Por Fernando J. Cabrera*

La historia de la tecnología dentro de los deportes ha sido un largo y sórdido romance. Ha creado momentos de éxito y motivación, así como momentos de fracasos y lamentos. Permitir la incursión tecnológica en el deporte ha provocado debates sobre la importancia y los límites que deben ser permitidos para conservar una competencia en igualdad de circunstancias en donde la capacidad física del atleta sea el factor predominante del éxito deportivo.

No se trata de un tema nuevo, es fácil descubrirlo al comparar los materiales y diseños del equipo deportivo de diversas disciplinas como los cascos en el futbol americano, las raquetas en el tenis, los bats en el béisbol, los bastones de golf, entre muchos otros; sin embargo, en las últimas décadas ha surgido una preocupación creciente respecto a cómo estos avances tecnológicos generan ventajas competitivas injustas en la competencia deportiva.

El dopaje tecnológico es un término relativamente nuevo, pero es de gran importancia en el mundo de los deportes. Hace referencia a las injustas ventajas que un atleta o un equipo pueda tener proveniente de la tecnología.

Cambios o introducciones de nuevas tecnologías o equipos pueden afectar el modo en que un deporte es jugado o influye en su rendimiento. El cuestionamiento de fondo es el siguiente, ¿Dónde terminan los límites de la competencia y comienzan las ventajas injustas?

Por ejemplo, el patinaje de velocidad ha sido cuestionado sobre su progreso en los récords mundiales, hasta ahora se dice que 50% es resultado de los cambios en la tecnología y el otro 50% es debido a los atletas. (de Koning 2010).

Otro caso es el del velocista Sud Africano Oscar Pistorius. En 2008, buscó competir tanto en los juegos olímpicos como en los paralímpicos con el uso de sus prótesis de pierna hechas de cuchillas de fibra de carbón; en esa ocasión comenzó un fuerte debate sobre las ventajas que estas le podían dar. Después de una prolongada disputa llena de estudios y contra estudios, a Pistorius le fue permitido participar en ambas pruebas, principalmente porque nunca se llegó a un acuerdo sobre el tema. Finalmente gano la mayor parte de las competencias paralímpicas que participo y en las olimpiadas de Londres 2012 llego a semifinales en la prueba de 400 metros.

Para los juegos olímpicos de Beijing 2008, la marca Speedo diseño un traje de baño que era tan avanzado, que hasta la NASA intervino en la creación del material perfecto. El traje permite un mejor flujo de oxígeno hacia los músculos, mantiene el cuerpo en una posición más hidrodinámica y atrapa aire que genera flotabilidad. Los resultados fueron asombrosos, los récords mundiales de natación estaban siendo aplastados por atletas usando el «Speedo LZR racer swimsuit». Después de las olimpiadas de Beijing y siguientes eventos de natación, en los cuales muchos récords fueron rotos por atletas utilizando el LZR, la Federación Internacional de Natación tomó la decisión de prohibir este modelo de traje de baño. Lo insólito en esto no fue la prohibición del traje, sino que los récords mundiales permanecieron intactos. Esta decisión es discutiblemente injusta.

Igualmente está el caso del ciclista británico Graeme Obree quien diseño su propia bicicleta hecha de partes de una lavadora de ropa entre otros materiales, y creó un aparato con una posición única en su tipo, la cual le permitía mantener su cuerpo cerca y por lo tanto ser más aerodinámico, así como permitiéndole generar más poder en sus muslos, por lo tanto, pedalear más rápido. La decisión de la Unión Ciclista Internacional fue la prohibición de esta bicicleta. Esto fue un golpe duro para Obree quien creó un nuevo diseño que fue en la dirección contraria de su anterior diseño. Creó algo aún más innovador, el «Superman Stance«, pero desafortunadamente para él este diseño también fue prohibido.

