Construir un balance entre la vida personal y laboral implica dedicar tiempo a diferentes actividades y honrar nuestros valores. En mi caso, mantener un equilibrio entre mi vida laboral y personal ha sido un desafío que me ha llevado a utilizar sistemas de organización, y a manejar mi energía para optimizar mi productividad y desempeño.  Aquí comparto algunas de las estrategias que me han ayudado:

1. Reservar espacios para la vida personal:

Reservar espacios para mi vida personal me ha ayudado a manejar mi energía. Esto incluye definir momentos a lo largo del día para meditar, hacer ejercicio, comer, descansar y compartir con mis seres queridos. Para lograrlo dedico un espacio al inicio de cada día, y al final de cada semana, para planear y organizar mi agenda de una forma que sea realista. ¿Cómo lo hago? Teniendo claras mis tareas, prioridades y objetivos. Además, al planear cada día me aseguro de realizar 4 franjas de trabajo de 90 minutos o dos horas, en las que mantengo mi atención enfocada en el trabajo. También bloqueo espacios de descanso entre cada franja, y reservo tiempo para otras actividades que valoro, y que me ayudan a alcanzar mis metas y a recargar mi energía.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

2. Delegar en casa y en el trabajo:

Priorizar no solo me ha ayudado a organizar mi agenda, sino que me permite dedicar tiempo a las actividades donde agrego más valor y en las cuales mi presencia es realmente requerida. ¿Cómo sé cuáles son las actividades donde genero valor? En el trabajo estas actividades están relacionadas con mis fortalezas y las responsabilidades estratégicas de mi rol. En mi vida personal están relacionadas con mis valores, el tiempo para mi bienestar y con nutrir la relación con mis seres queridos. Y aquellas actividades que puedo delegar, las delego a mi equipo de trabajo, le pido ayuda a mis seres queridos, o subcontrato los servicios de otros.

3. Comunicación asertiva:

Comunicar mis necesidades, pedir ayuda y decir no asertivamente, me ha ayudado a manejar mejor mi tiempo. En mi experiencia, mantener un balance en ocasiones ha significado decir no a solicitudes o invitaciones. Si busco complacer a todo el mundo terminaría dejando a un lado mis valores y metas, sobrecargada de actividades que no son las que más me benefician. Por eso, poner límites, de forma asertiva, me ha ayudado enormemente a cuidar mi equilibrio.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

4. Límites a uno mismo:

Los límites no solo los pongo a otros, sino también a mí misma, especialmente con todas las distracciones tecnológicas que pueden impedirme estar presente.  Cuando tenía alertas de todas mis aplicaciones y redes, me distraía constantemente, y perdía mucho tiempo valioso. Además, me desconectaba del momento presente y de las personas con quienes estaba, por responder mensajes en el teléfono.  Para manejar mejor mi tiempo desactivé las notificaciones de las aplicaciones, silencio mi teléfono cuando estoy trabajando y establecí momentos específicos del día para responder mensajes y navegar por las redes.

5. Definir y seguir horarios establecidos:

Sigue en esta sección el avance contra la pandemia en México y el mundo

Una de las prácticas que más me han ayudado a mantener un balance es ponerme límites a mí misma y saber cuándo parar de trabajar. Antes revisaba mensajes del trabajo cuando me levantaba, cuando comía, antes de dormir y el fin de semana. No dejaba descansar a mi mente. El balance requiere descanso, así como desconectarse del mundo exterior y conectarse con uno mismo. Para descansar y desconectarme, limité el tiempo que dedico a trabajar, con unos horarios y espacios definidos para todo lo relacionado con el trabajo.

6. Aprovechar la tecnología para disminuir los tiempos de desplazamiento.

En la medida de lo posible evito perder tiempo desplazándome de un lugar a otro si no es necesario. Porque ese tiempo lo puedo aprovechar en actividades que generan valor. Muchos tipos de pagos y compras las hago por internet o través de diversas aplicaciones. Además, desde hace muchos años trabajo con clientes que se encuentran en diferentes lugares del mundo, por eso, diseñe mi trabajo para trabajar desde casa y realizo todas las reuniones, entrenamientos y sesiones de coaching virtualmente.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

* Cofundadora y CEO de Amayaco. Coach ejecutiva y consultora en liderazgo.

Página web: https://amayaco.com/

Blog:  https://amayaco.com/comunicacion-asertiva

Correo: [email protected]ayaco.com

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/melanieamaya/

Twitter: https://twitter.com/co_amaya

YouTube: http://www.youtube.com/c/MelanieAmaya

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

15 artículos en innovación y emprendimiento que te harán repensar
Por

Hay dos grandes formas de aprender: a través de la experiencia y a través de los libros.