Por Anderson Ramires*

La innovación es generadora de negocios exitosos y competitividad. Nuevos descubrimientos y avances han contribuido a enormes cambios, en donde cada industria, a su paso, busca la excelencia para encontrar soluciones a problemas como la alimentación mundial o las enfermedades degenerativas.

La edición número 14 del estudio 2018 Global Innovation 1000 de Strategy&, parte de la red global de PwC, muestra inicialmente cómo la inversión en innovación se relaciona con las estrategias y la confianza a largo plazo, con el gasto en investigación y desarrollo (I+D) creciendo en todas las regiones y en cada industria.

Las inversiones pública y privada son esenciales para la financiación de grandes proyectos, no obstante, hoy la innovación no sólo requiere de recursos necesarios para su concreción, sino que abre la puerta para la colaboración entre competidores ante la exigencia que conlleva una solución compleja.

PUBLICIDAD

¿Qué compañías, industrias y regiones son los ganadores?

El estudio muestra que en 2018 el total de gasto en I+D se incrementó 11.4%, alcanzando casi los 782 mil millones de dólares (mmdd), donde 88 compañías superaron a sus pares de industria en cuanto a su sostenido éxito financiero −con un gasto modesto en I+D−, permaneciendo la intensidad de I+D en un 4.5% para el estudio histórico.

Por primera vez en cinco años, la industria de consumo (26.3%) rebasó al internet y software (20.6%) en gasto de I+D como el de más rápido crecimiento año tras año, mientras que las compañías de salud se encaminan a convertirse en los mayores inversores en I+D para 2020. En conjunto, computación y electrónica, salud y automotriz contribuyeron con el 60% del total en gasto de I+D en 2018.

Regionalmente, podemos encontrar que China y Europa (34.4 y 14%, respectivamente) han experimentado los mayores aumentos en el gasto de I+D; en cambio, Norteamérica y Japón solo vieron incrementos de un dígito.

Amazon retiene, por segundo año consecutivo, el primer lugar en gasto de I+D; además, Sanofi y Siemens regresan al Top 20, mientras que Apple recuperó el primer lugar que ocupaba Alphabet como la compañía más innovadora (con Netflix uniéndose al Top 10 de esta lista por vez primera).

Invertir con estrategia de negocio

Los resultados positivos de diversas empresas en diferentes industrias derivan de un cuidadoso plan de negocios que ha fomentado la innovación como parte de la estrategia, lo que a primera vista parece una tarea sencilla; no obstante, estas organizaciones han sabido cómo ejecutarla con un enfoque de mejora continua en todos sus niveles.

La coherencia de esfuerzos hacia un objetivo estratégico de negocio implica compromisos, poniendo en marcha diversas políticas enfocadas a una meta común. Esto conlleva un alineamiento e interacción de múltiples áreas y disciplinas dentro de la organización, estableciendo prioridades y esfuerzos conjuntos. Es así que dentro de las compañías podemos encontrar la convergencia de diferentes prácticas que las han llevado a incrementar su competitividad exponencialmente:

  • Estrecho alineamiento entre la innovación y la estrategia de negocio.
  • Amplio apoyo cultural de la innovación dentro de la compañía.
  • Un íntimo involucramiento de los líderes en el programa de innovación.
  • Comprensión profunda de la percepción y retroalimentación de los clientes.
  • Una rigurosa estrategia en la selección de proyectos de I+D.
  • Habilidad para integrar todos estos elementos en la creación de una experiencia única.

Mejores prácticas e ideación, las claves

Las mejores prácticas partirán de adoptar conductas y actividades inherentes a una estrategia que minimice el riesgo a la innovación y favorezca la ideación, por ejemplo:

  • Innovación abierta/captura de ideas en cualquier parte del proceso de fuentes externas.
  • Profundo conocimiento del cliente a través de sus percepciones y análisis de datos.
  • Entendimiento detallado de tecnologías y tendencias emergentes.
  • Información competitiva independiente del mercado, incluyendo análisis de competidores.
  • Involucramiento de proveedores y distribuidores en el proceso de ideación.

Es un hecho que los números muestran un crecimiento en el gasto de I+D; sin embargo, los reflectores apuntan a la estrategia, la cultura, el involucramiento de ejecutivos sénior, la disciplina de ejecución; un profundo conocimiento del cliente, e incluso, la búsqueda de beneficios sociales y económicos, más que tecnológicos, es decir, una fuente de progreso para toda la población. A pesar de ser un camino sinuoso, el potencial es enorme, y solo las compañías que trabajen en la ideación y conversión de su propósito, lograrán diferenciarse.

*Socio de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones, PwC México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Bird también quiere una rebanada de la movilidad en CDMX
Por

La empresa de scooters eléctricos quiere ser una opción limpia para reducir el tráfico en la ciudad más congestionada de...