La tecnología dentro de los deportes está continuamente en desarrollo y se puede discutir si ganar aprovechando estas ventajas competitivas es aceptable o no para efectos de romper récords mundiales. Hay quienes argumentan que el equipo que trabaja con el deportista que compite forma una unidad con él y que las ventajas competitivas que se logren a través de ese equipo son válidas para la competencia, después de todo en todos los deportes es esencial el trabajo de equipo, tienes a los atletas, los entrenadores, los doctores y junto con ellos tienes a los diseñadores e ingenieros. Aun así, existen muchas regulaciones y reglas dentro de los deportes que delimitan la tecnología que un atleta tiene permitido utilizar, al punto que es común que la innovación sea sofocada.

También están los casos de discriminación por la prohibición del uso de tecnologías para superar capacidades diferentes, como le sucedió a Casey Martin quien nació con un defecto de nacimiento en su pierna derecha que le dificulta caminar y a quien en el 2001 la PGA prohibió usar el carro de golf para jugar los 18 hoyos. Martin demandó a la PGA y ganó la demanda invocando sus derechos derivados de la Ley para Americanos con Inhabilidades.

Otro caso emblemático es el de Renée Richards, que entre 1953 y 1960 había disputado cinco ediciones de la prueba masculina del US Open como Richard Raskind, Durante el torneo de 1977 entró a la cancha para jugar la primera ronda de la prueba femenina ante la campeona de Wimbledon, Virginia Wade. Con antelación, un Juez de Nueva York sentenció que Renée Richards tenía todos los derechos para jugar el torneo como transexual. Obviamente el disgusto ente las jugadoras profesionales del WTA (World Tennis Association) se hizo sentir en el gremio toda vez que desde su punto de vista estaban compitiendo contra los genes y fuerza de un hombre.

Durante la copa Mundial de Futbol de FIFA Rusia 2018, además de la multicitada tecnología VAR para verificar la validez de las jugadas controvertidas, es significativo el avance respecto al balón de juego Telstar 18, este balón, no sólo está construido para contar con el peso específico que garantiza una competencia en igualdad de circunstancias, sino que cuenta con un chip que le otorga la tecnología NFC (Near Field Communication), que le permite recopilar instantáneamente datos acerca del movimiento del balón en el terreno de juego, desde la velocidad una vez realizado el disparo hasta la ubicación exacta del mismo en cada momento del partido.

Asimismo, sus paneles negros están diseñados con pintura especial para mejorar su visión desde cualquier punto en la cancha o en las gradas creado para la facilidad de visión desde lejos. A su vez muchos jugadores comentaron que el balón estaba más ligero siendo esto un factor positivo para los delanteros toda vez que fue uno de los mundiales que más goles se han anotado. En ese mundial se anotaron 2.58 goles por partido hasta las semifinales y se obtuvo el récord de goles a balón parado (43.19% de goles anotados), que es donde se hacía más notorio el efecto tecnológico del balón. Sin embargo, los porteros se quejaron ej. El portero de la selección de España David De Gea se quejó que el balón hacia movimientos indescifrables.

La ciencia médica también ha jugado un papel controvertido en lo que a este tema respecta, basta recordar como Greg Luganis (Clavados) y Magic Johnson (Basquetbol) fueron relegados de competencias deportivas por haber dado positivo de SIDA, mientras que en un deporte como el Box, donde es habitual el contacto físico con sangre y sudor del contrincante, no existen casos de discriminación igual.

El equipamiento necesario para realizar un deporte puede determinar su éxito y niveles de participación. La nueva tecnología puede mantenernos comprometidos con un deporte. Pero los costos y acceso a esa tecnología deben ser monitoreados para que permanezcan accesibles y no sean un obstáculo para permitir una competencia generalizada y homogénea.

Desde el año 2000, la Academia Internacional de la Ciencia y Tecnología del Deporte (IASTS por sus siglas en francés), con sede en Suiza y fundada por el Comité Olímpico Internacional en conjunto con institutos e instituciones académicas, realiza estudios y trabajos con las federaciones internacionales de cada deporte para establecer criterios en el uso adecuado de la tecnología para cada caso.

