Por Alicia Galindo Manrique*

En tiempos de incertidumbre económica como el que estamos viviendo, los inversionistas suelen perder apetito por el riesgo y uno de los valores refugio predilectos suelen ser los metales preciosos. El oro, particularmente, se ha apreciado casi 20 % en lo que va del año, y se prevé que continuará apreciándose de confirmarse los temores sobre una recesión global. 

Si bien este comportamiento en los mercados financieros es común en épocas turbulentas, ¿qué tan efectivo es a largo plazo? Y, ¿qué tanto puede funcionar esta estrategia de inversión en mercados emergentes como los latinoamericanos?

Recordemos que, si bien es recomendable generar portafolios de inversión diversificados, se requiere de un conocimiento profundo de los distintos instrumentos de inversión para disminuir el riesgo y mejorar los rendimientos. 

Durante la última década, diversas innovaciones financieras han permitido que commodities, tanto agrícolas, metales o energéticos, pasen a formar parte de portafolios de inversión junto a otros activos financieros tradicionales, como son los bonos y las acciones. Los commodities son considerados hoy en día como una forma de diversificar el riesgo y la cobertura contra la inflación.

Varios estudios han demostrado que un portafolio que incluya commodities tiene un menor riesgo al tener una mejor diversificación aunado a mayores rendimientos que un portafolio que no los incluya. Asimismo, utilizar metales preciosos como el oro, plata y platino protege contra la volatilidad del precio de las acciones. 

La teoría financiera de portafolios establece el concepto básico de cobertura. Una cobertura es la estrategia más utilizada para eliminar o mitigar posibles pérdidas sobre activos financieros. Una cobertura efectiva es aquella en que los cambios en el precio de un activo financiero compensan los cambios del activo financiero que se quiere cubrir. En otras palabras, esta estrategia permite reducir el riesgo de una posición en el mercado.

En mi más reciente investigación, titulada “Estimación de niveles óptimo de cobertura para portafolios de inversión estáticos, dinámicos y con varianza condicional. Evidencia en países emergentes”, analicé el comportamiento de diferentes metodologías para la determinación de una razón de cobertura eficiente. Para ratificar lo anterior, empleé datos del futuro del oro como herramienta de cobertura para un portafolio de inversión en países emergentes. 

El oro es un instrumento de inversión que presenta baja correlación y lo convierten en un instrumento atractivo en periodos de mala administración económica o crisis financieras, característica principal de los mercados emergentes. En otras palabras, busqué exponer diferentes metodologías para determinar una razón de cobertura eficiente que compense los choques de volatilidad en los mercados emergentes a través de un instrumento muy seguro: el oro.

Te puede interesar: Fed descarta recesión en EU, pero se divide sobre futuros recortes de tasas

Las metodologías utilizadas fueron las siguientes: 

En un primer modelo se desarrolló la regresión por mínimos cuadrados para la construcción de un portafolio estático. Bajo el perfil de un inversionista, sería aquel que invierte sus fondos y no es consiente de los cambios en el mercado al no ejecutar ajustes que lo optimicen.

El segundo modelo representó un portafolio dinámico cuya característica fue el uso de ventanas móviles con espacios de 6 meses de tiempo para el rebalanceo de fondos. Esto significa que cada 6 meses se elaboraron regresiones considerando estas ventanas de tiempo con dinámicas mensuales. Lo anterior ejemplifica un perfil de inversionista más consciente sobre los movimientos del mercado, que da un seguimiento continuo a su portafolio haciendo ajustes y optimizándolo.

El tercer modelo fue la construcción de un portafolio con varianza condicional utilizando el modelo GARCH (1,1). Una característica principal de las series de tiempo financieras es la presencia de la volatilidad a lo largo del tiempo. Dicha volatilidad no es constante, hay periodos con alta y baja volatilidad lo cual indica la presencia de la heteroscedasticidad. Es decir, la varianza no es homogénea (homoscedástica), sino que varía en el tiempo. De ahí la importancia de establecer un modelo que capture estos cambios y permita establecer una mejor razón de cobertura. Este es el enfoque de los modelos GARCH que tratan de captar y modelar los movimientos de la varianza a lo largo de una serie de tiempo.

Lee también: Los ricos ya huelen la recesión: Las grandes fortunas acumulan efectivo

Los resultados del estudio contribuyeron a ampliar nuestro conocimiento sobre la materia, permitiendo extraer tres conclusiones:  

  1. Se demostró que el oro es un instrumento muy noble que representa una buena estrategia de cobertura para países emergentes con alta volatilidad. 
  2. Los tres modelos presentados confirman la teoría financiera de que tener cualquier nivel de cobertura es mejor que no tener ninguno, ya que disminuye la volatilidad en un 96.17% a diferencia de una estrategia estática. 
  3. A pesar de que el modelo GARCH modela de manera eficiente los movimientos de la varianza condicional, un modelo de mínimos cuadrados con ventanas móviles demuestra ser una herramienta accesible y fácil de implementar en la determinación de los niveles óptimos de cobertura.

En este sentido, los países emergentes representan oportunidades de inversión por tener rendimientos atractivos y volatilidades altas, pero es necesario establecer mecanismos que permitan tener niveles óptimos de cobertura en los portafolios con el objetivo de minimizar su exposición al riesgo.

*La autora es profesora de Contabilidad y Finanzas de EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Asistentes personales: el hub del hogar
Por

Han evolucionado y el reto es que emulen conversaciones humanas. Para “casarnos” con uno o aprovecharlos para publicidad...