Por: Luis Meza*

 

Si bien las organizaciones pueden enfrentar diversos tipos de interrupción a sus negocios, como huelgas, desastres naturales o ataques cibernéticos, actualmente están enfrentando una pesadilla de escala global: la pandemia del coronavirus COVID-19.

Como consecuencia de la rápida propagación del virus, las empresas enfrentan un alto índice de ausentismo, así como la necesidad de habilitar herramientas de trabajo remoto que permitan cuidar de la salud y bienestar de todos sus colaboradores, al mismo tiempo que se atiende la operación de la organización

Sobrevivir la pandemia requiere que las organizaciones reaccionen rápidamente, que sean flexibles e innovadoras para mantener la continuidad de su negocio. Muchas tendrán que evolucionar su modelo de negocios, y deben hacerlo en un periodo muy corto y apremiante.

Para tener éxito en esta tarea, las empresas requieren de líderes resilientes, capaces de responder a la crisis y adelantarse a lo que pueda surgir en el futuro próximo, pues es en medio de los conflictos donde surge el verdadero liderazgo.

Los líderes resilientes se definen por quiénes son, y poseen características que les permiten luchar contra la situación y pasar la prueba exitosamente. Un líder resiliente:

Toma la crisis como una oportunidad: Tienen un sentido de misión empresarial que les permite convertir las crisis en oportunidades para desarrollar negocios y salir avante con más fuerza y solidez.

Busca soluciones en línea con el compromiso social: Dichas soluciones estarán alineadas el propósito del negocio, con las obligaciones que tiene la empresa ante la sociedad.

Mantener una visión del presente y el futuro: Están constantemente atentos al panorama actual para anticipar y encontrar claves que definirán nuevos modelos de negocio, como los que se generarán para hacer frente a la pandemia del COVID-19.

Entre otras características, los líderes resilientes se definen por lo que hacen durante la crisis, al determinar los riesgos que se enfrentan y establecer prioridades de atención; al definir las responsabilidades de los ejecutivos y el personal, y al tomar las decisiones adecuadas para cambiar acertadamente, todo mientras cruzan estas tres dimensiones cruciales durante una crisis:

Responder

El liderazgo resiliente busca soluciones que le permitan gestionar la continuidad del negocio no solamente durante el conflicto, sino en preparación para otros posibles escenarios de desastre. Para ello, evalúan las acciones dentro del contexto de su ubicación geográfica y el sector industrial al que pertenece su organización.

Recuperarse

Los líderes resilientes aprovechan las lecciones aprendidas por otras organizaciones que experimentan o han experimentado anteriormente, condiciones similares de crisis, y utilizan este aprendizaje para emerger con más fortaleza.

Prosperar

Una vez superado el momento más álgido, el liderazgo resiliente debe preparar a su empresa para lo que se considerará el siguiente escenario normal de negocio, que incluya dentro de sus planes de contingencia no solamente desastres naturales o provocados por el hombre, manifestaciones, ataques a los sistemas de información e infraestructura tecnológica, sino también un escenario de trabajo remoto debido a una emergencia sanitaria, como la que enfrentamos actualmente con el COVID-19.

Si bien la nueva fórmula que rodea al negocio y a los stakeholders es la incertidumbre, las crisis son oportunidades para ganar una perspectiva distinta de la manera actual de hacer negocio, de apoyarnos con expertos resilientes y sobre todo, de reforzar nuestro compromiso con la sociedad.

 

*Socio Líder Nacional en Consultoría, Deloitte México.

Contacto:

Página Web: deloitte.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

CORONAVIRUS MEXICO CUBREBOCAS COVID 19
Coronavirus: la crisis como oportunidad de crecimiento
Por

La pandemia que está azotando al Mundo entero no sólo implica un riesgo para la salud sino también para la economía....