La tecnología está cambiando los deportes para nosotros como fans y espectadores, a su vez está haciendo maravillas no solo para garantizar mayor espectáculo sino incrementar la seguridad del deportista.

Ridell introdujo el casco con la tecnología SpeedFlex para ofrecer al jugador un casco personalizable e inteligente. Sensores e imanes ayudan a detectar la colisión dispersando y absorbiendo el impacto. La tecnología del casco no termina ahí, mientras el golpe es rastreado inalámbricamente hacia las bandas donde el staff del equipo evalúa la información de la contusión en tiempo real. La misma tecnología podría ser aplicada a los cascos de otras disciplinas, protectores bucales y otro tipo de equipamiento está siendo mejorado de igual manera.

Un método alternativo de ver la tecnología dentro del deporte es el cómo se usa a diferencia del qué se usa. Allie Walker escribe sobre como los atletas continúan rompiendo récords por medio del uso de nuevas tecnologías para entrenar, pero no para competir.  Esto parece más razonable. La vallista olímpica norte americana Lolo Jones utiliza la «PDD designed Vicon motion capture camera» para analizar sus movimientos milimétricos y por lo tanto mejorar sus habilidades atléticas. Por medio de las cámaras del campo y dispositivos de rastreo incrustados dentro de los zapatos del jugador, casco o algún otro elemento del equipamiento, los jugadores y entrenadores pueden tener estadísticas en tiempo real. Esto permite que se pueden evaluar rápidamente a los jugadores menos valorados y marcar las dinámicas que el equipo debe mejorar.

Por ejemplo, las ligas mayores de Beisbol introdujeron StatCast dándoles cámaras y radares a todos los estadios de los equipos para la recolecta y muestra de medidas del juego que antes no era posible. El análisis ayuda a la organización del equipo, áreas precisas para mejorar, reconocimiento de jugadores sobresalientes, ajustar las alineaciones y muchas otras cosas.  Una vez instituido el staff puede utilizar la información para crear líneas de tendencia y ser mejores para tener éxito.

El deporte está continuamente cambiando a consecuencia de la tecnología, desde fibras de carbón y jabalinas de aluminio, hasta calzado de futbol americano con chips electrónicos dentro; todo diseñado para mejorar el rendimiento de un modo u otro. La dificultad es permitir que la tecnología y el deporte crezcan manteniendo el juego justo para atletas actuales y anteriores. la innovación en los deportes debe ser alentada, de modo que no ensombrezca la habilidad del atleta. Ciertamente es deseable un buen balance. La belleza real de la expresión deportiva está en ser testigo de las técnicas y habilidades físicas tan impresionantes expuestas por los mejores atletas del planeta, y esto es algo que debe permanecer así.

La tecnología está ahí para facilitar un deporte y para desafiar los límites de nuestro rendimiento. Pero tiene que ser tomada con precaución y vigilancia para asegurar que el deporte permanezca justo, seguro y accesible. Grandes atletas ven superados sus récords por entrar a la era post tecnológica. Jack Kramer en el tenis podría ser superado por Roger Federer; en ese entonces usaban raquetas de madera y ahora son de grafito y con un diámetro más grande que les permite tener mayor alcance. Jack Niclaus puede ser superado por Tiger Woods quien ahora usa bastones de grafito que por lo menos garantizan 20 o 30 yardas más de distancia que los antiguos bastones, así como las pelotas de hoy que vuelan distancias más largas. En fin, habrá que analizar si los récords debieran permanecer separando la era ante tecnológica y los nuevos récords de la era post tecnológicos.

*Experto en Derecho del Deporte.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México eliminará prefijos para llamadas a celulares y de larga distancia
Por

La autoridad en telecomunicaciones dijo que se eliminarán los prefijos telefónicos 01, 044 y 045 en agosto de 2019.