La dinámica del intercambio comercial en el mundo hace pensar que no existieran fronteras, debido a los múltiples tratados y a la velocidad con la que se ejecutan. Por plantear ejemplo, este año la Secretaría de Economía anunció que Estados Unidos solicitó a México 53.4 mil toneladas adicionales de azúcar para lograr cumplir con la demanda interna, y que la exportación sucediera en menos de un mes. Por eso, no es de extrañarse que las Pymes estén interesadas en entrar a esta dinámica para no dejar de aprovechar las oportunidades económicas que el mercado demanda; pero para hacerlo, ¿qué necesitan?

Es importante conocer y entender el contexto del comercio internacional para participar en él. Hay muchas señales que indican que existen grandes oportunidades para las empresas mexicanas, pero se requiere preparación, buenos productos, excelente calidad y un plan de negocios claro. Las oportunidades ahí están: además de nuestro vecino comercial más importante, las economías emergentes de África y Asia buscando mayores niveles de integración, Europa reclamando aproximadamente el 60% del aumento en el comercio mundial, China impulsando el crecimiento de manera exponencial.

Los volúmenes comerciales internacionales siguen creciendo, y las exportaciones e importaciones de bienes y servicios representan en la actualidad poco menos de un tercio del PIB mundial. Esto representa una gran oportunidad para las Pymes mexicanas de establecer vínculos con otros países.

Con esto en mente, comparto una breve lista de consideraciones que deben tener las Pymes para acceder a otros mercados. Cuatro pasos fundamentales a seguir antes de la expansión internacional son:

  1. Conoce tu negocio: asegúrate que los productos y servicios tengan alcance y atractivo internacional. ¿Tu empresa ofrece algo que va a ser de utilidad para otros negocios?, ¿tu producto aporta algo nuevo a los consumidores extranjeros?
  2. Conoce tu mercado: Al igual que con cualquier nuevo negocio, asegúrate de analizar el mercado objetivo. ¿Existen empresas locales que ya ofrecen algo similar?, ¿tu modelo de negocio necesita alguna adaptación a la cultura local?
  3. Conoce tu red de apoyo: observa las políticas y apoyos que tu gobierno ofrece para fomentar el comercio exterior. Estas entidades te pueden asesorar en los primeros pasos, e incluso con la logística de expansión. Normalmente, los gobiernos quieren exportar más e ir a la vanguardia en asesoría, contactos, clientes potenciales, créditos y hasta cartas de garantía.
  4. Sistematiza tus métodos corporativos de pago: Investiga la oferta que las instituciones financieras tienen para las empresas en el proceso de internacionalización. Es importante contar con un aliado que te ayude en los procesos de pago, que te de flexibilidad financiera, tasas preferenciales, promesa de velocidad, seguridad, eficiencia y lo más importante, que te de tranquilidad mental durante la transacción internacional.

 

Sin embargo… ¿Por qué las Pymes no están exportando?

Existen aproximadamente 4 millones de micro, pequeñas y medianas empresas de los sectores industriales, comercio y servicios, de acuerdo con estudios de ProMéxico. De este universo, 65% son de carácter familiar y 83% no realiza alguna actividad para consolidar su presencia en el exterior.

Una de los limitantes principales es el desconocimiento de créditos para invertir en maquinaria y procesos que lleven a la obtención de un producto/servicio que sea exportable. Asimismo, existe incertidumbre y preocupación por el proceso de pago. Afortunadamente, la tecnología está bajando rápidamente esta barrera, lo que se traduce en la simplificación de procesos de pago y seguridad para la empresa.

De aquí la importancia de adquirir un servicio financiero para facilitar los pagos internacionales y cambio de divisas. Estos productos no son muy conocidos entre las empresas, pero son sumamente útiles para evitar experiencias negativas con la exportación.

 

La solución

Uno de los modelos que han tenido éxito en el proceso de exportación, es el clustering o clusterización, sobre todo en sectores industriales como el automotriz y tecnológico. Este modelo concentra lo mejor, tanto de productores medianos y pequeños con sistemas estandarizados para mejorar la oferta en el exterior y apoyarse en el proceso. Las Pymes de otras industrias pueden observar estos casos de éxito para replicarlo regionalmente y lograr entrar a la dinámica internacional.

Los desafíos de la exportación podrían parecer abrumadores, pero todos y cada uno de ellos se pueden superar. Es momento que las Pymes tomen las riendas del escenario económico del país y aprovechen las oportunidades que el mercado internacional tiene para ellas.

 

Contacto:

Blog: Global Corporate Payments de American Express

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Ecos de ONU Hábitat III: El futuro de las nuevas ciudades
Por

Paloma Silva de Anzorena, directora general de la Conavi, relata las actividades de la delegación mexicana en la Confere...