Kimberly-Clark de México, dueña de marcas como Pétalo, Kleenex y Kotex, ha comenzado a registrar impactos en su distribución y logística por los problemas de suministro de combustible en algunos puntos del país.

“Sí, hemos tenido algunas dificultades en términos de nuestro esquema de logística y distribución, y con eso tal vez algunos productos que no hemos podido entregar como quisiéramos”, señaló Pablo González, CEO de la empresa de productos de belleza y cuidado personal.

Sin embargo, el directivo afirmó que no han visto impactos materiales por la escasez de gasolina en el mercado mexicano.

“Y, por lo tanto, en la estantería tal vez algunos productos no estén, no tenemos el volumen que nos gustaría tener, pero diría que no es material, está mejorando y, en general, no esperamos que sea así”, añadió González en conferencia telefónica con analistas con motivo de sus resultados financieros al cuarto trimestre de 2018.

El pasado 5 de enero, Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que, como parte del plan conjunto del gobierno para combatir el robo de combustibles, se privilegió el uso de medios de transporte más seguros, lo que significó cambios de logística en la entrega a las estaciones de servicio, provocando el retraso en el suministro de gasolina en Hidalgo, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Querétaro, principalmente.

En 2018, Kimberly-Clark de México registró ventas por 41,026 millones de pesos (mdp), lo que significó un incremento de 8.6% en comparación con un año antes. En tanto, la utilidad neta aumentó 4.7% a 4,227 mdp.

El flujo operativo (EBITDA) reportó un alza de 5.7% a 9,070 millones de pesos el año pasado, de acuerdo con el reporte financiero de la empresa.

Te recomendamos: Así ha cambiado Suburbia desde que es ‘parte de la vida’ de Liverpool

 

 

Siguientes artículos

Populismo, la mayor amenaza para directivos en América Latina en 2019
Por

Los CEO han centrado su atención en el aumento del populismo en los mercados donde operan, particularmente en América L...