes del envío). Según el CEO, Robin Crossman, el número de empleados tienden a variar.

En el extremo de los vendedores, es posible que los diseñadores encuentren que es más difícil vender el producto después de haber agotado su lista de contactos personales y boutiques locales. Continuar maximizando las ganancias requiere de un gran esfuerzo.

Hablando de prisa, Weems no está sola en su negocio de joyería y tiene un elenco de familia cercana y mentes de negocios detrás de ella. El equipo ejecutivo de Origami Owl incluye a su madre, Chrissy, que es cofundadora y trabajó con ella en el equipo de diseño de producto de la compañía. Hoy en día juega un papel de apoyo.

Otros miembros de la familia que ayudan a Bella son su tío John Weems, quien es vicepresidente de TI, así como una tía, Jessica Reinhart, que ha ayudado en la comercialización. Su otro tío, Jeff Reinhart, fue director de operaciones. La familia es propietaria de la empresa, pero la compañía no revelará el porcentaje de participación.

Crossman, que había actuado previamente como consultor en la compañía durante varios meses a principios de este año, antes de convertirse en CEO en mayo, cuenta con un currículum que incluye Amway Global, Home Interiors, Suzanne.com y The Longaberger. El veterano de venta directa parece estar construyendo Origami Owl para que pueda escalar. En su breve paso por ella ha contratado a varias personas clave, incluyendo al COO Kevin Raulston, un hombre de operaciones con experiencia en ventas directas, empresas de rápido crecimiento y empresas familiares que buscan convertirse en profesionales.

Otros empleados incluyen al vicepresidente creativo, Tom Rascati cuyo pasado incluye periodos en Avon, Cutex, Ultra Beauty y Bond No.9. Otras contrataciones también tienen experiencia en venta directa. Fortalecer aún más su máquina es una nueva plataforma que dará a los diseñadores independientes de la compañía más herramientas para emprender su propio negocio (en vez de vender los productos de Origami Owl). “Aquí es donde van a pedir los suministros”, dijo Crossman. “Los capacitamos, tenemos webinars, tenemos videos, fichas de producto que les dicen cuáles son las especificaciones, los puntos de venta.” La plataforma también incluirá el registro de vendedores, ventas por zona y otras métricas. Una aplicación móvil ya está en camino.

Weems está tomando un enfoque práctico y medido para asumir el control de su negocio. Tan importante es para ella aprender sobre su propia compañía que ha asumido el papel de becaria en su propia empresa. Después de la escuela visita la sede de la compañía y apoya en lo que se pueda y, en el verano, pasa tiempo en cada departamento. “Ella es definitivamente una chica práctica, pero quiero que tenga una vida tan normal como sea posible y que tenga la oportunidad de ir a la universidad”, explica Crossman.

¿Cómo resultó para Weems el sueño de tener un auto? La fundadora que lo comenzó todo es la orgullosa propietaria de un jeep blanco, que compró en 2012 y nombró Alice.

 

Siguientes artículos

Los virus de temporada
Por

Con el otoño comienza la época en que es más frecuente el resfriado y la gripa, que son cosas diferentes y tienen causas...